h1

Capitulo 61 Leviathan

Hola perdonen el retraso, digamos que asuntos de la vida real y una prolongada enfermedad me han hecho bajar el ritmo, les recomiendo con coloquen un Feed a este blog o revisen semanalmente, seguire con la historia de hecho culminara en dos o tres capitulos, asi que le pido a todo el mundo que lee por aqui, me dejen un comentario, vale que ya estamos casi al final, y quiero saber sus impresiones, negativas o positivas, en fin. El video de esta semana es Muse, con Supermasive Black Hole, ese en donde he estado las ultimas dos semanas, ja ja ja. Un beso.

Dos figuras entrelazadas respiraban acompasadamente, complementándose una con la otra. Ella descansaba su cabeza en un hombro, lánguida, adormilada, y el hombre la rodeaba con sus brazos, ambos permanecían con los ojos cerrados. El agua que los rodeaba tenia un color rojo vino y la estancia solo estaba alumbrada por una solitaria vela, de manera tan discreta, que era difícil apreciar que esas siluetas en medio de la tina eran dos cuerpos desnudos entrelazados. El cuarto de baño lucia tétrico y desordenado, el color que predominaba en la escena era el gris, el contraste de la blanca porcelana de la bañera y el líquido rojo era brutal, pero mas asombroso era la piel de esos cuerpos que lucia pálida, enferma, surcada de venas. La mujer descansaba casi en posición fetal encima del hombre, ambos estaban inertes.

Hermione abrió los ojos y sintió en contacto con su cuerpo una piel extraña pero a la vez familiar. Un cuerpo frió yacía al lado y debajo del suyo, pegado a ella, en un contacto tan estrecho, que por un momento, dudo que no hubiese sido carnal, pero no………………..no lo había sido. Levanto el rostro y pudo ver la cara de Franz, con su cabello rubio mojado cayendo en desordenados mechones sobre su rostro, los ojos cerrados y los labios apretados. La vena de la sien, destacaba, palpitante, como si su dueño tuviese en ese momento un terrible ataque de migraña.

-Franz- susurro Hermione, entonces sintió las manos de él apresando su cintura fuertemente, ella gimió y una corriente de dolor migro por todo su cuerpo. De pronto, esas mismas manos, arrugadas por estar tanto tiempo debajo del agua, aflojaron su agarre. Ella aprovecho para levantarse, Franz abrió los ojos y toda la humanidad de Hermione, en su completa y desvalida desnudez fue observada por esos fríos ojos azules, ella salio de la bañera, tomo un toalla y se enrollo en ella. Franz de nuevo miro al vació, temblando en la bañera, como si nada importase.

Hermione toco su hombro y su pecho, efectivamente si bien notaba las cicatrices, las heridas estaban cerradas, se sentía además fuerte y llena de vitalidad, a pesar del pálido tono que tenia en la piel. Tomo la camisa de Franz que yacía sobre una silla, se la puso y fue a hablar con él.

-Franz- la voz de Hermione se torno dulce. Un absceso de ternura la había invadido. Sabia lo duro que la experiencia había sido para una persona como Franz, que se alteraba con el contacto físico. Con una mano rozo sus sedosos cabellos rubios con miedo.

-Puedes tocarme si quieres, Gracia. Ya no molesta tanto- dijo Franz con voz ausente. Hermione coloco la palma de su mano en su hombro por un instante, luego busco otra toalla, lo hizo levantarse y lo envolvió en ella. Franz estaba totalmente impactado después de la experiencia, accesos de temblores lo recorrían y caminaba como un autómata. Ella lo tumbo en la cama y le coloco muchas frazadas encima. Se sentó a su lado y con una mirada de cariño, le repitió una y otra vez.

-Gracias Franz- Metzger oía la voz de Hermione como un eco lejano.

-Gracia- dijo antes de dormirse- la furia de Grindelwald puede acabar con nosotros. Invéntate una buena excusa.

0o0

Decenas de formas plateadas surcaron el cielo que estaba ya oscurecido, los patronus salieron de entre la vegetación del bosque prohibido, pero increíblemente, lejos de parecer espantados con ellos, los Dementores las absorbían. Harry vio sorprendido como el suyo, el gran ciervo plateado con una magnifica cornamenta, era destruido por el halito maligno del dementor, de manera imprevista, al parecer el encantamiento patronus no estaba funcionando en contra de los Dementores. Draco compartiendo la perplejidad de Harry y todos los presentes, se situó junto a él.

-Trata de entrar al Castillo, yo iré al lago- dijo Draco en voz baja. Harry lo tomo de un brazo.

-Ten cuidado Malfoy- Harry lo dijo muy preocupado. Si había alguien a quien se había unido en los últimos años, ese alguien era Draco Malfoy. Sus confidencias eran escasas, tenían mas desacuerdos que puntos en común, pero había un gran respeto entre ambos, un conocimiento implícito del lugar que cado uno ocupaba en la vida del otro, por sobre todas las cosas una amistad sincera. Harry sentía un cariño especial y fraternal por Hermione y agradecía a los dioses cada día que pasaba y cada vez que podía, que el hombre que estaba junto a ella, era un tipo tenaz y responsable como Draco Malfoy. El chico insoportable de Hogwarts había sido sepultado para siempre y había dado paso a un hombre cuya nobleza de sentimientos era indiscutible. A decir verdad, su personalidad seguía siendo insoportable y su carácter hosco y taciturno no llamaba a entablar una larga y feliz conversación con él. Pero Draco Malfoy era Draco Malfoy a pesar de todas las dificultades de los últimos meses, y Harry también agradecía de que eso fuese así.

-Tranquilo- Draco entonces exhibió su sonrisa de lado- No te pongas sentimental conmigo Potter. Realmente no soporto que me extrañes más que mi propia mujer.

-Vete al diablo- mascullo Harry, molesto por la morbosa interpretación de esas palabras. Todos rieron al percatarse su molestia

Draco alzo una ceja en un gesto que pretendía simular consternación, pero era fingido, realmente estaba de buen humor. Estaba seguro que ganarían esa batalla con lo que tenia pensado hacer, además que en su corazón, el recuerdo del reencuentro de Hermione estaba cada vez mas vivido, estaba seguro que ella estaba bien, sana, de alguna forma, lo sabia……….era extraño, pero se sentía muy unido a ella, de una manera distinta, como si hablar con ella, hubiese despertado finalmente al durmiente, ese que le estaba brindando esa sensación de serenidad y confianza que lo rodeaba y que lo hacia sentir capaz de hacer cualquier cosa. Camino tratando de integrase un poco mas al grupo, saludo con un ligero movimiento de cabeza a quienes reconoció y le estrecho la mano a George que se había acercado a saludarlo.

-¿Cómo va el negocio? Socio- le pregunto Draco con sorna. Sabía lo que había pasado como todos, con la economía del mundo mágico, estaba en la mas completa bancarrota.

-Cerrado- se encogió de hombros George- Quizás algún día volvamos a ser ricos.

-Si ganamos- contesto Draco.

-Si ganamos- asintió George- Oh, Por cierto felicidades- George le dio una palpada en el hombro- Supe que hay un nuevo Malfoy babeando por allí.

-Ah- Draco alzo una ceja, Malfoy y babeo eran dos palabras completamente incompatibles para él- Si, gracias, es un bebe precioso. Tengo que agradecerle mucho a tu madre, sus atenciones con mis hijos, han hecho de ella prácticamente la abuela honoraria.

-Ya sabes como es Molly Weasley- contesto George riéndose recordando a su madre- entre mas niños tenga a su cargo, mejor para ella y nos deja tranquilo a nosotros. Malfoy…..

-¿Que pasa ahora?- pregunto Draco quien ya estaba dispuesto a irse, si bien estaba acostumbrado, a veces necesitaba huir de tanta cháchara Weasley.

-Ten cuidado con tu herida, si quieres………..- George se acerco- Puedo tratar de cauterizarla.

-Bien- Draco saco su muñón, dudo un momento y luego exclamo secamente al ver que de pronto el semblante de George reflejaba una pizca de duda- ¡Que Diablos! Rápido no tenemos tiempo- y George con su varita cubrió la herida con fuego. El dolor fue como una corriente de alto voltaje. Draco cayó de rodillas sudoroso, luego de un rato en donde George y el mismo Harry se acercaron a ver su estado, se levanto y observo que el chamuscado muñón ya no sangraba. Neville le dio unas hierbas sedantes y se despidieron de él.

-Adiós Malfoy- dijo por lo bajo George un poco apesadumbrado. Inexplicablemente, Ron, él y Malfoy eran socios en diversos negocios, y ellos dos habían desarrollado cierta afinidad, los unía su buen olfato para el comercio, la relación de Ron y Malfoy era extraña, a veces parecían unidos por un terrible secreto, pero al mismo tiempo eran como dos perros rabiosos a punto de morderse, pero con el resto de la familia era bastante amable si bien distante. Además, Malfoy, era la única persona que se mostraba imperturbable ante su pesado sentido del humor, algo que George agradecía sinceramente, así que le pesaría terriblemente que ese hombre muriese, para él era algo así como un ¿amigo?

Draco se fue de allí, corriendo rápidamente se interno en el Bosque, en dirección al Lago. Harry siguió señalando el camino para los demás y pronto se encontró con Bill Weasley, quien corría hacia él, con la ropa rasgada y cubierta de sangre.

-Harry- Bill se paro en seco frente a él. Tenia el cabello rojo revuelto y sus ojos castaños oscuros seguían destellando ferocidad- He matado a Axel Wilhen y otros dos. Los hijos de Ron y Teddy están en el bosque, pero los he puesto en marcha a una cabaña. Huelo la presencia de más Deathcrows en este lado del bosque. Y con estos Dementores no funcionan nuestros Patronus.

-Ya lo se Bill- Harry le puso una mano en el hombro a Bill-Sin duda el enfrentamiento con los Deathcrows será en el bosque, Malfoy me acaba de asegurar que él se encargara de los Dementores. Y yo tengo que llegar al castillo, pero no puedo exponerme a volar con tantos Dementores en el cielo, así que tendré que ir a pie.

-Nosotros te cubriremos- dijo George, quien miraba a Bill con asombro. Sabía el potencial de hombrelobo de su hermano, pero había rogado todos los días para que este no se expresara. Así que verlo en esas fachas, sin duda producto de su transformación, desataba su profundo sentimiento de ansiedad y pérdida. Bill se dio cuenta y lo abrazo con fuerza, demostrándole que seguía siendo el mismo, George súbitamente se sintió apenado.

-¿Estas bien?- pregunto George mirándolo atentamente de pies a cabeza, deshaciendo el abrazo de Bill, quien seguía tratándolo como su hermanito menor, y eso lo molestaba mas que el asunto lobuno.

-Perfectamente- respondió Bill exhibiendo una gran sonrisa, enseñando sus dientes blancos y perfectos- Puede que no me lo creas, chiquillo. Pero ser un lobo, sin duda, es una experiencia única en mi vida. Lo odio y lo quiero al mismo tiempo. Y sin él, nunca hubiese conocido el amor- Bill cerro los ojos por un momento, su cara asumió una expresión soñadora y luego le sonrió de nuevo a George de manera tranquilizadora- Te aseguro, que estoy bien, George.

-¿Los chicos estarán bien? – pregunto Harry, retomando la caminata con Bill a su lado.

-No te preocupes por ellos, están con Teddy- contesto Bill siguiéndole el paso, ambos hombres desenfundaron sus varitas y miraban atentos y con recelo los árboles que imitaban curiosas formas humanas que los hacían sobresaltarse de vez en cuando- y ese muchacho es algo serio.

-Ni que lo digas, mi ahijado es un chico especial- exclamo Harry sonriendo por un instante- le provoca muchos dolores de cabeza a Andrómeda, pero es un buen chico.

-Sabes que puede olerme- exclamo Bill bastante sorprendido- eso es algo que nunca me hubiese imaginado. Al parecer, si tienes hijos siendo hombrelobo, estos pueden olerte u oírte. Es muy interesante. Tendré que comentárselo a Pansy.

-¿Ya encargaron?- pregunto Harry sin disimular su sorpresa- ¿Tan pronto?

-Si, pero no digas nada- dijo Bill con un gesto cómplice, guiñándole un ojo- ella todavía no lo sabe. Yo me he dado cuenta por algunos detalles, no en vano tengo tres hijas, pero entiendo que siendo la primera vez de ella, este un poco despistada, pero sobre todo es la sensibilidad del lobo, por eso lo se con tanta certeza. Después de la batalla se lo contare.

-¿Y así la dejas luchar?- Harry estaba escandalizado. Si fuese su caso, Ginny estaría encerrada en la torre más alta del castillo mas inaccesible en el país mas remoto del mundo.

-Pansy- dijo Bill calmadamente- es indestructible. Nada puede matarla con su escudo de energía, puede que si puedan derrotarlo o atravesarlo, pero dañarla físicamente a ella, no podrán. Y tampoco a nuestro hijo.

-Esta historia se pone cada vez mas rara- concluyo Harry.

-Ni que lo digas- contesto Bill- pero visto que no podemos salirnos de ella, lo que nos queda es darle un buen final.

-Bien allí esta el castillo- grito Harry- cúbranme la entrada y ustedes esperen a los Deathcrows .

Entonces una multitud de hechizos se precipitaron sobre la Orden del Fénix procedentes del bosque. Todos asumieron sus posiciones defensivas, Bill empujo a Harry detrás de él.

-Bien cuñadito, ahora observaras al animal en que convierto- dijo Bill con sus ojos de nuevo amarillos, luego con una voz mas ronca grito- Protejan a Harry.

Entonces Harry se movió mas rápido de lo que puede captar el ojo humano hacia la verja de los terrenos del Castillo. Percy Weasley recibió un sectusempra en su brazo, el cual sangro copiosamente hasta que Neville le practico un Episkeyo.

Depulso– gritaron Seamus y Dean al ver tres figuras negras lanzándose sobre ellos. Dos Deathcrows cayeron y otro lanzo una maldición imperdonable que impacto directamente en Seaumus, quien cayo al suelo con los ojos exorbitados. Dean miro el cuerpo del mago con tristeza y luego de que dos hechizos más pasaron sobre sus cabezas siguió luchando, para vengar la muerte de su mejor amigo de toda la vida.

Hagrid utilizaba su viejo paraguas como varita y los hechizos aturdidores no hacían mella es su estructura de semi-gigante, por un momento observo asombrado como Bill Weasley se convertía en un hombre lobo, la sorpresa produjo que una carcajada insolita saliera de su garganta, esa criatura era bella y magnifica, terrorífica pero intrínsecamente hermosa, había una teoría mágica que explicaba no muy convincentemente, que mucho del interior del hombre se expresaban en la forma del lobo, y Bill Weasley era un hombre noble y justo, por lo que en su forma de lobo, ofrecía un aura de protección a los seres que apreciaba y esto fue percibido por todos los que estaban allí. El resto de los Deathcrows miraron atemorizados al animal y los de la Orden del Fénix aprovecharon la distracción para vencer limpiamente. Bill se divirtió de nuevo dando rienda suelta a su naturaleza salvaje.

Mientras tanto Harry, veloz como un rayo, logro alcanzar la entrada principal del Castillo.

0o0

-Avancen con lentitud- dijo Gellert, mientras salían del pasadizo secreto que estaba justo tras la estatua de Barnabas el Chiflado, la Sala de los Menesteres no había aparecido, entre otras cosas porque él no la había llamado.

Lucius Malfoy y Avery caminaron por el largo corredor llevando la cabeza de Aberforth en una pica como estandarte, seguidos de Gellert, quien todavía llevaba su capucha ocultando su rostro, entre las sombras solo se veía su siniestra sonrisa. Su figura alta y maléfica destacaba sobre los demás, la razón de ir oculto casi de incógnito solo era conocida por él y los demás oscuros. Malcom Scythale estaba a su lado, aferrando su varita con fuerza. El aura negra que rodeaba ambos individuos era siniestra y atemorizante. Dos hombres muertos que caminaban y respiraban, repelentes ambos, pero a la vez ejercían una atracción magnética a los que estuvieran cerca de ellos y no supieran a ciencia cierta lo que eran.

-Milord, cree necesario realizar la visita- dijo en susurro Malcom, quien no estaba muy convencido.

-Por supuesto- contesto Gellert con pedantería- es ridículamente necesario, luego iremos a los malditos baños. Recuerdas el nombre de la chica que murió en ese baño.

-Myrthle Robson, tercer año, 1937- dijo Malcom, quien iba a utilizar su habilidad para conectarse con los espíritus de una manera especial, para convencer al fantasma de que contara absolutamente todo sobre el acceso a la cámara- no se resistirá.

-Eso espero- musitó Gellert- eso espero.

No encontraron ningún tipo de resistencia en los pasillos, al parecer ni siquiera los fantasmas o la gata de Filch estaban deambulando, seguramente estarían encerrados en las torres. Mejor, se dijo a si mismo Gellert, menos obstáculos.

De pronto se encontraron con varias armaduras encantadas que le cerraron el camino, brillaban lustrosas en colores plata y oro, estaban animadas por un complicado hechizo sin duda realizado por un talentoso mago o bruja. Tanto Lucius como Avery con hechizos y mandobles de espadas se deshicieron de ellas no sin algo de esfuerzo. Sobre le piso quedaron yelmos, espadas y jubones desperdigados. Lucius Malfoy todavía era ágil y fuerte, un hombre en su plena madurez que no había perdido ninguna de sus facultades físicas y mentales, estaba presto para presentar batalla y sin duda seguía siendo un oponente formidable, se veía imponente sosteniendo una espada y una varita, su cabello rubio lucia impecable y su mirada acerada era inexpugnable, Avery solo reía a carcajadas divertido. Gellert siguió su camino a paso seguro.

-Debe ser la estupida de Minerva McGonagall- dijo Scythale con desprecio- esa maldita hija de mala bruja.

-No nos dará mas problemas- Gellert levanto su vara y envió una onda mágica a todo el castillo, negra como la noche, desactivando la mayoría de los hechizos defensivos, excepto los sortilegios mas viejos y antiguos- La vieja bruja ya no es lo que solía ser.

-Ciertamente- dijo Scythale- y nosotros………….

-Cada vez más fuertea- confirmo Gellert- nos desharemos del báculo y la luz no tendrá ninguna oportunidad.

-¿Eso no interfiere con la profecía?- comento preocupado Scythale, en ciertos aspectos confiaba mas en el intelecto de Franz Metzger que en el de su señor. Pero no lo diria en voz alta ni que lo amenazaran de muerte, era lo suficiente cauteloso como para permitir que Grindelwald se diera cuenta solo de sus equivocaciones. Ambos eran oscuros, pero la lealtad del discípulo hacia el Maestro era algo que pesaba, incluso entre ellos.

-Si- contesto Gellert quien utilizando el simpático había podido adivinar la intención oculta detrás de esa pregunta- pero a diferencia de Franz y tú, yo no considero necesario su fiel cumplimiento. Hay partes descartables.

-¿Cómo puede saber eso? Maestro- pregunto Malcom Scythale.

-Nunca olvides que yo………….Grindelwald abrí la puerta a los Oscuros por primera vez y deje que habitasen mi cuerpo, hay cosas que yo solo se- fue la respuesta de Gellert quien seguía caminando a paso firme.

Pronto llegaron a su destino, la gárgola de piedra al pie de unas escaleras de caracol los estaba esperando, inmóvil y muda, no pidió la contraseña. Gellert se coloco en frente del grupo, sin decir absolutamente nada, la gárgola simplemente se echo hacia un lado y los dejo pasar. Al parecer la visita, era esperada por alguien dentro del despacho de la dirección.

0o0

El vampiro abrió los ojos en medio de la penumbra de esa habitación, en la cama veía a Hermione Granger tratando de reanimar a Franz Metzger quien estaba pálido sobre el colchón, inconsciente, sin embargo su visión se le antojaba borrosa como si su aguda percepción estuviese alterada, como un velo que nublara su vista, además todo estaba brillante, muy brillante, pero no lo lastimaba.

-Seth- dijo una voz de mujer, clara y potente- Seth el magnifico, Seth el de los mil nombres, Seth………….el vampiro

El joven vampiro de cabellos negros abrió mas sus siniestros ojos rojos y miro alrededor, había caído en trance dos días antes, por la necesidad de recuperar fuerzas y se había mimetizado con la pared de la habitación, nadie si no se dedicaba a observar las texturas, podría darse cuenta de su presencia, gracias a esa habilidad había pasado muchas veces desapercibido en ese castillo. Hermione le había advertido que cuando lo necesitase lo despertaría, pero algo o alguien diferente a ella, lo había sacado de su estado de hibernación. En ese momento, rodeándolo como un manto, había una voz y una claridad desconocidas para él.

-Seth- dijo en un murmullo la voz que entonces se hizo muy distorsionada.

-¿Quién eres?- pregunto Seth mentalmente.

-Soy Elya, o si prefieres Elaine la vieja, Seth, poderoso Seth- dijo ella- soy algo muy parecido a tu espíritu, que habita en ese joven cuerpo.

-¿Qué eres?- volvió Seth a preguntar.

-Soy uno de los Guardianes- dijo ella- tú que sabes lo que es poseer la luz dentro de ti, ya que habitaste en mi elegida, Hermione…………….eres el único que puede hacerlo, debes proteger al portento y guiarlo hacia el báculo, debes encontrar a la vidente roja que señalara el camino……………la hija de tu Hermione, debes proteger la vida de la niña también. La profecía debe cumplirse, el intrepido debe sellar la victoria, los oscuros no pueden ganar.

-¿Por qué yo?- Seth no sintió miedo ante la presencia, él era un espíritu renegado, pero en su esencia no había maldad ni bondad, solo era………..Seth.

-Porque tu-dijo Elya que era solo una presencia sin forma a los ojos de Seth, solo una luz muy clara que lo inundaba todo, sin embargo era insidiosa e insistente, nada podía escapar de su voz envolvente- eres …………..un inmortal.

-¿Cómo reconoceré al portento?- Seth se empezaba a impacientar, al parecer ahora verdaderamente tenia una misión, que un Guardián de la Luz se apareciese a un paria como él era algo insólito, tendría la oportunidad de reivindicar a toda su especie.

-Yo te diré quien es el mago de los cinco elementos en uno- dijo Elya- el único que puede manipular el báculo.

0o0

Ya veía el lago, con sus aguas oscuras que reflejaban la luna como un espejo, cuando casi habia llegado, entonces verdaderamente comenzó la persecución, algunas de las espectrales formas de los dementores, sintieron la energía del joven hechicero y fueros prestos tras de él. La magia de Draco los atraía de manera inevitable, pocos humanos sobrevivirán un ataque tan masivo, pero Draco Malfoy no era un humano cualquiera. Era la reencarnación del agua, un mago poderoso en muchos sentidos, algo inédito sobre la tierra, un ser con la capacidad de trasmutarse en cualquier cosa, un brujo que podía manipular la energía mágica sin necesidad de tener algo que sirviese como medio conductor.

Draco sintió el frío apoderarse de su cuerpo, entumecido y calado hasta los huesos, simplemente se giro, para enfrentar la horda infernal que se lanzaba sobre él. Su espada la llevaba en la espalda y solo podía utilizar su brazo izquierdo. Las formas negras espectrales no dudaron un momento, simplemente se lanzaron sobre él cual aves de rapiña, Draco conjuro un Protego y el escudo resistió el embate. Solo se veía sobre la explanada cercana al lago, la luminosidad del encantamiento escudo y la figura del hombre que luchaba intentando sobrevivir, el resto era solo niebla y oscuridad. Draco sabia que los patronus usuales no les harían nada a esos seres así que intento con varios hechizos, algunos de los cuales se los había enseñado el propio Místico.

Lumus Maxima– estiro su mano izquierda y el cielo en torno a él se ilumino, pero los Dementores solo cedieron terreno un momento. No les gustaban la luz y tampoco el fuego, pero estos no eran suficientes para derrotarlos.

Alceres– entonces la luz lo envolvió como un remolino y salio disparada hacia los tres Dementores que lo perseguían, estos se vieron sorprendidos y se dispersaron.

Draco aprovecho su oportunidad y entonces se acerco corriendo con todas sus fuerzas a una saliente sobre el lago, desenvaino la espada con su mano izquierda y salto por el acantilado, las formas negras lo persiguieron y trataron de envolverlo para digerir su alma, pero Draco enseguida al sentir la superficie del lago cerca giro rápidamente a una velocidad irreal mientras caía y se convirtió en agua, conservando su forma humana y se interno a las profundidades, adonde los Dementores no podían seguirlo.

0o0

-Veo que finalmente estas aquí-Albus Dumblendore miraba atentamente a la persona encapuchada que tenia frente a él, reconocería esa sonrisa en donde fuese, era una lastima que Gellert Grindelward hubiese regresado del infierno- sabia que vendrías.

-Si…………….- dijo Gellert descubriendo su capucha, su largo cabello rubio lucia un poco revuelto, y sus ojos celestes escudriñaban ese retrato, el de alguien que él conocía muy bien, quizás demasiado bien. Scythale observaba la escena curiosa y Malfoy y Avery sonrían complacidos, ver a Dumblendore finalmente derrotado era un sueño hecho realidad, Gellert continuo su charla- Tú siempre lo sabes todo.

-Pensé que habías aprendido algo en Numengard, algo como………..arrepentimiento quizás- continuo Dumblendore con su habitual hablar pausado, no temía por él, estaba muerto desde hacia varios años, temía por los vivos, por sus pupilos, por aquellos a quienes amaba como sus propios hijos.

Gellert paseo por la estancia, y se sentó en la silla del director con bastante presunción, despreocupadamente subió sus pies en el escritorio, los retratos de los antiguos directores que cubrían las paredes circulares de la estancia, cuchicheaban indignados entre ellos, como era posible tal transgresión, en el lugar mas sagrado del colegio, la oficina del director. Gellert solo sonreía.

-Ese es tu problema Albus, siempre esperas mucho de los demás- dijo con sorna, miro hacia un lado curioso, a un atril dorado que estaba colocado justo cerca de la silla- ¿Dónde esta tu estupido pajarraco?

-Te refieres a Fawkes- dijo Dumblendore con una sonrisa críptica, la conversación casual y sin sentido aparente era algo en lo que tanto Gellert como él eran unos maestros- me atrevo a decir que ha tenido un destino asombroso.

-El espíritu del fenix se unió a Potter, Maestro- confirmo Scythale- yo lo vi con mis propios ojos.

-Siempre tan oportuno Lord Scythale, me das la información a cuenta gotas- comento cínico Gellert, a quien no le gusto nada la noticia- después remediaremos ese pequeño detalle, a solas, tú y yo.

-Nunca pregunto por ello…………………………Mi gran señor Grindelwald- dijo Scythale tranquilo y calmado como si estuviese recitando un parte meteorológico, le causaba gracia la conversación de su maestro con el antiguo director de Hogwarts, pero estaba atento, quería saber el objetivo de tanta cháchara inútil a su punto de vista.

-Bien, supongo que no puedo hacer nada al respecto- Gellert era pragmático hasta la medula y resolvía los problemas según se fuesen presentando, adusto se levanto y de nuevo enfrento al retrato- Albus, mi querido amigo, dejemos el pasado atrás. Te propongo un trato…………..me dices como maniobrar el báculo y yo ……………dejo a tu estupido colegio en pie, con los alumnos vivos………..Necesitare un colegio en donde formar las nuevas generaciones de magos, mi ejercito………….Me entiendes……….Nunca he despreciado Hogwarts, lo considero un mal necesario.

-Tú no puedes maniobrar esa arma y lo sabes, no entiendo para que pierdes tu tiempo, Gellert- comento Albus sentado en su retrato con sus manos en su regazo, la lengua de seda de Gellert Grindelwald no le producía ningún efecto después de tantos años- en relación al pasado, yo lo olvide aquel día que perdone tu vida, pero al parecer………………..tú no.

-No te quitare la razón mi viejo amigo- dijo Gellert haciendo una muesca de disgusto, le hizo una señal a Lucius y este se acerco con la cabeza de Aberforth en la piqueta, se complació al ver un pequeño estremecimiento de parte de Dumblendore- y es por eso que he decidido hacer justicia………..por los dos. Aquí tienes al culpable.

-Insistes en perder la poca alma que queda en ti, eres simplemente un necio- dijo Albus Dumblendore, recitando mentalmente una oración por su hermano. Aberforth su valiente hermano……………..asesinado cobardemente por algo que había sucedido hacia tanto tiempo, que ya ni valía la pena seguir buscando culpables, en todo caso era él quien debería pagar, por dejarse seducir por las palabras de un ser malévolo como Grindelwald, con terribles consecuencias para sus dos pequeños hermanos- sigues llevándote por delante a los inocentes, a los desvalidos. En todo caso nunca te pedí justicia por mi……………..tu incapacidad para perdonar es el peor de tus defectos y será tu perdición.

Gellert ni siquiera se movió, parecía una estatua de mármol, de pronto un torbellino de recuerdos inundo su cabeza. Sus ojos azules establecían contacto directo con la mirada de Albus Dumblendore, mas allá del reproche existía una compresión infinita en ese intercambio, aquella que solo puede darse entre dos personas que se habían amado, de una manera retorcida y egoísta, pero amor al fin y al cabo. Pero las diferencias irreconciliables hicieron lo suyo y no había vuelta atrás. La vida de Gellert desde los 17 años habían tomado un camino muy diferente al de cualquier ser humano, alejándolo de cualquier oportunidad de felicidad y había sido su elección, nada lo obligo, lo hizo porque quiso. Corrompió su espíritu a niveles insospechados, no la dividió como Lord Voldemort, simplemente vendio su alma por poder. Por un momento quizás, un ápice de arrepentimiento cruzo su cabeza, pero este se evaporo en el acto. Ningún sentimiento noble podía sobrevivir en su corazón ante tanta maldad.

-Solo espero que ……………recuerdes, Albus Dumblendore, que todo pudo haber sido muy diferente- dicho esto Gellert desclavo la cabeza de Aberforth y la coloco sobre la mesa, su rostro de nuevo se endureció y se conviertio en un pedazo de hielo- ¿Es tu ultima palabra?

– No te ayudare……….jamás- dijo Dumblendore levantándose de su silla, luciendo terrible e intimidante como pocas veces lo hizo cuando aun vivía.

-Entonces………….Adiós- exclamo Gellert, tomo su varita y apunto al cuadro- Incendia.

El retrato de Dumblendore fue abrasado rápidamente por las llamas, estas crepitaron sin cesar y se reflejaron en las pupilas fijas de Gellert que miraba extasiado su obra. Lenguas de fuego se extendían por el lugar, amenazando con destruirlo.

-Ahora…………….a nuestro objetivo- salio del lugar rápidamente, seguido de sus secuaces.

0o0

Ron seguía luchando enviando bolas de fuego a los Dementores que huían rápidamente para volver en mayor cantidad surcando el cielo a velocidad vertiginosa. Ronald Weasley no se amedentraba, el espiritu del fuego lo inundaba y su coraje Gryffindor hacia el resto, su cuerpo estaba cubierto por furiosas llamas, de pronto lanzo una gran bola de fuego, que tomo la forma de un león, que intento engullir a un Dementor sin éxito. El cielo nocturno se iluminaba de naranja y rojo, exhibiendo la belleza y el poder del señor del fuego, el mismísimo Bel renacido quien en ese momento seguía en tenaz lucha con las criaturas provenientes del averno.

-No les estoy haciendo nada – dijo Ron con frustración, su voz salía amortiguada desde su forma de fuego.

-Por lo menos los estas alejando Wealsey- grito Nott quien se esforzaba por proteger la mente de Janie del efecto de los Dementores, ella estaba pálida abrazada a él, y con una mano portando el estandarte del colegio en la alta torre de Astronomía. Las figuras negras y fantasmales se arremolinaban sobre ellos, cayendo en picada para ser rechazadas por Ron. Theo había probado su Patronus, un gran oso de color perlado y fue inefectivo.

-Vamos a morir- grito Janie.

-No pequeña, nadie va a morir aquí hoy- contesto Nott, cuando de pronto su vista se desvío al lago y vio algo muy grande surgiendo de sus aguas, inmenso, brillando plateado a la luz de la luna. Sus ojos se exorbitaron, nunca había visto algo tan grande y tan hermoso.

De las profundidades del Loch Duh, el lago que colindaba con Hogwarts, un ser proveniente de las antiguas mitologías, de los cuentos olvidado por todos, solo recordados vagamente por los viejos marinos que se desplazaban por los siete mares desde tiempos inmemorables, se alzaba imponente, una criatura fantástica que desplegó sus magnificas alas de gran envergadura, que terminaban en garras de tres dedos con uñas largas afiladas. Un gigante, de mas de 20 metros de largo, con sus escamas refulgiendo a la luz de la luna y una larga cola que terminaba en un cuerno, que se batía provocando grandes olas en el lago a su alrededor. En la antigüedad, le dieron un nombre, el Leviathan, era un dragón de agua y sorprendentemente en esta ocasión estaba formado de …………agua.

El animal abrió sus impresionantes fauces coronadas por largos dientes afilados y su rugido resonó a cientos de metros, su cabeza alargada miro hacia su alrededor y de su hocico salía un humo espectral, elegantemente emprendió el huelo, alzándose por el aire magnifico e irreal. Ron, Theo y Janie miraban asombrados y embelezados como el Leviathan se acercaba al castillo y de pronto el ambiente se cargo de energía mágica.

Porque la magia mas pura y ancestral, proveniente del hechicero mas poderoso en muchos milenios, había creado la criatura, rescatándola del olvido de cientos de años en la memoria colectiva de los humanos. Entonces el colegio reacciono ante tanto despliegue de poder mágico. Y todos aquellos que estaban en Hogwarts pudieron sentir el castillo respirar y vibrar como si estuviese vivo, sus paredes brillaron con una extraña luz dorada y la energía se concentro en un solo punto, la torre de Astronomía de donde salio despedida, sellando el sortilegio invocado por Janie y sellado por Draco Malfoy transformado en un Dragón de agua. El Dragón escupió de sus fauces no fuego sino un haz de luz blanquecino que disolvía las formas de los seres de la oscuridad, así mismo una cúpula de luz rodeo el castillo, destruyendo a aquellos Dementores que se habían acercado a este.

Las figuras de Theo, Ron y Janie lucían opacas ante el chorro de luz que los envolvía, Ron apago sus llamas y se acerco a Janie y Theo que estaban sumergidos en un intimo abrazo. Estaban sometidos a un poder mas allá de su comprensión, la magia los envolvía y los acariciaba, una energía benéfica y protectora. Y Janie, a pesar de no ser bruja, podía sentirla viajando por su cuerpo, poseyéndola, inundándola. Su cara se acerco a la de Theo, estaba tranquila, disfrutando de muchas sensaciones, de alguna forma sentía que estaba en el lugar y el momento correctos, Theo miro su rostro, iluminado hasta casi difuminar sus rasgos y rozo sus labios con los de ellas, sellando en medio de todo esa conflagración mágica, sus destinos. Se separaron un rato y él le dijo al oído.

-No puedo casarme contigo Janie- la voz de Theo sonó ronca- y se que esto es un poco apresurado, pero…………….me rindo a tus pies………….no puedo ser tu esposo ..pero si puedo ser tu protector………..te jurare fidelidad para siempre………a costa de mi vida.

-Theo………….-dijo ella con los ojos cerrados-yo………..solo quiero estar contigo. No quiero promesas ni juramentos, solo quiero intentarlo contigo.

Luego de un rato el impresiónate Levathian había acabado con todos los Dementores, volaba tranquilo alrededor del castillo vigilante, acechando cualquier peligro. Luego se poso en la torre de Ravenclaw y espero tranquilo el desenlace de la situación. Habían ganado y la particula de consciencia de Draco Malfoy en la criatura lo sabia. El resto quedaba en manos de Potter.

0o0

Gellert sintió una onda mágica atravesándolo. Era algo muy diferente a cualquier cosa que hubiese experimentado con anterioridad y lo desconcertó. Se estremeció de súbito y miro a Scythale, algo había pasado, algo muy malo para sus planes. Malfy y Avery seguían escoltándolo, de pronto dos rayos rojos los detuvieron

Allí estaba Harry, en posición de ataque, esgrimiendo su varita y con una expresión de terrible seguridad en su cara.

-Creo que van por el camino equivocado- grito Harry, atrás de él aparecieron Ginny Weasley, Minerva McGonagall, Filius Flictwick, Pomona Sprout, Arthur Weasley y Augusto McAllister quien era el profesor de Defensa contra las Artes Oscuros, un ex auror bastante duro de roer.

-Bien bien- dijo Gellert quitándose su capa, al parecer no iba a ser tan fácil como había supuesto, miro a MacGonagall, a Sprout y a Flictwick y comento despectivamente- veo que la vieja guardia esta aquí presente.

Harry lanzo un Desmiaus sorpresivamente sin avisar, trasguediendo las normas que regulaban los duelos magicos y Gellert tomo el hechizo con una mano y se lo devolvió sorprendiendo a todos, Harry entonces voló y se fue contra él. Gellert utilizo su vara de metal para golpearlo y Harry desvío el golpe volando por encima de él. Gellert giro sobre su cuerpo para enfrentarlo de nuevo y le gruño a Harry, quien no se amedrento por la mirada asesina que le dirigía el otro mago. Pronto todos los presentes, empezaron a enviarse hechizos y maldiciones

Scythale lucho contra McGonagall y la Sra. Sprout, esta conjuro enredaderas y Scythale utilizo su capacidad de teletransportarse para salir del aprisionamiento del Lazo del diablo. Minerva McGonagall lanzo un Incarcero y de nuevo lo desvío. McAllister le envío un cruciatus y Scythale lo mato usando la Voz.

Gellert y Harry estaban apartados del resto, Gellert giraba su vara para golpear a Harry pero este se movía mas rápido que su vista.

-Maldito chiquillo…………..detente– Gellert uso la voz y Harry cayo sobre el piso, atontando por la fuerza de la compulsión, sin embargo ya antes había sido sometido a ella y logro recuperarse antes de que Gellert le lanzara un Avada.

Arthur logro enviarle un Desmiaus a Avery quien al caer se golpeo la nuca con una pared, el Sr. Weasley luego se dedico a luchar contra Lucius Malfoy quien tenia acorrralada a Ginny.

-Que tenemos aquí- dijo Lucius con el desprecio acentuando cada silaba de sus palabras-los dos pobretones.

-Vete al diablo, Malfoy- Ginny le lanzo un cruciatus y Lucius recibió el impacto de la maldición pero resistió.

-Niña tonta- dijo Lucius riendo cínicamente, tenso su cuerpo para ponerlo listo de nuevo para la acción, esa brujita pelirroja no lo iba a vencer tan fácil – primera lección, solo los magos del lado oscuro lanzamos crucios como debe ser.

Sectumsempra– grito Arthur y Lucius conjuro un protejo.

-Segunda lección- dijo Lucius- si eres un viejo inservible, no te peleas con un ex mortifago.

En medio de la encarnizada lucha, de pronto una luz inundo el corredor, Gellert perdió la concentración y Harry le lanzo una maldición reductora, que no lo impacto por un pelo. Se le pusieron de puntas los vellos de su hermoso y joven cuerpo cuando sintió de nuevo la onda de magia blanca que inundaba todo el edificio. Demonios, esto no lo tenia previsto, Gellert de pronto sintió inseguridad, tenia que desaparecer de allí de inmediato, sino lo hacia seria absorbido por esa magia, no era lo suficiente poderoso aun, para enfrentar la magia ancestral del castillo. Así que se concentro y se convirtió en un remolino oscuro, que se trago a Lucius y a Scythale, Harry parpadeo asombrado y vio como el remolino recorría veloz el castillo, huyendo de la luz. Tirado en el piso, sonrío, habían derrotado a Gellert, estaban a salvo…………inexplicablemente habían ganado esa batalla.

El torbellino salio destruyendo la verja principal del castillo, recorrió los terrenos y al salir de ellos simplemente se difumino, desapareciendo de los ojos de todos.

Entonces la luz desapareció y el castillo volvió a la normalidad. El gran Leviathan abandono la torre en donde se había ubicado, voló magistralmente y se poso sobre el suelo, la gente salio de las torres del castillo y los que observaban por los ventanales quedaban asombrados ante la majestuosidad de la criatura.

Luego de un rato todos se reunieron alrededor del animal.

-Es Draco- dijo Harry observando la forma de agua, que lucia plateada como un fantasma frente a ellos, el agua corría en todas direcciones dibujando la forma de un Dragón- siento su esencia, además esta formado de agua. Solo que esta parece controlada por magia.

-Es simplemente increíble- comento Theo.

-Ya lo creo…………..pero ¿volverá a su forma original?- exclamo Ron igualmente sorprendido como todos.

El animal extendió sus alas y luego el agua se fue difuminado, modificando su forma hasta crear un cuerpo humano……………luego de un rato…………Draco Malfoy estaba frente a ellos con una sonrisa de satisfacción adornando su rostro.

0o0

En la gran estancia de Scythale en el Castillo de Grosslin, Gellert caminaba de un lado a otro furioso, sus ojos destellaban molestos, en un azul que se había oscurecido hasta parecer casi negro.

-He perdido…………..perdido- arrojaba objetos a diestra y siniestra. Lucius lo miraba parado frente a la puerta, Scythale estaba sentado, observando con frialdad.

-Gerda………….!GERDA!- Gellert gritaba histérico. Una mujer de mediana edad, con el cabello rubio por los hombros y vestida de manera impecable, con facciones muy hermosas, parecidas a las de su padre, Grindelwald, vestida con pantalón y camisa de colores claros, entro a la estancia caminando con elegancia.

-Mi señor- Gerda hablaba de manera inexpresiva.

-Mi vino ……………de inmediato- grito Gellert sentándose en una silla. La mujer sirvió una copa y se la llevo, Gellert tomo su contenido presuroso, ella se sitúo atrás de él y empezó a masejear sus hombros mecánicamente, a nadie en esa estancia le paso desapercibida la expresión de profundo asco que se dibujaba en su rostro, Gellert echo su cabeza hacia atrás, intentando relajarse.

-No todo esta perdido- dijo luego de un rato, al parecer el masaje había sido efectivo y el vino hizo lo suyo para tranquilizarlo

-Eso se lo he tratado de decir desde hace una hora maestro- dijo Scythale con aburrimiento.

-¿Donde estan Franz y la chica?- pregunto Gellert de improviso- necesito su informe. Debemos reestructurar todo.

-Hermione Granger fue herida gravemente y Franz tuvo que curarla- dijo Scythale- ambos están descansando.

-Admito que fue mala idea llevar a la chica, nunca pensé que Malfoy fuese capaz de herirla- dijo Gellert- un error de apreciación de mi parte.

-Al parecer no la quería tanto como pensamos- dijo Scythale con sorna- en fin, prepararemos la batalla final y esta vez no perderemos. Al final todo será como predijo la profecía.

-Bien- dijo Gellert, miro a su hija- Gerda, espérame en mis estancias, ya sabes lo que tienes que hacer. Lucius, esta vez tú nos acompañaras.

-Si padre- dijo la mujer sin ocultar una expresión de amargura en su cara. Ella era el juguete preferido de su padre. La haría pagar por su mera existencia.

0o0

Los tres chicos se miraban asustados, con los ojos como platos, en la oscuridad del bosque prohibido, cada sonido era cruelmente magnificado, el viento silbaba, y como no se veía la luna debido a los frondosos árboles, todo era negro alrededor, inexplicablemente no habían logrado dar con la cabaña, y ya estaban en el lindero oeste del bosque, el mas apartado de Hogwarts y de Hogsmade. Teddy logro encender un poco de fuego con yesca y leña, haciendo una fogata, sin embargo, el frío de la noche era tan intenso, que aun así no conseguían lograr un poco de calor, estaban muy cansados, así que decidieron no caminar mas. Nym se abrazo con su hermano, quien no paraba de temblar, no querían hacer ningún hechizo, para no revelar su posición, Teddy caminaba de un lado a otro, frotándose los hombros, en el horizonte se distinguían luces rojas y naranjas, así como un despliegue de luz blanquecina, que ceso en unos pocos minutos, estaba preocupado, deseaba saber el resultado del enfrentamiento. Fred pronto se quedo dormido, Nym se quito su tunica y lo cubrió. Miraba preocupada a Teddy, quien no dejaba de moverse, para lograr calentarse.

-Ted, ven acá-dijo ella tímidamente, todavía abrazando a Fred, ambos tirados sobre la yerba- acuestate a mi lado.

Teddy la miro desconcertado, ella poco a poco subió su rostro y enfoco su vista a Teddy, él sintió un cosquilleo en la espalda, Nym estaba arrebatadora, con su cabello rojo amarrado con una trenza floja, con mechones fuera de esta como al descuido, y lucia completamente ruborizada, Teddy abrió la boca asombrado, Victorie Weasley era hermosa, angelical, pero Nym era…….Nym tenia una belleza salvaje, provocadora, que lo golpeo de frente como un tren a toda velocidad, ya entendía porque los alumnos mayores de Hogwarts comentaban que de las dos Weasley´s, Victorie seria la chica trofeo, y Nym el objeto del deseo, Victoire se daba cuenta de las reacciones que provocaba en la gente y se aprovechaba de ello, pero Nym seguro no tenia ni idea de que era la protagonista de los sueños de mas de un chico del colegio. Teddy vio que ya sin la túnica, y a pesar de ser delgada, discretas curvas se asomaban en el cuerpo de Nym, entonces al percatarse de que ella se estaba convirtiendo en una mujer, Teddy se empezó a poner nervioso en serio, él nunca, jamás se atrevería a tener un mal pensamiento con Nym, le gustaba eso era cierto, pero siempre había sido una atracción inocente e infantil, ¡por Dios! habían jugado juntos desde que eran unos bebes, pero Nym ya estaba dejando de ser una niña y él también. Movió la cabeza negándose ir a su lado, pero ella insistió.

-Tarde o temprano te quedaras dormido, ven- dijo ella mas bajo que la ultima vez-no quiero que te enfermes.

-Fred se enojara- dijo Teddy sin avanzar un centímetro, se sentía clavado en el piso.

-No lo hará, porque el mismo me ha convencido-dijo Nym- estamos los tres juntos en esto, así que no seas tan latoso, tan poco es para tanto- ¿o si? pensó Nym tan turbada como el chico.

Teddy avanzo dudoso, lentamente se acostó en el suelo al lado de Nym, sus brazos la apresaron, sujetando su estomago y se pego a ella, la sintió tibia y suave, de pronto Nym empezó a temblar, Teddy se acerco mas a su cuerpo pensando que ella seguía con frío y apoyo su barbilla en el hombro de la chica, los mechones rojos del cabello de Nym le daban cosquillas en su nariz, pero se contuvo de estornudar, ella se pego mas a Fred. Estuvieron largo rato así, abrazados los tres, pero ni Nym ni Teddy podían pegar un ojo, estaban bastantes nerviosos con la cercanía del cuerpo del otro. Poco a poco el frío empezó a menguar, ellos no lo sabían pero los Dementores que amenazaban Hogwarts habían sido destruidos.

Nym sentía la piel de la barbilla de Teddy sobre su cuello, y estaba toda erizada, jamás había estado tan cerca de alguien que no fuese su hermano, él había relajado los brazos alrededor de su vientre, pero no se movía, estaba paralizado. ¿Qué pasaría si volteo?, pensó Nym, mientras mas le rondaba la idea en la cabeza, mas quería hacerlo, Teddy estaba pensando lo mismo, y de pronto con fuerza la giro en dirección a él, cara a cara, sus ojos chocaron tímidamente y de nuevo los dos chicos se ruborizaron, sus narices se rozaban, él tenia sus manos en la espalda de ella, Nym lo abrazo, de pronto sintió que Fred se movió y la abrazaba también, su cuerpo se tenso, miraba con duda a Teddy que de nuevo se quedo literalmente paralizado. Quería darle un beso, a ver que se sentía, ella le cortaba el aliento, con esa mirada, pero tenia miedo de que su amigo se enojara, pero ……las hormonas adolescentes de verdad estaban haciendo bien su trabajo con él.

Era ahora o nunca, Teddy acerco mas la cara hacia ella y rozo sus labios, Nym sintió que miles de estrellas estallaban en su cabeza al sentir la boca de Teddy sobre la suya, y sin saber muy bien que hacer, le devolvió el beso, instintivamente, jugaron tiernamente un instante con sus labios, y se separaron, Nym se volteo y abrazo con mas fuerza aun a su hermano, con una gran sonrisa en su cara se durmió. Teddy solo le coloco una mano en el hombro y pego su pecho contra la espalda de ella, ¡WOW! así que eso era un beso. Sus ojos brillaban como dos soles, y su corazón latía precipitadamente de la emoción, tardo un poco y también se durmió, dejando que Nym sintiera en su espalda, los latidos frenéticos de su corazón. Era el primer beso de ambos y aunque ellos no entendían muy bien lo que les sucedía, en el fondo de sus almas había nacido un gran amor, que algún día, lejano aun, cuando fuesen mas grandes, no seria mas una ilusión de niños y podría entonces ser explorado en todos sus mas íntimos aspectos. Pero por ahora solo eran Teddy y Nym, dos chicos saboreando las mieles del primer amor.

0o0

Gracias de nuevo por leer.

Por cierto, busque a Seth y bueno lo encontre, se que es algo mayor pero bueno, quien mas que Jared Leto (uff de veras lo adoro) excelente actor y vocalista de la banda 30 seconds to Mars. Asi que aqui tienen mi version de Seth.

Seth

Seth

5 comentarios

  1. excelente me muero por leer los capitulos finales estan de infarto mmmmmmmmm como me gustaria que se hiciese una pelicula. felicidades querida Jos


  2. GENIALLLLLLLLLLL… mas q genial esta super jos
    me encantooo muchisimooo y NYM y TEDDY los adoro!!!q bellos!!!😉 esperemos la continuacion!!!

    Saludos espero q ya este mejor besos!!


  3. Volvo😉


  4. Volvi😉


  5. eres una persona maravillosa te amamos un beso valia eres el mejor los amo valia paola de colombia nikita0435@gmail.com



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: