h1

Capitulo 49 El Lobo y su Dama

Este video es de la pelicula Underworld, otras de las influencias de este fic, es una excelente pelicula, y ofrese una imagen muy consona con la mia, de como deben ser realmente los hombres lobos y los vampiros. Aqui se los dejo.

Pansy se despertó, abrio los ojos lentamente, miro alrededor y suspiro abatida, de nuevo estaba en una cama, en alguna especie de Hospital. Era muy gracioso, siempre de alguna forma, cuando parecía que las cosas estaban en calma, todo terminaba otra vez estrepitosamente mal. Trato de incorporarse y se toco la gran herida que tenia desde el cuello hasta el hombro, cubierta con vendajes. Sentía mucho dolor, este iba en oleadas, sobre todo cuando movía el cuello, así que se concentro en mantener inmóvil aquella parte de su cuerpo. Su mente confusa entonces empezó a rememorar todo lo que había sucedido………. Bill…………..Theo…………….. Bill atacándola, su corazón se estrujo. Theodore tratando de matar a Bill, solo porque los había descubierto. Pansy se levanto de la cama, el frió suelo impacto sobre sus pies descalzos. Trato de buscar su varita y esta estaba en la mesita de noche, sus ropas estaban cuidadosamente dobladas sobre una silla, estaba en una habitación aislada y se imaginaba el porque, “las heridas del hombre lobo”. Demasiado miedo y demasiados mitos, en relación a ellas. No recordaba que Bill la hubiese mordido, solo le había hundido las garras en su cuello, cuando su escudo fallo. “Nunca jamás lo dejaran vivir en paz, después de esto”, Pansy suspiro apenada, su vida con Bill no iba a ser fácil, seria un proscrito del ministerio de magia. Solo tenia la esperanza de que Theo no hubiese revelado la identidad del hombre lobo que la ataco.

El escudo…………………………. Era imposible, este había parpadeado, fallando en el peor momento posible. Desde que había pisado Londres sentía raro el ambiente. Como si algo luchara por succionarle la energía, y lo mas extraño era que ella lo seguía sintiendo, en ese momento. Tenia que averiguar que era lo que la estaba afectando. Por otro lado, tenia que buscar a Bill y asegurarle que ella estaba viva y bien.

Pansy se vistió rápidamente, y salio al pasillo del hospital, era de madrugada, camino tratando de no hacer ruido, buscando un sitio solitario para desaparecerse y los vio………………………..Theo sentado en una silla, dormitando, a su lado Harry y Ron, también dormidos en los sofás de la sala de espera. Pansy dudo, por un lado tenia que buscar a Bill, y ver que había pasado con él, tenia que hablarle, tratar de tranquilizarlo, ella sabia que lo que había sucedido fue un terrible accidente y por el otro, tenia que arreglar las cosas con Theo, todavía era su esposa, y todavía lo quería. Así que Pansy, una vez más se decidió por Theodore Nott.

Camino despacio hacia ellos y luego, después de mirarlo un rato, le toco una mejilla con la punta de sus dedos, de manera tierna. “Te he hecho tanto daño que no se si algún día me lo pueda perdonar”. Theo, rápidamente le tomo la muñeca y se la apretó. Abrió los ojos y sus miradas se encontraron, la de Theo con profunda tristeza y dolor, Pansy con culpa.

-¿No deberías estar acostada?- gruño Theo sin soltarle la mano, ella ni se movió. Nott le ordeno fríamente- Ve a tu habitación.

-Debemos hablar- dijo ella sin perder el aplomo. Sabia quien era Theo Nott y lo que era capaz de hacer, pero no te temía- por favor Theo. Déjame explicarte.

-No- contesto Theo suavizando la voz y a la vez el agarre- No quiero escucharte, no quiero saber- la miro de nuevo, esta vez con preocupación- Lo siento mucho Pansy, no pensé que fuese a suceder algo así. Tú no eras la que debía morir.

Ella se soltó la muñeca con brusquedad y lo miro furiosa.

-¿Serias capaz de……………….- le grito Pansy a Theo, siendo interrumpidos por los dos hombres que debido al ruido se habían despertado

-Pans- entonces Harry despertó y la vio, como siempre, y se conmovió profundamente, una mujer perfecta, bella y terriblemente melancólica, el cabello negro cayendo sobre su espalda, vestida de oscuro, sus ojos azules brillantes, frente a frente a Theo, desafiándolo. Harry entendió la situación, se levanto del sofá, camino unos pasos y se detuvo al lado de ella, la tomo de un brazo, ella aparto la mirada de Theo y miro a Harry con desesperación, este le pregunto- ¿Estas bien?

-Honestamente, Harry- dijo ella con voz compungida- No.

Harry suspiro, otro error mas para su lista, al parecer Bill, Theo y Pansy se habían peleado. El motivo, era mas que evidente para él, Theo seguramente los había descubierto. Pero lo más perturbador era que Bill había atacado a Pansy, contra todo pronostico. O eso era lo que Theodore medio les había contado a ellos, en secreto. El personal de hospital no sabía la identidad del hombrelobo atacante. Urgía encontrar a Bill, antes que los Deathcrows lo hicieran, era muy peligroso que estuviese solo, de hecho en las cirscunstancias actuales, ninguno de ellos deberia hacerlo. Draco Malfoy era la excepción, con su espada era un hueso duro de roer, pero el resto de los elementos y la orden debían estar en grupos. De paso un hombrelobo desquiciado suelto por ahí, no era lo más deseable a esas alturas del juego. ¿Qué fue lo que diablos había pasado? Algo le decía a Harry que Bill no atacaría a Pansy sin una buena razón. Pero Nott no dijo mas nada, y la mirada que tenia no presagiaba algo bueno.

-Pansy- dijo Ron- Lamento tanto que Bill te haya hecho eso. Hay que encontrarlo antes de que dañe a otra persona.

Pansy miro con reproche a Nott, ¿Qué versión de los hechos le había dado Nott a los demás? Cuando vio a Theo sumamente incomodo lo entendió. Él no les había dicho que había penetrado en su mente, casi enloqueciéndolo y con intención de matarlo. Porque ella, que conocía todos los secretos de Theodore Nott y su poder, sabia que este había intentado hacer morir la mente de Bill. De nuevo sintió escalofríos, ella estaba tentando el destino, sin duda era la culpable de toda esa situación, había tenido que decidirse antes, y ahora lo tendría que arreglar todo, eso era seguro. Pero antes que nada, tenia que saber que rayos estaba pasando.

-Bueno – entonces Pansy se sentó frente a ellos, al parecer tendría que organizar una reunión improvisada, faltaba Draco, pero no tenía otra opción. Pansy era una mujer inteligente, a pesar de su poca confianza en si misma. Algo le decía que si no sacaba fortaleza en ese momento no lo haría nunca, así que se decidió a iniciar esa conversación. Si se iba a embarcar en esa búsqueda sola, tenia que saber que terreno estaba pisando y que demonios estaba sucediendo- hablemos, primero que todo ¿En donde esta Draco?

-Esta en España- dijo Harry sorprendido de la determinación en la voz de Pansy, ella nunca tomaba la iniciativa, así que era agradable que esta vez lo hiciese. Estaban cuatro de los elementos y tenían que tomar decisiones importantes – en una misión secreta.

-Potter tiene unas brillantes ideas con las misiones- dijo Nott dolido- Por ejemplo juntar a mi esposa con un hombrelobo, fue un derroche de inteligencia.

-Theo- dijo Pansy, eso era un problema de los tres, y no le gustaba que lo ventilasen a vox populi- este no es el momento ni el lugar.

-Tienes razón- le dijo Theodore por lo bajo. Ron miro interrogadoramente a Harry y él le mascullo. “Cállate y no menciones el tema”. Ron entendió perfectamente, Bill estaba con Pansy. Era así, si no lo fuera, Theo no estaría tan furioso.

-Alguien quiere explicarme porque siento la energía apagándose desde que llegamos a Londres- esa pregunta era vital para ella, su escudo era su mejor defensa, si este fallaba las consecuencias serian desastrosas. Theo la miro fijamente, muy alterado, así que eso había sido……………….la causa de que el escudo de ella fallase. Se maldijo así mismo, por haberla llevado a San Mungo, todavía estaban en Londres. El efecto de esa bomba en Pansy era impredecible.

-Al parecer estallo una especie de bomba en Londres, que le quita la energía a las cosas, supongo que eso te afecta a ti también, ya que eres una canalizadora de energía- le dijo Harry- al parecer el gobierno muggle sospecha de Alemania, sucedió ayer a las 5 pm de la tarde. Mientras tanto los Deathcrows atacaron mi casa, se llevaron a Hermione y casi matan a Ginny.

-Oh Dios- Pansy estaba muy impresionada con los hechos – ¿Cómo esta Ginny? ¿Que quieren con Hermione?

-Ginny esta viva de milagro- dijo Harry con rabia- Con Hermione teníamos previsto que se uniese al otro bando, para ayudar a cumplir la profecía, pero al parecer se nos adelantaron, nos tomaron completamente de sorpresa.

-¡Diablos! Todo esto esta realmente mal. Draco se va a poner furioso, ya sabes como es él. Buscara a Hermione hasta debajo de las piedras.- Pansy empezó dar vueltas por todos lados- Debo salir de Londres, cada vez me siento mas absorbida, es peligroso para mi salud permanecer mucho tiempo aquí. ¿Donde crees que esta Bill?- le pregunto directamente a Ron, quien se sorprendió, Theo dio un gruñido, mostrando su inconformidad

-En Shell Cottagge, su casa en Cornuallles, es el único sitio que se me ocurre. Debes tener cuidado, por lo que dijo Theo es un hombrelobo con todas las de la ley- dijo Ron.

-Claro que lo es, yo lo ayude en el proceso- confirmo Pansy con sarcasmo, Ron y Theo se miraron sorprendidos, no se esperaban una confirmación de ese tipo- debo hablar con él, tiene que estar muy confundido. De hecho, los tres tenemos que hablar Theo- Pansy miro de nuevo a Theo.

-Me parece bien que lo hagas, alguien debe ir por él- contesto Harry- pero pienso que antes deberías recuperarte, estas muy pálida.

-Nada de eso- dijo Pansy- tú y yo sabemos que Bill corre peligro. Hay que encontrarlo antes que los malditos Deathcrows.

-NO………….tú te quedas conmigo, estas herida, te sacare de Londres para que descanses, te llevare con la Sra. Weasley- exclamo Theodore Nott, levantándose de la silla y dando un pequeño paseo en la estancia. Ella se había portado como una perdida, pero seguía siendo su esposa, la amaba intensamente y estaba malherida, era obvio que no la iba a dejar sola, pero hablar con ella, eso no lo haría, jamás. Pansy callo un rato, en donde lo persiguió con la mirada. Harry y Ron se apartaron un poco, para darles algo de privacidad.

-No soy tu propiedad- dijo ella calmada, en voz baja para que solo ambos escuchasen. Se apretaban las manos, como siempre lo hacia cuando estaba ansiosa- ni un objeto decorativo. Soy una persona que siente y piensa. Yo te quiero Theo, a pesar de que mis actos te indiquen lo contrario. El problema es que ambos lo sentimos de distinta manera. Quiero hablar contigo y que me dejas aclararte el asunto. No puedes retenerme y lo sabes. Yo soy más poderosa que tú.

-Si, es cierto, mi poder es nada comparado con el tuyo. Y no hablo solamente de los elementos, Pansy. Pero yo no tengo nada que decir, ahora en este instante-dijo Theo- y ademas es muy obvio lo que vas a decirme y no quiero escucharlo. No estoy preparado y quizás nunca lo este. Pero, tampoco puedo permitir que salgas de aquí herida.

-Tú no puedes saber lo que voy a decirte Theo- le dijo ella, dándose por vencida. Intentar hablar con Theo en esas circunstancias iba a ser casi imposible, además de todo, ella estaba furiosa con él, había intentando matar a Bill, quizás darle un poco de tiempo, los calmaría a los tres- pero si así lo quieres, así será. Cuando desees hablar y aclarar las cosas conmigo, yo estaré dispuesta a hablarte. No puedo quedarme, tengo que buscar a Bill.

Pansy se fue caminando de la estancia, por un momento volteo a verlo, estaba muy triste, estaba segura que esa ruptura iba a ser algo que de alguna forma iba a lamentar toda su vida. Theo se quedo mirando, pensativo, viendo como su felicidad se le iba de las manos.

-¿Qué piensas hacer?- le dijo Ron a Theo, que veía que su amigo estaba pasando una situación bien difícil debido a su hermano.

-Tú haz lo que quieras, yo me voy al Londres muggle, a ver que puedo averiguar de esta maldita guerra- dijo Theo , luego miro a Harry – solo te voy a pedir un favor, Potter. Échale un ojo a Pansy por mi, se lió con el hombrelobo, y bueno si, quiero matar al muy maldito, pero no lo haré, conozco a Pansy, esta prendada de él y no le quiero hacer mas daño. Pero no me dan confianza los hombrelobos me entiendes. Y si le vuelve a tocar un solo cabello, lo mato, sea o no hermano de Ron.

Harry asintió y Ron no dijo nada, para no empezar una pelea, pero si Nott se metía con Bill, hasta allí iba a llegar su amistad. Luego entendió el coraje y el miedo que debía sentir Theo con respecto a Pansy y se relajo. Conocía bien a Bill, no sabia muy bien las causas que habían desencadenado que atacase a Pansy, pero el Bill que conocía, jamás dañaría a nadie a quien amase. Y por lo que Harry le había insinuado, Bill estaba enamorado de Pansy.

-¿Dónde te quedaras?- le grito preocupado Ron a Theo. Quería mucho a su hermano, pero Theodore era su compinche, su compañero de aventuras y de alguna forma, su consciencia.

-En casa de la malcriada ¿Dónde mas?- le dijo Theodore, encogiendo los hombros. La verdad era que no le apetecía ir a ningún sitio del mundo mágico, ni a casa de ninguno de sus amigos, no soportaría la miradas de lastima. Ya se estaba imaginando los comentarios “Pobre Theo, lo abandonaron, por un pulgoso hombrelobo”, su orgullo estaba lo suficientemente herido, así que el único lugar que se le ocurría, era la casa de Janie. Estaba seguro que ella lo recibiría, a lo mejor lo abofeteaba por descarado, pero de seguro le brindaría un techo donde dormir. Además había que seguir trabajando intentando descubrir que tanto se habían salido de control las cosas.

-Te veré en unos días allí, quiero ver a los chicos- le volvió a decir Ron.

-¿Y tú me vas a acompañar?- pregunto Theo con sarcasmo- Pensé que te ibas a quedar aquí haciendo el papel de héroe del mundo mágico junto con Potter- Harry lo escucho y soltó una risotada. “¡Si claro! El héroe que ni siquiera sabe defender bien su casa y a su mujer”

-Y perderme tus discusiones con Janie………….- contesto Ron risueño- jamás en la vida. Además Harry necesita que tú y yo sigamos lo nuestro con los muggles. Nos vemos en tres días, no mates a la pequeña Janie por favor.

-Bien- Theo esbozo una sonrisa, jamás lo diría en voz alta. Prefería que lo torturasen, con palillos debajo de las uñas. Pero…………….. ¡Diablos! Quería harto al maldito pelirrojo. Hacia tiempo que lo había aceptado, que Ron Weasley, ese hombre bravucón, alegre, despistado, impaciente y volátil, había desplazado a Draco Malfoy como su mejor amigo.

0o0

Expiación………………………………………………..

Pansy se apareció en Shell Cottage, el paisaje a su alrededor le pareció muy bonito e idílico, como la casa de Draco en Dover, el modesto hogar estaba sobre un acantilado. Camino tranquila por una senda que se dirigía directamente a la puerta de la casa. Cuando llego a ella pudo ver un buzón muggle, que decía Familia Weasley-Delacour. Pansy paso sus dedos por cada una de las letras. El porche de la casa estaba lleno de plantas, al parecer había un hechizo especial, con efecto invernadero para que estas se mantuviesen frescas. Estaban en pleno invierno, cerca del día de Navidad. Vio las sillas de mimbre con muchos cojines tejidos, todo muy delicado, muy femenino, muy francés. Sin duda Fleur Delacour había dejado su huella en cada rincón de su casa. Muy parecida a ella, que le encantaba decorar, pero que no había tenido tiempo de arreglar la casa que Theodore le había comprado en Noruega, la que iba a ser su hogar, antes de que la maldita guerra se interpusiese y el destino la llevase a ella a enamorarse de otro hombre.

Theodore………………….suspiro Pansy. Era muy difícil hablar con él, explicarle que lo seguía queriendo, pero que amaba también a otro hombre. Era evidente que no podía quedarse con los dos. Era imposible. Pero si le habrían permitido escoger, sin duda hubiese preferido estar con ambos, a pesar de que la tildasen de puta. Amaba a Bill Weasley pero no quería romperle el corazón a Nott, era así de simple.

Se dio cuenta que la puerta de la entrada estaba entreabierta, el interior de la casa, lucia tan coqueto como el exterior, muebles de telas floreadas, pequeños detalles en todos lados, objetos de vidrio y porcelana. Muchas fotografías, estaban dispersas por toda la sala, en ellas aparecían Bill y Fleur, una de ellas le llamo la atención. Bill estaba con una Fleur con un embarazo muy avanzado. Una punzada recorrió el estomago de Pansy, ella y su tonta obseccion por las fotografias del pasado de los demas. Bill se agachaba en esa foto, y tomaba con sus manos el abdomen de Fleur y empezaba a hablarle a la barriga, ella reía feliz y acariciaba el cabello de Bill. Pansy tomo la foto con manos temblorosas, se sentó en la primera silla que encontró. Las lágrimas salieron de sus ojos. Allí estaban dos jóvenes enamorados, felices, esperando el fruto de su amor, formando una familia, cosas demasiado normales para la mayoría de los seres humanos.

Y allí estaba ella, siempre pisando el borde entre lo sublime y lo ridiculo, coqueteando con lo excepcional y la locura desde que tenía uso de razon, habia nacido en una familia de completos desquiciados. Ella era el elemento plasma, una bruja poderosa mas allá de la imaginación, una Slytherin, con todo lo que significa pertenecer a la Casa renegada, poseer astucia, hambre de poder, inmoralidad, crueldad pero también a su manera una gran capacidad de supervivencia, tal como ella. Exmortifaga, casada con otro poderoso, un mago con un poder mental excepcional, todavía en su gran parte sin explorar, hecho que los separaba mas aun de lo que los unía. Seca como el pasto en verano, jamás en su vida ni siquiera había tenido una sospecha de embarazo, ni nadie nunca tuvo intenciones de dejarla en tal estado. “Pansy Parkinson es la chica que quieres llevarte a la cama y hacerle el amor como un loco, pero no es la madre que imaginas para tus hijos, ella es tan perfecta, tan sofisticada, tan bella, que sin duda perdería todo su encanto, preparando biberones” ese comentario, lo había hecho Draco Malfoy, su prometido en esos años de adolescencia, al propio Theodore, que le dio toda la razón, por supuesto ninguno de los dos sabia que ella había escuchado y ambos eran un par de idiotas en ese entonces. En la actualidad, los tres habían cambiado mucho, pero después de mucho tiempo, a veces se seguía preguntando si ellos pensaban dentro de si, que ella todavía seguía siendo una muñeca de Porcelana.

Mientras el resto de la gente vivía su vida como podía, formando familias. Ella, que tenia detrás a dos hombres que la deseaban tanto hasta el punto de intentar matarse por ella, estaba sola, terriblemente sola, apartada del resto. Al parecer, la soledad seria su condena toda la vida, la había experimentado desde su más tierna edad, huérfana de madre, huérfana de abuela y sometida a los designios del despreciable ser que era su padre, quien padecia una terrible enfermedad mental, de la cual nadie comentaba porque nadaba en dinero y que solo la veía como un objeto bonito para vender al mejor postor entre sus amigos mortifagos. Y el ganador había sido Lucius Malfoy, comprometiendola con su único hijo, no sin antes probar él mismo la mercancía. Robert Parkinson, el financista del Lord Oscuro, como buena serpiente siempre había evadido la justicia, desapareció a todo lo que lo implico con los mortifagos, silencio con dinero a todo el ministerio de magia y logro quedar impune . Se caso de nuevo con una Rosier que estaba tan podrida como él y al parecer ambos vivian derrochando el dinero. Pansy fue borrada del árbol genealógico de su familia por haber dejado a Draco plantado en el altar, su padre no quiso escuchar razones. Simplemente fue como si nunca hubiese existido. Alexandra Parkinson, era menos que nadie, era nada.

Pansy tardo un rato en calmarse, se limpio las lagrimas con una mano y dejo la foto sobre la mesa, últimamente se la mantenía llorando, estaba harta de tanta tristeza. Se levanto y siguió caminando, la casa al parecer tenía un buen tiempo sin ser habitada, quizás algunas semanas, estaba un poco descuidada. Curioseo un rato por la cocina, abrió los armarios y saco las cosas necesarias para hacerse un té. No tenía mucha hambre así que con eso bastaría de desayuno. Después de un rato, se sintió un poco mareada y se quedo dormida apoyando la cabeza sobre la mesa.

Unas horas después una corriente de aire proveniente del exterior, la despertó. Las cortinas de las ventanas, adquirían formas siniestras con el viento, ella se levanto sobresaltada y miro hacia la puerta de la cocina. Un gran lobo gris, con ojos oscuros, estaba allí, observándola, le gruño por lo bajo. Pansy lo miro y enseguida lo reconoció. Era Bill

No corto contacto visual con el lobo, instintivamente tomo su varita, pero no apunto. El lobo seguía gruñéndole, de pronto arqueo el lomo y erizo todos sus cabellos. Estaba alerta. Olfateo un poco el aire, Pansy rogó porque la reconociese.

-Bill- dijo ella suavemente, sin percatarse hizo un movimiento brusco y el lobo se adelanto unos pasos mostrándole los dientes, ella se quedo estática en el mismo sitio- Bill, soy yo, Pansy, estoy bien.

Pansy sentía el nerviosismo del animal y el suyo propio. ¡Diablos Theo! ¿Que fue lo que le hiciste a Bill?.

-Quiero hablar contigo Bill- le dijo Pansy con voz vacilante- necesito que seas humano para que hablemos.

El lobo la miro, ella creyó ver algo de tristeza en esos profundos ojos castaños, el lobo gris simplemente se giro sobre si mismo y se marcho, saliendo de la casa.

Pansy enseguida supo lo que tenia que hacer, debía seguirlo. Si Bill no lograba o no quería transformarse en humano, una buena razón tendría sin duda.

Salio de la casa, hacia mucho frió, pequeños copos de nieve caían a su alrededor. Se metió ambas manos en el bolsillo y siguió las huellas del lobo, internándose en un denso bosque.

El cielo estaba gris, la día había comenzado triste y oscuro en una fría mañana invernal. Pansy caminaba mirando alrededor, fijando en su mente el bucólico bosque, que exhibía sus troncos desnudos. El paisaje era de alguna manera monótono y desesperante como si quisiera decirle que se diese por vencida, que era inútil tratar de cambiar su vida, que no tenia ningún sentido tratar de buscar lo que no deseaba ser encontrado. A pesar de que era bastante fácil perder el sentido de orientación en ese lugar, después de unas horas ya se había acercado bastante al lobo, lo percibia cerca de ella.

Se sentía cansada, y no estaba completamente recuperada del todo de su herida. Logro encontrar un refugio en un tronco ahuecado. Apoyo su cabeza en el interior y se quedo dormida, tiritando de frió y de fiebre. La herida en su cuello estaba cicatrizando, gracias a una poción que le habían dado en San Mungo, pero tardaría en sanar y lo sabía. Era una insensatez que ella estuviese allí, en medio del invierno, sola en un bosque, herida y débil. Pero tenia que convencer a Bill de que no había sido su culpa. Ese era su objetivo y lo lograría. Su largo cabello cayo sobre su cara y Pansy durmió unas horas. El gran lobo gris se acerco y se sentó frente a Pansy, vigilándola de cualquier peligro que se cerniese sobre ella. Después de un rato, el animal sintió un olor familiar, y se alerto, parando sus orejas. Salio despedido al interior del bosque, para buscar eso que tanto había llamado su atención.

La noche llego y Pansy despertó, la luna llena brillaba en el horizonte, de pronto le pareció oír un aullido y luego otros a modo de respuesta. “Mas lobos, ¡no!” Y ella estaba tan débil, salio como pudo del interior del tronco, todo estaba oscuro, pero aun así divisaba la forma de los árboles. Se dispuso a continuar persiguiendo al Bill lobo.

Lumus- agito su varita y la punta de esta se encendió. Camino buscando las huellas de Bill y se confundió, habían muchas otras huellas sobre el terreno. Retrocedió unos pasos y un gruñido detuvo su marcha. Se volteo y lo vio, el lobo gris, que aúllo sonoramente, se acerco a ella, Pansy dejo que lo hiciese pero se quedo muy quieta, el lobo gris le mordio la manga de su camisa, jalandola por una direccion determinada. El lobo la solto y se dio la vuelta.

-Bill- dijo Pansy, no entendia que estaba queriendo decirle Bill. Viendo que el lobo se alejaba, le grito- esta bien si no quieres hablar ahora, esperare en tu casa. El tiempo que sea necesario. No me iré.

Pansy entonces camino tratando de orientarse, el ambiente se hizo más opresivo. En algún momento se admitió que se había perdido. Escucho un aullido y se le erizaron los vellos del cuerpo. Oyo una respiración pesada tras de ella, se volteaba esporádicamente mientras caminaba cautelosa, pero no veía nada. Su piel estaba erizada, sus ojos bailaban de un lado a otro tratando de identificar la fuente del ruido, porque tenia todas sus alarmas interiores, gritándole PELIGRO, de pronto escucho el crujir de una rama siendo aplastada por algo. Pansy supo que no estaba sola, se giro lentamente y entonces lo vio, un par de ojos amarillos brillando en la oscuridad. Pansy sintió un escalofrió, sabia quien era el dueño de esos ojos, claro que lo sabia. Su padre la asustaba cuando era niña, con ese personaje, pero en la vida real era peor que cualquier villano de cuentos infantiles.

-Parkinson- dijo Fenrir Grayback, saliendo a un claro del bosque. La luz de la luna llena incidió sobre él, era un hombre alto, corpulento, velludo, lucia una barba mal recortada, la boca la tenia contorsionada en una mueca que simulaba una sonrisa de satisfacción, poseía manos que parecían garras con las uñas sucias y amarillas, estaba vestido con ropas viejas y roídas- siempre es bueno conseguirse a los viejos conocidos, particularmente si son unos malditos traidores. Por supuesto, tu padre evito que cayeses en Azkaban. Y nosotros los pobres híbridos pagamos por los ricos como tú.

-Yo nunca mate a nadie- dijo Pansy, tratando de superar el terror que tenia. Jamás le había gustado Fenrir Grayback, solo lo había soportado por estar en el mismo bando-¿Qué diablos haces aquí?

-Lo mismo que tú- dijo Fenrir con voz ronca, casi gruñendo- los otros lobos me dijeron que había uno como yo en el bosque. Y que una humana lo seguía. Así que me imagine que se trataba de William Weasley y de su imprimación. Me sorprendió que fueses tú. Slytherin y Gryffindor juntos, una invitación a la desgracia, como siempre. Pequeña, ambos queremos lo mismo, encontrarlo, claro, por motivos muy diferentes. Tú serás el cebo.

Fenrir entonces termino de convertirse y Pansy lo vio en su esplendor. El gran hombre lobo levantado en sus cuartos traseros. Con grandes colmillos que sobresalían de sus fauces. Y el ansia de matar brillando en sus ojos.

-Oh Dios- fue lo único que dijo Pansy. Fenrir no era como Bill, Fenrir Grayback era un asesino despiadado. Lanzo un débil rayo eléctrico que lo único que logro fue chamuscar el pelo de Fenrir , lo cual lo enfureció aun mas. Así que Pansy hizo lo mas lógico, correr por su vida.,

Corrió como una desesperaba, logrando esquivar los árboles casi por suerte, de vez en cuando lanzaba hechizos con su varita, pero Fenrir era demasiado rápido y los evadía ¡Piensa Pansy! PIENSA. Estaba débil y por eso sus poderes no funcionaban bien. Lanzo otro despliegue energético con su mano, pero este fallo. Necesitaba ayuda urgentemente, sola no podría lograrlo. Fenrir salto entre las ramas más altas de los árboles y logro interceptarla colocándose frente a ella, Pansy se detuvo antes de caer a sus garras y lo apunto con la varita. Estaba respirando agitadamente, su corazón se iba a salir de su pecho. Fenrir le volvió a enseñar los dientes y su risa macabra de pronto lleno el ambiente, saco una varita y le apunto también. Pansy lo miro con asco, iba a pelear hasta lo ultimo, si iba a morir, lo haría luchando con las uñas. Grayback le lanzo un experliamus y ella quedo desarmada totalmente. El hombrelobo habia sido un buen mortifago y ahora era un Deathcrow, Pansy con sus poderes fallando, estaba indefensa. Fenrir lanzo tambien su varita al suelo, la iba a matar a su manera, sin magia y con extrema crueldad.

De pronto, un gruñido potente, se escucho en medio de la noche, otro hombrelobo se sumaba a la lucha. Pansy por un momento sonrió, era Bill, ya no como lobo, sino con la forma de la bestia apocalíptica que dormía en su interior.

-Bill Weasley- dijo Fenrir, riéndose cruelmente. Allí lo tenía, el muy tonto había caído redondo en su trampa. Tenia semanas merodeando su casa y el muy imbecil no aparecía hasta ahora- te olía pero no podía ubicarte. Eres escurridizo. Me enviaron a hacerte nuevamente la oferta. Únete a nosotros los Deathcrows o mueres. No hay elección.

-No- contesto Bill con voz gutural. Apenas podía conservar su consciencia humana en esa alma animal. Olio a Pansy, su miedo y su adrenalina recorriendo las venas, ella era su hembra, la iba a defender. El otro licántropo le estaba insinuando algo que su mente animal no entendía muy bien, pero la humana después de un rato comprendió. Lo quería a él para el ejército enemigo.

-Muchacho estupido- escupió Fenrir Grayback- pero si eso quieres. Te matare. No soporto la idea de no mantener mi exclusividad gracias a ti.

Bill se alzo en todo su tamaño, intimidante, feroz, salvaje, dispuesto a atacar, Grayback también. Y los dos animales, se echaron uno sobre otro, de manera despiadada, dándose zarpazos y mordiscos, en la confusión Pansy logro apartarse y observaba la pelea pegada al tronco de un árbol. Escuchaba los aullidos y mordiscos. Fenrir estaba sobre Bill, le sujetaba un brazo, logro morderlo. Pansy solo escucho el aullido de dolor.

-Maldito infeliz- dijo Fenrir, pero entonces Bill se levanto, y le dio un golpe en la cara, haciendo que se tambalease, Fenrir retrocedió, y abrió sus fauces enseñando todos sus dientes Bill hizo lo mismo, el sonido de los gruñidos bestiales de los lobos resono por todo el bosque- me daré un festín con ella y contigo.

De nuevo se atacaron, ambos lobos sangraban profusamente, daban vueltas como una masa informe, sobre todo el terreno. Dos seres míticos buscaban aniquilarse mutuamente en el mas sangriento enfrentamiento. Pansy entonces, tomo su varita del piso, la esgrimio con fuerza, sin duda ambos pelearían hasta matarse y ella no iba a correr el riesgo con Bill. Sus ojos intentaban de identificar quien era quien, combatían demasiado rápido, de pronto Fenrir le dio la espalada y ella vio la oportunidad.

Avada Kedravra– grito y lanzo con todas sus fuerzas la maldición imperdonable. Era la primera vez que lo hacia en su vida, había jurado no hacerlo nunca . Pero se trataba de Bill. Y por él, ella rompería cualquier juramento.

El rayo verde impacto sobre la espalda de Fenrir, este quedo rígido y se desplomo pesadamente en el piso. Bill entonces lo remato, hundiendo los dientes en su cuerpo, fracturando todos sus huesos y desmembrándolo. Pansy desvió la mirada, no quería ver a Bill cometiendo tal atrocidad. Cuando todo hubo terminado. Bill se adelanto, y se coloco frente a ella, con aspecto feroz y amenazante.

-Necesito que seas humano de nuevo- le dijo Pansy secamente, todavía tomando su varita en la mano, dispuesta a defenderse de él si fuese necesario, y tratar de hacerle el menor daño posible.

Entonces el alma de Bill respondió y se transformo, cayo de rodillas respirando pesadamente, lleno de heridas y arañazos. Ella intento acercarse.

-Quédate quieta Pansy- dijo Bill con su voz gutural, la miro de nuevo y sus ojos seguían amarillos- Ve a la casa, retrocede despacio. El maldito animal quiere despertarse otra vez. Vete. Corre.

Pansy retrocedió sin dejar de mirar a Bill, cuando estuvo una distancia prudencial, con las pocas fueras que tenia, corrió durante algunos minutos, hasta que llego a la casa, fue hacia la cocina y se sentó, respirando agitadamente. Luego de unos minutos, se levanto de la silla y camino de un lado a otro, con una mano apoyada en la cintura y otra comiéndose las uñas.

Lo vio entrar a la estancia. Con las ropas raídas, sucio, herido, lleno de sangre, el cabello rojo largo desordenado, y los ojos amarillos. Inspiraba ferocidad por los cuatro costados, llevaba un animal muerto en sus manos, una liebre. La miro un instante y fue directo al lavaplatos, tomo un cuchillo y se dispuso a despellejar el animal.

-Supongo que estas hambrienta- dijo Bill con voz ronca, sin embargo Pansy noto que estaba furioso, tratando de controlarse. Tomo un plato y se le coloco en la mesa, contenía una masa sanguinolenta.

-Cómelo crudo, es el hígado, te dará fuerzas- le dijo Bill sin mirarla- luces como si estuvieses a punto de desfallecerte del hambre.

-Es cierto- dijo ella imprimiéndole seguridad a sus palabras- la ultima vez que comí fue hace 24 horas.

-¿Porque diablos no estas en un hospital?- le dijo Bill volteando disimuladamente para verla, el vendaje de su cuello había caído y ella tenia expuesta su herida, él sintió retorcerse el corazón de dolor, lagrimas de impotencia acudieron a sus ojos, así que se giro nuevamente para que ella no lo viese- Eres una inconciente, esa herida se ve mal. Te llevare a San Mungo.

-Estoy bien, se ve fea pero no es para tanto. Bill, no fue tu culpa- dijo ella en un susurro- Me heriste accidentalmente. Nott te trato de manipular y te descontrolaste.

-Nott quiso matarme, que es muy diferente- dijo Bill con rabia- Pero lo cierto es que es peligroso que permanezcas conmigo. Lo siento, Pansy, no voy a permitir que te pongas en peligro. Venir hasta aqui ha sido un error

-Bill Wealsey- contesto Pansy molesta, todo el mundo decidía en su vida menos ella- Yo me voy a quedar contigo. Esta decidido y no puedes hacer nada al respecto.

-Vuelve con Nott y olvídate de mí- estas palabras salieron de la boca de Bill como un disparo.

-No- contesto ella. Pansy era la que evitaba las encrucijadas, tomar decisiones le costaba demasiado, pero cuando al fin lo hacia, era tenaz hasta la muerte

Bill se volteo con su rostro transfigurado de rabia, sus ojos todavía lucían amarillos, se fue hacia ella, con furia, con molestia. Se coloco frente a ella, Pansy lo miro directamente a los ojos, estaba mareada, todo el olor a sangre, el propio olor de Bill, almizclero, masculino, tenia embotados sus sentidos. La furia de Bill se mezclo con el deseo infinito que tenia por ella, la imprimación nublo su cerebro, pero fue Pansy la que sintió el efecto de esta en su cuerpo y en su mente.

-He dicho que …………………- Bill no pudo terminar la frase, ella simplemente se le echo encima, tomo su cara con sus manos y lo beso, intensamente, reclamando todo de lo que se sabia dueña y señora.

Bill le correspondió con el mismo fuego. Le tomo la cintura fuertemente y la apretó contra él. No era un beso tierno, era un beso voraz, animal, apasionado. La lengua de Pansy invadía la boca de Bill, casi asfixiándolo. Él la pego a su cuerpo, tratando con ese abrazo ganar esa partida. Ella cedió un poco y entonces Bill ataco, explorando la boca de ella, hasta el último rincón. Pansy deposito sus manos en los hombros de él. Bill le beso el cuello, se lo mordió, sacándole un pequeño suspiro a ella.

No hay nada que desate mayor pasión que la certeza de estar entregándose a un amor prohibido e imposible. Bill en un instante de lucidez se dio cuenta de que ambos estaban perdidos, no habría vuelta atrás, nunca más. Pero su corazón estaba eufórico, ella era todo lo que había esperado en su vida, sin saber exactamente que era. Sus manos frenéticas se movieron en su espalda, tratando de sacarle la ropa. Se separo un poco de ella, pero Pansy lo seguía besando, en los labios, la nariz, la barbilla, por ratos le mordía el cuello, mientras le terminaba de desgarrar la ropa. Pansy Parkinson estaba sacando a flote toda la ansiedad y deseo que tenia meses guardados, y que salían sin que ella pudiese ejercer ningún control. Sentía el peso de sus instintos de mujer, de su propio deseo y de la imprimación de Bill, que con ese olor la estaba volviendo literalmente loca.

Bill desconecto la mente de su cuerpo, la cargo a horcajadas sobre él, tratando de llevarla a su habitación, pero todo fue en vano, la deseaba tanto, que a mitad de las escaleras cayo con ella debajo. Le rompió a jirones la blusa, le saco bruscamente los pantalones, dejándola en ropa interior, le bajo los panties con los dientes, rompió en sujetador con las manos. Entonces tuvo su cuerpo desnudo debajo de él. Ella lucia hermosa, con su cabello negro desperdigado en los escalones, sus ojos cerrados, luciendo una sonrisa enigmática, unos pechos firmes, con esos pequeños pezones rozados apuntando al cielo, su vientre plano y su hemisferio sur abierto para él. Sintió su piel ardiendo cuando toco la de ella, era un contacto tan exquisito que se sintió morir. Bill recorrió con su lengua todo el cuerpo de ella, mordió sus senos, chupo sus pezones y se amamanto de ellos. Pansy arqueaba su cuerpo de placer. Bill mordió su cintura, con fuerza y le arranco un gemido que al escucharlo, solo termino de enardecerlo más aun. Se termino de deshacer de su ropa y quedo desnudo sobre ella, la tomo de las caderas y la pego a él.

Se situó entre sus piernas, la beso con desesperación, le mordió los labios hasta sacarle sangre. Y se hundió en ella, violentamente, embistiéndola como el perfecto animal que era, sin delicadeza. Pansy abrió la boca sorprendida tratando de gritar, jamás la habían tomado con esa furia, con ese deseo desatado. Abrió los ojos para encontrarse los ojos amarillos de Bill mirándola, penetrantemente. Ella sintió una necesidad apremiante de besarlo y lo hizo, mientras tanto se movió tan frenéticamente como él.

Le gustaba, ¡Demonios!, claro, que le gustaba, que él golpeara su interior, como si quisiera matarla en cada movimiento, y casi lo logro, porque ella creía que iba a desmayarse, cada vez que él invadía su territorio. A Pansy no le importaba ya nada, ni estar haciéndolo en el lugar mas incomodo posible, en una escalera, ni que Bill estuviese totalmente descontrolado, sin haber logrado apartar completamente al hombre lobo, su cerebro estaba completamente en off. Bill le sostenía sus piernas por debajo de las rodillas, a ambos lados de su cuerpo, ella se incorporo un poco y con ambas manos, le apretó sus nalgas, incitándolo a que se hundiese aun más en ella. Y funciono, Bill entendió perfectamente el mensaje, y la embistió hasta el fondo, con toda la fuerza de la que era capaz. En ningún momento dejaron de besarse o de morderse, ella gemía y gritaba sin control, él le gruñía. Ambos cuerpos estaban llenos de sudor y saliva.

En algún momento, él paro, se separo de ella y la volteo boca abajo con brusquedad. Pansy apoyo sus rodillas en un escalón y sus manos en otro, solo sintió la lengua de Bill recorriendo su espalda, luego mordiéndole los flancos de su torso. Bill la tomo de las caderas y la empujo contra las de él. Ella sintió, que la penetraba brutalmente, con rapidez, de nuevo reanudando el ritmo candensioso de sus embestidas. Bill le tomo sus pechos con una mano y los acaricio, alternativamente, pellizcando sus pezones, la otra mano la coloco en la pared tratando de conservar el equilibrio. Ella movió sus caderas contra las de él, tratando de estrechar la unión. Sintió los labios de Bill cerrarse sobre el lóbulo de su oreja, lamiéndolo y mordiéndolo. Esa posición, hacia que ella disfrutase más, ya que todo roce o contacto, lo sentía más intensamente. Pansy cerró los ojos extasiada con la boca abierta, intentando respirar, era demasiado placentero e intenso, sentirlo así dentro de ella, hundiéndose desde atrás, moviéndose de esa forma, golpeando sus caderas contra las suyas. Bill bajo la mano, acariciando con sus dedos el vientre de Pansy y la dirigió hacia los labios inferiores de ella, rozándole con un dedo, aquel punto tan sensitivo, que hizo que Pansy prácticamente llegase, ella se sobrecogió toda por la sensación eléctrica que recorrió su cuerpo ante ese toque. Pero Bill ni se inmuto, siguió justo allí, acariciándola.

Continuaron así un largo rato, hasta que ella rendida, sintió que el orgasmo llegaba inevitable a su cuerpo, devastador. Y él termino con ella, al mismo tiempo, con los mismos terribles espasmos enloquecedores. Bill jadeaba como un poseso, la giro boca arriba y apoyo su cabeza en el abdomen de ella, sentía el corazón de Pansy latir desbocado. No se dijeron absolutamente nada, los dos estaban demasiado impactados por lo que había sucedido. No habían hecho el amor, tampoco habían tenido sexo, literalmente se habían apareado, como dos animales en celo.

Ellos eran muy controlados, habían estado juntos, engañando sus sentimientos, evitando a toda costa, llegar mas allá, hasta tener resuelta su situación, hasta aclarar las cosas. Pero ambos habían fallado estrepitosamente, era imposible. El instinto animal prevalecía en su relación. Bill tenia la imprimación, pero ella lo sentía y no lo podía resistir, era demasiado intenso ese deseo.

Luego de unas horas, Bill la llevo a su cama, a esa que había compartido con Fleur y que ahora tenia nueva dueña. La acostó suavemente, ella dormía y en algún momento sonrió en sueños, con satisfacción, Bill se coloco a su lado, ella estaba de medio lado en el colchón, él recorrió con sus ojos su cuerpo delgado, sus dedos acariciaron la espalda de ella, rozando esa piel suave y caliente, con la punta del dedo, trazo un camino hacia uno de sus pechos, se detuvo allí un rato, observando fascinado como sus pezones se erizaban, no pudo evitar acercar su rostro y tocarlos con la punta de la lengua, luego bajo con sus labios por todo el vientre hasta besar ese lugar que tanto le gustaba, la sintió estremecerse y dar un pequeño gemido. Luego viajo con sus manos hasta su trasero y se lo apretó pegándola a él. Le abrió las piernas y se dedico a recorrer con su lengua, las partes privadas de ella, Pansy no abrió los ojos, pero gimió todo el tiempo y balanceo las caderas suavemente, pronto Bill sintió que ella temblaba, de nuevo inmersa en un orgasmo, pero mantenía los ojos cerrados. Saco su cara del hemisferio sur de ella, si estaba dormida no valdría la pena continuar con el asunto y la abrazo con fuerza. Pansy busco acomodo en su pecho, y enredo sus piernas con las de él.

-Estas despierta- dijo Bill con voz ronca después de un rato, ella ahora sonreía abiertamente

-No puedo dormir, tu olor- dijo ella- y tu lengua me tienen completamente alterada.

-Uhm-dijo Bill de nuevo buscando sus labios, esta vez un poco mas tierno, pero sin apartar del todo su hosquedad y cautela

-Bill- dijo ella, tratando de hablar mientras él la besaba.

-¿Qué?- pregunto Bill, quien la miraba intensamente, detallándola, dejando que sus manos se extraviasen en el cuerpo de ella. Estaba embrujado por Pansy, sentía que no podía separar sus manos de su cuerpo, que la finalidad de su vida era acariciarla hasta hacerla gritar de placer.

-Me voy a quedar contigo Bill-dijo ella clavando sus ojos azules en los amarillos de él. La personalidad de Bill había cambiado, estaba muy hosco, más que de costumbre, como un animal asustado. Pero ¿De que? ¿Nott que diablos le hiciste a Bill?

-Tengo una lucha en mi cabeza- dijo él, deteniendo sus caricias, su voz sonó molesta- desde que Nott me hizo lo que me hizo, no puedo ejercer mucho control sobre mi instinto, lo mejor para ti seria que te fueses. Pero al mismo tiempo, no puedo, me vuelves loco, de una manera tal, que si no te tengo cerca, todo me deja de importar. Despertaste al lobo, Pansy, te entregaste a él sin ninguna reserva, eres mi hembra, mi mujer, mi imprimación. El lobo te protegerá de cualquier cosa, será tu guardián pero también te desea de manera incontrolable. Escúchalo bien, si regresas con él, el lobo es capaz de matarlo y a ti también.

-Me interesa un cuerno quien domine tu mente- le contesto Pansy, acariciándole la mejilla, Bill giro la cabeza y deposito un beso en la palma de su mano, ahora lo entendía todo. Bill estaba asustado por ella, pero eso era una tontería, estaba enamorada de él como una imbecil. No iba a abandonarlo, jamás, no podía hacerlo, asi que no habia peligro. Ya ella se encargaria de arreglar todo con Nott, lo único que tenia sentido en su vida era Bill, nada mas- lobo o no. Permaneceré contigo. Para siempre.

Bill se levanto de la cama, estuvo un rato parado frente a la ventana, midiendo las consecuencias de todo lo que se avecinaba. Él mismo sentía que convivían dos seres en su interior, uno de ellos el ser humano noble y el otro, el hombrelobo sin control. Pero ambos estaban enamorados de la misma mujer, sin remedio. Hacerla suya había sido algo fuera de serie, no recordaba haber estado así con alguien, el sexo adquiría una nueva dimensión con ella, porque lejos de asustarse por el animal dentro de él, Pansy lo único que hacia era provocarlo mas y mas con sus caricias. Cada centímetro de la piel de ella, era el paraíso para él y cada beso su perdición. Demasiado intenso, demasiado brutal, demasiado desesperado el amor que sentía por ella. Era un hecho, Pansy, desataba su lado más salvaje. Y eso era caminar en la cuerda floja.

Ella se incorporo y lo admiro, ese cuerpo desnudo, delgado, fibroso, cubierto de cicatrices y tatuajes, que le gustaba tanto y que la hacia retorcerse de placer. Pansy cubrió su torso desnudo con una sabana, estaba débil, la herida palpitaba de dolor en su cuello, pero al mismo tiempo sentía anhelo, deseo, ganas de repetir aquello que la había dejado con ansias de mucho mas. Ella, acostumbrada a hacer el amor de manera tierna, suave y romántica, descubría que de algún modo, hacerlo de aquel modo desenfrenado con Bill, la volvía literalmente loca de lujuria.

-Bill, ven conmigo- murmuro Pansy, con sus ojos azules brillando. Bill estaba imprimado, pero la que sentía ese deseo sin sentido, que la dejaba sin aire, era ella.

Él regreso a ella, lento, como un animal asechando se subió a la cama, gateo hacia Pansy, ella se le acerco, entonces Bill con su lengua, lamió todo su cuello hasta su boca. Ella lo beso de nuevo, intensa y apasionadamente.

-¿Estas segura?- le pregunto Bill antes de echarse sobre ella, apartando las sabanas que la cubrían, para de nuevo sentir el calor de su cuerpo contra el suyo- No tengo ganas de ser amable.

Pansy no contesto, temblaba de excitación, solo enredo sus manos en los cabellos de él y busco su boca, perdiéndose de nuevo en sus labios.

0o0

Les gusto ¿no? a mi tambien me gusto escribirlo.

POR FIN

JE JE JE JE

En fin, este lemmon lo dedico a todos los que creyeron en la pareja Bill-Pansy, realmente algunos se sorprenderan de como sucedieron las cosas y sobre todo de la actitud y cambio de personalidad de Bill. Aclaremos algo, Bill sigue siendo en el fondo nuestro noble, amable, caballeroso, responsable Bill, pero…recuerden que yo escribi al principio muchas cosas sobre la personalidad de Bill e hice enfasis que Bill era muy reservado, temperamental y que NO era un pusilanime como Lupin en cuanto al asunto lobuno. Lo cual quiere decir simplemente, que Bill tiene mejor disposicion para hombre lobo que Remus. Y el animal que lleva adentro acentua su lado oscuro. Por lo cual, digamos que por eso, fue tan poco delicado con nuestra Pansy, pero bueno…al parecer a ella le encanto asi, salvaje, brutal, sin contemplacion. JE JE JE JE. Lo cual no quiere decir… no se, pero a mi me parecio que todo fue bastante romantico ¿Y a ustedes?

9 comentarios

  1. NOS VEMOS EL SABADO QUE VIENE YA SABEN POCO TIEMPO………………..


  2. por finnnnnnnnn
    amiga q historia demaciado buena los adoro bill y pansy me arrancan mas de un suspiroo!!!

    saludos!!! x cierto todavia estoy q me muero x el orden de las cosas!! esa escena es lo mas intenso q e leido en mi vida!!!


  3. ESTOY ENCANTADA DESDE PRINCIPIO A FIN!!! DIOS COMO ME VOY A AGUANTAR HASTA EL SABADO!


  4. MAXIMA DE FIONA: EL CONTROL TARE MAS DESCONTROL………..JAJAJJAJAJA
    ME ENCANTAN ESTOS DOS ERA HORA!
    TOY TOMANDO CHAMPAGNE PORQUE MURIO GREY BACK !CUANDO SE MUERA LA BESTIA TOMO UNA BODEGA
    P.D QUIERO ESA ESCALERA BILL ME LA VENDE?
    JAJAJJA
    DESDE EL PANTANO AULLIDOS!!!!!!!!
    FIONA
    BUENA SEMANA


  5. Doggy style por fin. Ya me parecia raro, por que esa es la mejor de todas. Igual estuvo bien pero solo de vez en cuando, a las mujeres les gusta pero no demasiado. ¡que no seas tan bruto! ¡no me apretes que los moretones! ¡Eso me va a dejar marcas en el cuello! ¡no me tires el pelo! , y un gigantesco ETC


  6. y esa pelea entre lobos me recordo a Hombre Lobo, protagonizada por Jack nicolson.


  7. Bueno Arcturus, estoy de acuerdo esa es la mejor posicion, por lo menos esa es la que a mi mas me gusta particularmente, je je je je. En fin digamos que si la cosa era sexo animal, pues habia que ponerlos asi…………je je je je je. Me dare un descanso de lemmons por un tiempo. Todavia tengo algunas ideillas por ahi, pero en realidad el sexo desatado esta en el otro fic, El orden de las cosas, ya que el tema es precisamente ese SEXO. Pero con polaris solo lo justo y necesario para complacerlos,la idea del fic va por otro lado, una guerra mundial y asi je je je je. Proximo capitulo, bueno……………..ya veran……………..
    No vi la pelicula de Jack Nicolson la buscare.
    Andrea: BIll no vende la escalera.
    Josean: es cierto entre mas controlado eres mas te desatas.

    Mary L: ¿Verdad que estuvo bueno?

    La Flacu: si Bill tambien me arranca suspiros a mi


  8. BUENO???? estuvo mejor q esooo no puedo esperar para el proxxxx….. espero estes bien saluditos desde mi casita a la tuya besosss…!!!!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: