h1

Capitulo 62 Madre

Hola a todos, como siempre, gracias por estar atentos al fic, el video de esta semana es 30 seconds to Mars, con la canción A Beautiful lie. La razon no es la letra, esa la tengo de referencia para otro fic que estoy escribiendo, llamado un Hueco en mi alma. Pero el video es muy bueno, ademas de adaptarse totalmente al concepto de imagen que yo tengo con este fic. La canción excelente y Jared Leto, !Dios! mas bello imposible, ja jajaj aja. Es lamentable decirlo, pero el final de este fic esta cerca, muy cerca, preparados porque habra mucha adrenalina y emociones.

Como describir a mi madre………….es difícil………….era una mujer muy compleja y enigmática como deben ser todos los Oscuros, de una forma muy diferente tan poderosa como mi padre. Pero debo reconocer así mismo, que a pesar de todas las cosas que sucedieron y de que mi padre, por lo que él mismo me contó alguna vez, sufrió mucho en ese entonces debido a ella, nos amaba con locura e hizo todo lo posible para que fuésemos felices. Y cumplió a cabalidad su promesa. Era la mujer mas valiente que he conocido, enérgica, poderosa, hábil e inteligente…nunca he dejado de sentir admiración por ella………porque antes que nada y sobre todo…………..era una madre………….y era MI madre”

Memorias de Elaine Malfoy

Draco Malfoy miraba satisfecho a todos, lo había logrado. Harry lo jalo de un brazo y le dio un abrazo con palmetazos en la espalda incluido y le revolvió el pelo, Draco sonrió y luego de darle la mano sana a Ron quien se la estrecho fuerte, se felicito con Nott. Habían tenido una victoria impecable y la gente del castillo estaba a salvo. Todo el mundo estaba totalmente eufórico, los alumnos del colegio salían como raudales para ver con sus propios ojos a sus salvadores. Hogwarts estaba rozagante de aplausos frenéticos y alegría.

-Eso fue…………fenomenal- tuvo que admitir Ron Weasley- jamás hubiese pensado en que podías convertirte en algo así, por un momento pensé que era un sueño…………o una pesadilla. En tu caso una pesadilla tal vez.

-No es nada- dijo Draco sin quitarse la sonrisa del rostro, era raro ya que pocas veces sonreía en publico, pero la excitación de esa transformación tan espectacular y la magia todavía recorriendo todo su cuerpo, hacia que realmente estuviese bastante animado- eso es que no te has visto cubierto en llamas, es impresionante, hasta yo tengo que admitirlo.

-Basta de charla- dijo Harry- hay que ir a Hogsmade para ver si Místico esta recuperado.

-Allí vienen- todos se giraron y apreciaron al viejo Druida caminando con Pansy al lado.

Bill quien se había mantenido bien alejado de todos en un rincón, con su tunica hecha jirones y su mirada hosca y amenazante, cuando la vio, corrió hacia ella, Pansy inmediatamente salio a su encuentro y lo abrazo. Luego de un rato, Bill le dijo algo al oído, ella aparto la cara y lo miro estupefacta, luego dibujo en su rostro en una gran sonrisa y se subió a horcajadas sobre él quien dio un giro con ella y la beso. De nuevo estallaron los aplausos, ambos se separaron y tomados de la mano, salieron del castillo en dirección al bosque prohibido, sin hacer caso de absolutamente nada.

-Me imagino que ya se lo dijo- comento Harry en voz baja, contemplando como se alejaban Bill y Pansy.

-¿Decir que?- pregunto Ron. Harry de pronto se maldijo a si mismo por bocazas y miro a Ron y luego a Theo quien estaba hablando animadamente con Janie, pasándole un brazo por el cuello, atrayéndola a si y besándole la frente. Al parecer por su bienestar físico y mental, había decidido hacerse el tonto con Pansy y Bill y fingir que no había visto absolutamente nada.

-Después Ron, después te cuento- dijo Harry- igual tú eres parte del asunto. Eres su hermano.

-¿Dónde están los chicos?- pregunto Ron esta vez bien serio, buscando entre los cientos de alumnos de Hogwarts que estaban reunidos en los terrenos del castillo. Ya había divisado a Luna cargando a Elie, a su madre con el pequeño Franz y a su padre abrazándose con George y Neville.

-En el bosque- dijo Harry quien se tranquilizo al ver a Ginny hablando animadamente con la profesora McGonnagall que se veía bastante contenta- saldremos a buscarlos inmediatamente, Hagrid ya se nos adelanto.

-Voy a jalarle las orejas a esos dos, mira que exponer así a la pobre Nym metiéndose en el Bosque Prohibido- contesto Ron visiblemente molesto- ya sabes que ella es como Hermione, responsable y seguidora de las reglas, pero nunca jamás los dejaría solos. Son buenos magos, se que pueden defenderse, pero aun así…………….son unos niños.

-Nosotros nos metimos en problemas desde primero- dijo Harry sonriente- y no te veías en ese entonces tan preocupado por las reglas.

-Ahora que soy padre entiendo que lo que hicimos fue una locura- dijo Ron- y yo estoy metido en esta locura por ellos.

-Ron es un hecho- comento Harry riéndose- paso lo que pensé que nunca llegaría a ver con mis propios ojos, Ron Weasley ha madurado.

-Vete al diablo Potter- contesto Ron y ambos se rieron.

Nott se acerco todavía abrazando a Janie, quien se veía realmente muy alegre por estar junto a su novio.

-Yo debo regresar a Londres- comento Janie – El Comando de Mando Unificado debe enterarse de lo que sucedió aquí. Te aseguro que los Alemanes no tardaran en intentar apoderase de lo que les falta de Inglaterra.

-Yo te llevare- dijo Theo quien de veras lucia como si no hubiese bajado de la nube en la que permanecía desde que ella le había dado el si – y también me quedare contigo, de ahora en adelante pasare mucho tiempo contigo pequeña Janie- ella le sonrío cándidamente

-Yo los acompañare- Theo lo miro con reproche- es que Nott no puede estar mucho tiempo sin mi, ya saben, me ama desesperadamente y todo eso- dijo Ron burlándose.

-En realidad Ron Weasley, necesito que te quedes aquí- esta vez Místico se acerco caminando apoyado en su báculo- y me parece estupenda idea que Nott este en Londres, su poder mental en estos momentos es imprescindible para los muggles.

Draco había estado distraído mirando el castillo de Hogwarts, el sol de la mañana iluminaba los muros de piedra que lucían rejuvenecidos por tanta magia alrededor, recién había presenciado el verdadero poder del castillo. Así como para Harry y el mismo Voldemort, dos chicos huérfanos que habían llegado allí provenientes de lugares en donde no eran queridos ni cuidados, ese sitio era su favorito en el mundo, porque lo sentían como un hogar, para Draco también significaba muchas cosas y la posibilidad de que hubiese sido destruido le encogía el corazón. Hogwarts represento el escape a su triste realidad familiar, un sitio donde podía respirar libremente, donde conoció el amor por primera y única vez en su vida, al igual que era el mismo lugar en donde había tomado las decisiones mas difíciles, traicionar a su padre y todo lo que representaba por el cariño de su chica y allí también se había reencontrado con ella, diez años después, cuando había perdido la esperanza de tenerla otra vez consigo. Cuando su mirada se poso en el campo de Quidditch, recordó algo y sonrío, miro a Harry y le dijo:

-Un día de estos atrapare la snitch en tus propias narices- los ojos grises de Draco no parecían para nada un mar tempestuoso, lucían transparentes y calmados- me llevare a Elie y al pequeño Franz para que vean el mejor juego de Quidditch de la historia. Tú y yo, jugando todas las posiciones, utilizando todo nuestro poder.

-En donde yo por supuesto, volare sin escoba y te ganare de nuevo- comento Harry y agrego sonriente- si Merlín lo permite, yo también llevare a mis hijos para que nos vean.

-Es un trato- volteo Malfoy. Escondía su muñón dentro de su chaqueta, Místico fijo su atención en él.

-Creo que es hora de que te recuperes de esa herida- comento el Druida, Draco de nuevo endureció su mirada.

-No me malinterpretes, pero lo hare yo- dijo firme y el Druida asintió con la cabeza.

-Te indicare como- dijo Místico en voz baja. Entonces allí frente a todos, de nuevo la magia hizo su aparición.

-Extiende tu brazo Draco Malfoy- Draco así lo hizo- fija tu mente en el fantasma sensorial de tu mano.

Draco cerró los ojos, se concentro y percibió como una corriente de electricidad bajaba por su brazo hasta su inexistente mano. Luego los sintió, los dedos de su mano derecha, en su mente les envío la orden de cerrarse y estos lo hicieron, abrió los ojos y vio que la mano no existía, todo había estado en su cerebro, sin embargo la percibía como si estuviese allí, era un truco que estaba engañando sus sentidos y lo sabía. Tomo a Polaris con su brazo sano y un calor avasallante se apodero de su brazo derecho y sintió algo creciendo dentro de él. De nuevo la espada brillo con una luz azul que envolvió todo el cuerpo de Draco.

Místico, Harry, Ron, Theo y Janie miraban estupefactos como el muñón se transformaba en algo de apariencia metálico y liquido, que brillaba como el mercurio. Harry trago grueso, ya había visto ese encantamiento anteriormente, lo había hecho Voldemort con Peter Petigrew, ahora entendía porque Draco había exigido intentarlo solo, recordaba como la mano había asesinado a Colagusano, su propia mano.

El metal liquido pronto se convirtió en una silueta de una mano humana, pero solo los huesos que la formaban., Draco miro el miembro que tenia todo el aspecto de una guarra, no había sido perfecto pero si efectivo. Abrió y cerró con fuerza los dedos. Después hallaría la forma de recubrir con carne esos huesos de metal que tenían firmemente insertados en su brazo.

0o0

Un mes después.

Hermione caminaba de un lado a otro en la estancia que se había convertido en su refugio, en su prisión. Ya tenían un mes allí, casi sin salir a ninguna parte, Gellert Grindelwald se hallaba planeando su estocada final, y estaba tan furioso que era peligroso acercarse a él. A duras penas ella y Franz habían soportado su interrogatorio, su plan casi había sido descubierto, sin embargo las defensas mentales de ambos resistieron.

Se acerco a la ventana sellada que era el único contacto con el exterior, estaban en medio del verano y todavía las cumbres de los Alpes permanecían con su tope de nieve intacta, los glaciares brillaban prístinos a la luz del sol. Se abrazo a si misma y cerro los ojos por un momento, tenia que ver a sus hijos antes de que todo acabase, no sabia si iba a sobrevivir la batalla final y sobretodas las cosas tenia que verlo a ………él…………a el hombre que trastornaba sus sueños, su amor, el único que le daba sentido a su vida y la razón principal por la cual ella estaba embarcada en esa aventura, en el fondo de su corazón, su deseo mas ferviente era ………sobrevivir, solo para vivir lo que le restaba de vida con Draco Malfoy, solo eso.

Sentía la energía mágica oscura palpitando dentro de su ser, los cambios había sido sutiles pero allí estaban, de alguna forma lo sabia, no volvería a ser la misma, sin embargo los sentimientos estaban intactos y otros nuevos se habían asomado en su corazón sin proponérselo, pero no representaban ningún conflicto para ella, estaba segura y tenia todo en orden, su prioridad era su familia, Draco y los niños, luego en segundo lugar…….Franz, quien se había convertido en su sostén y en algo mas que su amigo. Estaba unida en muchas formas a ese extraño mago, una fusión mental y de energía mágica…..que nunca comprendería del todo y además era ……………su esposo. En un mundo donde los matrimonios mágicos no se disolvían era algo muy importante para tener en cuenta.

Lo escuchar entrar a la habitación y situarse a su lado, alto, rubio, elegante, pragmático y con una expresión seria, como siempre vestido con uniforme de capitán negro. Ambas figuras estaban iluminadas por la intensa luz solar.

-Se acerca el final- dijo ella casi en un susurro.

-Gracia, todo por lo que hemos luchado…………..debe cumplirse- contesto Franz lacónico- es cierto………..el desenlace se acerca. Tenemos que ser fuertes. Grindelwald no puede ganar.

-Franz, tenemos que hablar- la voz de ella tembló ligeramente, Franz se adelanto y cerro las cortinas de la ventana, en la penumbra se enfrento a ella.

-Creo que hemos pospuesto esto demasiado tiempo- dijo él- es hora de que seamos sinceros uno con el otro. Pero quisiera decírtelo yo primero.

-Yo…….- Hermione bajo su mirada y se llevo una mano en el corazón, quería decir tantas cosas al mismo tiempo y a la vez le faltaba valor para decirlas- si yo pudiese……pero no esta en mi. Sin embargo ………….

-Gracia- la interrumpió Franz- Yo nunca tuve lo necesario para sentir algo por alguien jamás, me fueron arrebatadas muchas oportunidades. Viví mi vida durante muchos años sin esperanza de nada. Hasta que gracias al druida conocí mi destino y esa profecía constituyo el único aliciente para permanecer respirando. La maldad o la bondad no significan nada para alguien como yo, ningún sentimiento habito en mi corazón ni en mi alma, creí que no me importaba……….pero estaba equivocado. Cuando finalmente me di cuenta de lo que me habían quitado……me embarque en esta aventura. De alguna forma, estaba decidido a no morir si saborear algo de la experiencia humana.

-Franz yo se que puedes sentir…………..lo se- dijo ella de pronto clavándo sus ojos marrones en los azules de él. No podía estar completamente segura, pero las acciones de Franz así se lo confirmaban. El Oscuro sin corazón, como lo llamaban despectivamente Scythale y Gellert Grindelwald, era el ser mas humano que ella había conocido, noble en su particular estilo, capaz de actos de extrema bondad. Le había salvado su vida y la de su hijo y ella nunca olvidaría eso. Tenía una deuda de sangre con Franz Metzger.

-Déjame terminar- dijo Franz sin despegar sus ojos de Hermione, quien se sentía encogida por lo avasallante que era esa mirada- sabia que mi vida cambiaria al conocerte, siempre lo supe. Era una certeza que no me dejaba respirar, soñaba contigo aun antes de saber de ti, por eso te busque. Cuando te vi la primera vez, despertarse algo dormido en mi, me alterabas como ningún ser humano lo había hecho antes, al principio pensé que era porque tú eres una renacida del otro lado, una enviada de la luz. No entendía lo que sucedía, y quizás nunca suceda, comprender que me paso contigo, es como si mi cerebro se negase a procesar lo que mi piel me transmitía. Fui sometido a una situación que jamás había experimentado. Se que nunca seré correspondido……..pero Gracia, el único nombre que puedo dar a lo que me pasa contigo es…………….amor.

Hermione se quedo de una pieza, lo sabia desde hacia tiempo, cuando lo vio luchando por ella y lo temía…………mas que ninguna cosa, porque sabia que seria justo corresponder a ese sentimiento, pero no podía, su corazón tenia dueño desde hacia mucho. Sin embargo, si sentía cosas por Franz, sentimientos profundos y hermosos.

-Franz- dijo ella acercándose a él- créemelo……..si otra fuese la situación………..yo te querría de esa forma sin dudarlo un segundo.

-Lo se- dijo él apartando su mirada por un momento y de nuevo fijándola en ella, si bien conservaba su postura fría y distante, por primera vez Hermione vio como sus ojos se convertían en fuego liquido y ella se altero de una manera que jamás hubiese pensado que sucedería- y te amo aun mas por eso.

-Franz- susurro ella, de pronto estaban frente a frente, dudo por un instante y coloco sus manos sobre los brazos de él, pudo notar un estremecimiento de su parte. Franz asintió y Hermione entonces subió una mano a su rostro, le acaricio con ternura una mejilla y Franz tembló debido al contacto. Nunca lo sabría con precisión, porque lo hacia, pero sentía que tenia que hacerlo, como un gesto y para no traicionar muchos de sus sentimientos mas ocultos, se arrepentiría toda la vida si no lo hacia y estaba segura de ello. Mas allá de su amor por Draco, Franz para ella representaba muchas cosas en su vida, cosas positivas. Sus ojos no se apartaban de los de él. Hermione coloco su otra mano en la nuca de Franz y lo atrajo a ella, Franz abrió los ojos y miro el rostro de ella enigmáticamente.

-¿Que pretendes hacer?- pregunto Franz un poco dudoso, sentía un cosquilleo extraño en su estomago, pero no desagrado ni dolor.

-Esto- entonces ella acerco su cara mas aun, sus alientos se confundían y Hermione miraba alternativamente sus ojos y sus labios, manteniendo el suspenso. Luego de unos segundos, apreso los labios de Franz contra los suyos en un beso suave, cargado de nostalgia y melancolía. Franz fue asaltado por una cornucopia sensitiva que jamás había experimentado, su corazón palpito desbocado y sin pensarlo mucho la abrazo atrayéndola hacia él, sorpresivamente el tacto de sus labios contra la boca de ella era la cosa mas exquisita que había probado, incluso mejor que el vino tinto, que era el elixir de los dioses para los oscuros, un placer supremo reservado solo a ellos. Era difícil decirlo pero vivirlo de esa manera era increíble, la abrazo como si quisiese partirla en dos y se dejo perder desesperado en su boca. Sintió el sabor de las lágrimas emocionadas de ella, era su primer beso juntos y seguramente seria el único. Luego de un rato separaron sus labios, ella bajo el rostro y él seguía abrazándola.

-¿Estas bien?- dijo ella dudosa levantando de nuevo su mirada y viendo la cara de perplejidad del hombre. En ese beso ella había curado muchas cosas dentro de si misma y todavía sentía el eco de los labios de Franz sobre los suyos, mentiría si no admitía que también se había visto afectada en lo mas profundo de su ser, sus dos auras oscuras se entrelazaban con el contacto físico, entendía entonces porque Franz le había dicho que no había nada mas atractivo para un Oscuro que otro ser igual a él- lo siento…..pero es que yo………..sentía que debía hacerlo

Franz sonrío, ese beso podía ser interpretado como un agradecimiento, pero algo dentro de si sabia que no era así, ella…………de alguna forma lo quería de una manera muy especial.

-Gracia, todo esta muy bien, un poco raro quizás, pero fue ……….perfecto- dijo él mostrándole una sonrisa candida y sincera- pero creo que no podré pasar mas de aquí………todavía sigo siendo un ser humano anormal.

Ella le dio un golpecito en el pecho reclamándole su falta de tacto con esa insinuación, le hacia gracia que bromeara con ella, era la primera vez que lo hacia. Era refrescante ver a Franz dejando su actitud fría aunque fuese un momento. Luego de un momento abrazados, donde él le acaricio el cabello con cariño, se alejaron lentamente no sin antes él le diera un tierno beso en la frente.

Estaba enamorado de ella de una manera incomprensible para él pero a la vez su Gracia era su mejor amiga, jamás la olvidaría, la única mujer que pudo romper la coraza de hielo que envolvía su corazón, la que le había hecho sentir cosas inesperadas e imposibles. Sentir su cuerpo desnudo junto al suyo había sido inolvidable en muchos aspectos, en ese momento todo había cambiado para él, por primera vez en la vida deseo algo como suyo. Ella era mágica, había sucumbido a la gracia de aquella que llamo Gracia impelido por un impulso mas fuerte que cualquier otra cosa que jamás hubiese soñado sentir. Le atraía su fuerza, su belleza de mujer y sobre todas las cosas la lealtad inquebrantable que demostraba para con sus verdaderos sentimientos.

-Franz……………cuando todo termine- dijo ella- a pesar de seguir casada contigo……y de sentir muchas cosas extrañas por ti…voy a volver con él……….yo lo amo. Draco Malfoy es mi destino………..lo se ……..estoy segura.

-Eso es cierto Gracia y no lo impediré- dijo Franz serio, no era fácil manejar el asunto de sus recién adquiridas emociones, así que de nuevo adopto su mascara de impasibilidad- no estoy hecho para la vida en matrimonio y el nuestro es por conveniencia mas que por otra cosa. Además que el asunto de la consumación no es algo que sea fácil para ninguno de los dos, eso es seguro, pero no te obligare, puede que seas capaz de besarme, pero en tu mente el único hombre con el que quieres estar de esa forma es tu compañero, Draco Malfoy. Quizás la profecía no se cumpla como pensamos, algo inesperado pudiese suceder con respecto a eso, quizás la malinterpretamos, pero el destino da vueltas, quizás no todo este perdido. Pero créeme que si con alguien yo quisiera alguna vez intentarlo seria contigo. Otra cosa, he dispuesto todo para que el pequeño Franz Malfoy, mi ahijado, sea el próximo Conde Metzger, no quisiera que el titulo desapareciese para siempre, es muy antiguo y personas nobles e ilustres lo han llevado anteriormente. Si llego a morir…………

-No hables tonterías- dijo ella estremeciéndose con un escalofrío súbito que recorrió todo su cuerpo- vivirás cien años, lo se. Recibirás tu premio o lo que sea que busques con esto y serás feliz al final. Quiero pedirte algo.

-Tengo una pequeña idea de lo que quieres- dijo Franz no muy convencido pero dispuesto a arriesgar de nuevo su vida por ella- es peligroso pero te ayudare. Creo que Malfoy y tú se lo merecen.

0o0

Draco caminaba de un lado a otro en el reconstruido despacho del director, habían logrado recuperar algunos retratos y algunos instrumentos, el cuadro de Snape estaba siendo restaurado, pero el de Albus Dumblendore había ardido hasta convertirse en cenizas y Místico había dicho que no se podía hacer nada al respecto, el sortilegio estaba roto. En un millón de años se hubiese imaginado que terminaría extrañando al viejo director, pero así era, de pronto él y los demás elementos se sentían huérfanos. El precio pagado por salvar Hogwarts había sido alto, no solo por Albus sino por Aberforth Dumblendore, Seamus Finnigan y August McCallister, además de muchos heridos. La situación seguía siendo la misma, Londres dividida, el país en guerra y ellos defendiendo ciudad tras ciudad. Habían ganado muchas batallas pero perdieron algunas en contra del ejército alemán, ellos tenían sus poderes superiores pero no eran dioses y muchas veces habían tenido que trabajar separados.

Se sentó en una silla cercana a la chimenea y miro su mano derecha, cubierta con un guante de cuero negro. La extendió frente a su cara y volvió a cerrarla. Quizás Místico lo hubiese hecho mejor, pero no, como buen Malfoy, era desconfiado, jamás permitiría sembrar en su brazo, un apéndice creado por la magia de cualquier otro hechicero, aunque fuese un amigo, eso seria violar la santidad de su cuerpo. Así que él mismo lo había hecho el hechizo, sin saber exactamente lo que sucedería, ayudado por sus poderes de transformación, por la espada y por su mente. Y lo había logrado, no sin dificultad. Se quito el guante y allí estaban los huesos íntegros, refulgentes, de metal, flexibles y poderosos, pero a la vez terriblemente siniestros. Al parecer en esa mano espectral estaba concentrado todo lo que era oscuro y temible de Draco Malfoy. Porque con la original, cegado por los celos y la locura, había estado a punto de matar a la única mujer que había amado en la vida. Se la habían cercenado, como un acto de justicia y para que aprendiese una lección importantísima, “el poder del agua solo florece cuando la mente esta en paz consigo misma”, la clave era………………no perder el control. Con gusto hubiese permanecido con su muñón como advertencia y recordatorio de que conservara la calma, pero estaban en guerra y mas que nunca necesitaba maniobrar su espada.

Se volvió a colocar el guante negro y vio a entrar a Pansy llevando en brazos al pequeño Franz, que ya tenia un mes de vida y estaba bastante rollizo, ella se sentó al lado de Draco quien acaricio el rostro de su hijo y luego el de ella.

-¿Cómo te sientes?- pregunto él.

-Perfecta- dijo ella haciéndole pucheros al bebe- de alguna forma siento que estoy llena de energía, Bill dice que mi piel deslumbra en la noche. Este es un embarazo un poco raro.

-¿Cómo se porta Weasley contigo?- pregunto Draco inclinando su cuerpo hacia ella, la miraba serio, con esos ojos grises penetrantes, cautivándola con su mirada. Pansy le sonrió fugazmente, adoraba a Draco.

-Bill es Bill, es un hombrelobo Draco, que quieres que te diga- dijo ella encogiéndose de hombros- lo bueno es que ha mejorado notablemente su humor, la noticia del bebe lo tiene bastante contento y bueno……………..estamos esperando el mejor momento para contárselo a sus padres.

-¿Todavía no lo saben?- pregunto Draco extrañado.

-En realidad Molly me mira muy raro, hoy cuando fui a buscar a Franz, me pregunto como doce veces si no quería algo de leche o mas comida- dijo Pansy sin ocultar su consternación- imagínate, estoy comiendo casi seis veces al día ¿ Para que mas comida? estoy como una vaca de gorda, mi ropa no me entra- Draco rió con ganas, él la veía tan delgada como siempre, era cierto que quizás se veía mas saludable, pero Pansy era del tipo de personas flacas y altas que jamás serian obesas, tal cual como él.

-¿Quieres al hombre lobo? Pansy, te conozco………..demasiado- dijo Draco – esto no será un capricho absurdo verdad………No creo que Bill Weasley sea hombre de lujos, fiestas, salir de compras………..mas bien lo veo como alguien bastante huraño y ermitaño, ¿Estas segura de que eso es lo que quieres?

Pansy lo miro ofendida por un rato, intento replicar pero callo, en realidad Draco lo decía medio en broma medio enserio, lo de las fiestas y las tiendas era una soberana tontería, en realidad lo que le estaba queriendo preguntar era si soportaría el eterno aislamiento que significaba ser la pareja de un hombre lobo, alguien quien seria malvisto por mucha gente.

-Draco, yo ya hice mi elección, lo amo………..deseo estar con él……….quiero una familia con él. No será fácil y lo se- dijo ella susurrante con sus ojos azules brillantes, tomo al bebe y lo abrazo- no sabes lo feliz que soy por tener un hijo………….me siento completa.

-Me parece estar escuchando a alguien- dijo Draco a quien la sonrisa se le borro de la cara. Hermione………… no pudo evitar soltar un suspiro………………….según Harry estaban bien. Franz Metzger se había comunicado con ellos, pero estaban prácticamente encerrados en la fortaleza de Grindelwald, el maldito estaba preparando algo y seguramente no seria nada bueno.

Nott y Ron entraron al despacho, seguido de Harry. Nott le dio un abrazo a Pansy y le beso la frente, ella le susurro algo al oído a lo cual, Nott se sorprendió un poco y luego le dijo acercando su rostro al de ella:

-Suerte…………..espero que todo salga bien- Theo lo sabia, ella lo sabía, los unían mas cosas que los separaban y un amor grande era una de ellas. Theo le tomo una mano y se la beso con cortesía, luego de cubrirla por una suya, ella lo miraba emocionada con lágrimas en los ojos, no había palabras para describir lo que siempre sentiría por él. Era una mujer afortunada amaba y contaba con el amor de hombres honorables y buenos, Draco era su hermano, Theo siempre seria su amigo y Bill era su pareja- nadie sabe cuanto lo desee……..por ti.

-Ron, vas a ser tío de nuevo- confeso Pansy riéndose, Ron se rasco la cabeza un rato y le devolvió la sonrisa, ya lo sabia, Harry se lo había dicho- Bill y yo estamos esperando un niño.

-A ese paso, Bill le va a ganar a papa- dijo un poco azorado- ya van cuatro con este y no se, pero tengo la ligera impresión de que Bill le va a sacar bastante cría a Pansy- todos rieron, y Pansy levanto una ceja un poco estupefacta- Se que mis padres no lo saben y no diré nada, pero dile a Bill que mama lo extraña.

-¿Dónde esta Potter? – pregunto Draco, de pronto la puerta se abrió y entro Harry vestido con chaqueta, jeans y una camisa blanca, ya no usaba túnicas. Sus ojos verdes detrás de sus gafas redonda miraron con nostalgia la desnuda pared donde antes se encontraba el retrato de Dumblendore.

-Potter esta aquí …………Malfoy- dijo Harry- Bien, Místico esta haciendo no se que en la biblioteca investigando algo

-Si …………….esta tratando de descubrir la ubicación de un sitio legendario- confirmo Pansy, meciendo el bebe que había empezado a llorar, sin duda tenia hambre. Ella saco un biberón de la pañalera y le empezó a dar de comer. El pequeño Franz abrió sus ojos azules, mirando embelezado a esa hermosa bruja de cabellos negros que se portaba como una madre para él, enredo su manita en el dedo meñique de Pansy y ella le sonrió- el sitio donde debería funcionar el báculo.

-¿Qué hay del mago de los cinco elementos?- pregunto Ron.

-Estoy empezando a creer que simplemente no existe- dijo Harry encogiéndose de hombros, luego de recorrer la estancia fijo sus ojos en Nott quien se tomaba la frente con dos dedos en una posición reflexiva y de absoluta concentración. Draco se levanto lentamente y se acerco a Theo.

-¿Qué paso?- pregunto Draco.

-Hermione me ha hablado- respondió lento y pausado, Draco lo miro serio sin dejar traslucir toda la marea de sentimientos que tenia dentro- Quiere verte…………y a sus hijos también……………hoy mismo….porque dentro de dos días…..Grindelwald va a llamar a las tinieblas a la tierra.

0o0

Después de todo ¿Que tenia que perder? nada y si mucho que ganar. Franz se había portado como un caballero, mas que un caballero, como un verdadero compañero leal. La había ayudado de todas las formas en las que se ayudaría a un amigo, a un ser querido. Franz, el entrañable y querido Franz. Que destino tan horrible el suyo y como se había salvado espectacularmente era algo tan fantástico, como un cuento de hadas, que a Hermione se le cortaba el aliento de solo recordarlo. Cuando todo terminase ella se encargaría de divulgar la maravillosa historia de Franz Metzger, un hombre notable, que supero la vida que le había sido impuesta simplemente para buscar algo que no conocía y no entendía, pero sabia que le faltaba, una persona con un sentido de la justicia que dejaba pasmado a cualquiera.

Miro el horizonte anaranjado, mientras sus pies se mojaban con las olas. Le encantaba el lugar, a ella y a Draco. Todavía recordaba cuando la llevo allí la primera vez, recién resucitada, cuando miraba lo que la rodeaba de una manera diferente. Para ella todo era una maravilla, ya que observaba el mundo con nuevos ojos, con nuevos colores, además para hacerlo mas cursi todavía, estaba enamorada y embarazada, así que en cuanto puso los pies en Dover, ya nunca más se quiso salir de allí. Se reía de solo recordar a Draco malhumorado y enfurruñado supervisando la construcción de su casa, una casa que hizo para ella, con detalles solo para ella.

Draco Malfoy representaba todo para ella, lo bueno, lo malo, lo sublime, lo atroz, el amor, el deseo, la venganza, la furia, la lujuria. Con ningún otro ser humano había deambulado por la gama más amplia de emociones posibles, solo con él. Desde la primera vez que lo vio, en la estación de King Cross, un primero de Septiembre, un niño hermoso, de cabello rubio engominado, peinado y vestido pulcramente, lleno de una actitud soberbia y con el rostro serio, que se rehusaba a tomarle la mano a su madre, seguramente para que la gente alrededor no pensase que todavía era un chiquillo, Hermione desde que lo observo en esa ocasión, supo que todo absolutamente todo iba a ser diferente con respecto a él y así había sido. Después de cinco años en donde literalmente se mataron a insultos y uno que otro hechizo, maduraron y se dieron cuenta de que lo que les pasaba, ese rechazo y esa atracción que al mismo tiempo los envolvía y los confundía, era simplemente que se gustaban. Y por supuesto, teniendo 16 años, con la muerte cerniéndose con sus cabezas y la explosión hormonal apoderándose de sus cuerpos, fue más fácil acostarse que reconocer que estaban enamorados y así empezó el calvario para ambos.

Desde que los Guardianes la habían enviado de vuelta pocas veces se dedicaba a reflexionar sobre su vida antes del renacimiento. Era comprensible, recordar que paso diez años de su existencia en la transición entre la vida y la muerte como un siniestro vampiro era un trago amargo para ella, se había perdido de muchas cosas y lo sabia, experiencias vitales importantes. En ese tiempo llego un momento en que dejo de pelear contra su destino, sobretodo porque nunca hubo muchas esperanzas y sin embargo, Draco Malfoy lucho por ella hasta el final, demostrándole que el amor podía sobrevivir a todo y que nada los separaría ni siquiera la muerte. Curiosa vida para una chica, que había nacido de una pareja de odontólogos, convencionales hasta morir, había asistido a un colegio de chicas en su primaria, que había sido bautizada como católica (religión que jamás practico después de saberse bruja), que pasaba los veranos viajando con sus padres y que cuando tenia nueve años su mas grande deseo era que le comprasen el libro del Señor de los Anillos de regalo de cumpleaños. Una niña común y corriente, con una mata de pelo indomable.

Quien se iba imaginar que a los once años descubriría que ese mundo de fantasías que tanto le gustaba, era de verdad. No tenia palabras para explicarlo, el día que llego al Castillo de Hogwarts y observo la milenaria construcción desde el lago…………………….ese día supo que los sueños podían convertirse en realidad………………..y luego se entero que las pesadillas también. Casi veinte años después, esa pequeña brujita había reunido mas poder de lo que se hubiese podido imaginar, había muerto dos veces y regresada de vuelta por un hado muy poderoso, amaba con locura al chiquillo insoportable que siempre la había molestado en el liceo y tenia dos hijos con él, sin contar que se había casado con el hombre mas extraño que había conocido y de paso tenia un titulo nobiliario. Demasiado para una inglesa clase media de Sheffield con antepasados irlandeses. ¡JA! Si la abuela Mary la viese de seguro le diría: “Hermione querida……………no olvides preparar la cena a las nueve de la noche en punto………..el hombre debe comer a la hora, ni se te ocurra descuidar al marido”, el problema era que tenia demasiado tiempo que no le hacia la cena a nadie y extrañaba terriblemente su vida domestica. Ella que había sido la primera en dejar su vida para enfrascarse en su aventura de “Vayamos y salvemos al mundo de los malos”. No estaba arrepentida de nada, salvo esa parte en donde había sacrificado a su familia.

Siguió caminando por la playa, llevaba una gabardina para protegerse del viento, además de pantalón y blusa de color gris oscuros, calzaba botas altas y su cabello ondeaba en el aire, suelto, castaño. No llevaba guantes, y sus manos lucían tan pálidas como su cara. De pronto los vio, en la lejanía, unas siluetas opacas en el horizonte. No pudo reprimir el deseo de correr hacia ellos así que lo hizo.

Draco se apareció con Elie y con Franz gracias a un trasladador especial para niños, el viaje fue bastante lento pero sin grandes sobresaltos. El pequeño Franz estaba envuelto en una manta amarilla y vestía un conjunto estampado de snitches y escobas amarillo que Molly le había hecho, de vez en cuando bostezaba y agitaba sus manitas. Elie estaba vestida de azul, con pantalones veraniegos, blusa de tirantes y zapatos deportivos. Tomaba una mano de su padre y estaba encantada disfrutando del mar. En cuanto vieron la figura de cabellos largos que corría hacia ellos, Draco sintió su corazón palpitar con fuerza, aferro al niño contra su pecho y Elie abrió los ojos sorprendida, enseguida se deshizo de la mano de su padre y empezó a correr directamente a la mujer que venia hacia ellos.

Hermione apuro el paso, reconocería ese cabello rojo con bucles donde fuese, allí estaba viniendo a ella, su pequeña bebe que era toda una niña grande, le sorprendió la agilidad con que corría, al llegar a ella la tomo en brazos, le dio un sonoro beso en la mejilla, la abrazo con fuerza y dio una vuelta con ella. El sonido del mar ahogaba cualquier otra cosa, excepto las carcajadas de Elie, quien estaba muy contenta de ver a su mami finalmente, después de tanto soñar con ella. Hermione reía de felicidad y las lágrimas se agolpaban en sus ojos, dejo de girar y enfrento a la niña.

-Mami- dijo Elie lanzándole los brazos al cuello- te extrañe.

-Oh Elie- la voz de Hermione salía quebrada de su garganta, cerro los ojos y acaricio tiernamente el cabello de su hija- te amo hija, te quiero mucho, perdóname.

Mientras tanto Draco caminaba tranquilo hacia ella, con Franz en brazos. Hermione lo vio y sintió que las piernas le temblaban, dejo a Elie en el suelo, la tomo de la mano y se acerco al hombre. Draco no le quitaba los ojos de encima, ella veía lagrimas saliendo de estos, Hermione no podía dejar de contemplar al pequeño que dormía en los brazos de su padre, su cara se ilumino, el niño estaba bien, estaba perfecto mas que perfecto, era hermoso. Cuando se acercaron, las palabras sobraron por un instante, Draco le dio el niño y Hermione poso sus labios en su cabecita y pego su mejilla en la de él. Lo abrazo con fuerza y empezó a llorar desconsoladamente. Draco la sujeto en sus brazos, mientras Elie se divertía persiguiendo a las olas.

-Lo siento tanto- dijo Hermione en un susurro mirando los hermosos ojos azules de su hijo- mi niño…………Franz.

-Todo esta bien Hermione- dijo Draco envolviéndola en sus brazos, a ella y al niño, protector, celoso de que le arrebataran ese momento tan especial- saldremos de esta, te lo juro.

Ella levanto su rostro y se encontró con los ojos grises de Draco que la miraban con determinación absoluta, sin dudarlo un segundo, ambos rozaron sus narices y sus labios, estremeciéndose hasta lo mas profundo de su alma ante ese contacto tan esperado. Como describir la intensidad de los sentimientos de dos personas que se amaban más allá de cualquier cosa, que habían soportado lo insoportable, que caminaban la senda de lo desconocido, no solo porque trataban evitar que todo su mundo tal cual como lo conocían fuese destruido, sino por tratar de sobrevivir juntos, a costa de lo que fuese, aunque esto significara una separación temporal. Dos personas con muchas responsabilidades y cargas sobre sus hombros, un hombre y una mujer poderosos, más allá de la magia habitual. Dos humanos señalados para cumplir profecías, pero……………que a pesar de todo………………..no podían olvidar una promesa de uno para el otro……….amarse eternamente. Draco la acerco a su cuerpo y anhelante y desesperado de nuevo tomo esos labios como suyos. Porque ella era suya y de nadie mas y ella con ese beso se lo estaba reafirmando. Hermione correspondió con ansia y pasión desatada, solo era ella cuando estaba con él, Draco Malfoy era su complemento, su mitad perfecta, su hombre. La piel de Draco hacia que literalmente la suya se encendiese en llamas, mientras con un brazo sostenía a su hijo, su otra mano se dirigió a la nuca de él, acercándolo mas y enredando sus dedos en su cabello, deseando que ese beso no terminase jamás. Se estaba quedando literalmente sin aliento pero quería mas, mucho mas de sus labios, de su cuerpo y de su alma.

2 comentarios

  1. ohhh diosss… no he dejado de llorar que intensidad q amor q union!!! ahhhh me arranca mas de un suspiro!!


  2. i back jaaja hermoso cap



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: