h1

Capitulo 48 El Despertar

Hola, primero que todo, les dejo un video, que a mi parecer, tiene mucho que ver con este capitulo, y con el fic en general, al final me daran la razon. Es Stand to my ground de Within Temptations. Otra cosa, PUBLICARE EL SABADO QUE VIENE POR RAZONES AJENAS A MI, MUCHO TRABAJO.

-Sr. Potter- dijo el medimago, saliendo de la sala de cuidados críticos de San Mungo.

Harry no hablaba con nadie. Y nadie se atrevía tampoco a decirle nada. Junto a él estaban Molly y Arthur Weasley, con la cara demudada de la preocupación. Molly no podía contener el llanto y su esposo la abrazaba dando palmaditas. Luna estaba con Ron, ambos tomados de la mano. Nott se había quedado en Grimmauld Place. Y Janie Stuart estaba en un rincón, sentada, muy incomoda, ya que se sentía una extraña. Ya habían avisado a su hermano, que ella estaba allí, y lo esperaba para irse con él al Londres Muggle.

-Sr. Potter- repitió el medimago. Harry entonces salio de su ensimismamiento y se coloco frente a él-su esposa, esta en estado delicado. Prácticamente tiene fracturados todos los huesos de su cuerpo, tiene perforado el pulmón izquierdo, traumatismos faciales diversos y una contusión cerebral leve. Estamos aplicando poción crecehuesos por toneladas . Deberá permanecer unas semanas aquí, pero sobrevivirá. La intervención de la Srta. Stuart, fue muy valiosa, no estamos familiarizados con esos métodos muggles, pero sin duda en este caso, le salvo la vida a su esposa.

Harry escucho todo todavía con el corazón estrujado.

-Ah, por cierto- añadió el Medimago, con una sonrisa disimulada- ella esta despierta y me ha pedido que le haga saber que esta dispuesta a irse de misión mañana mismo, con su permiso o sin él.

Harry sintió como si el mundo le cayese encima. Tenía una mezcla de alegría, desasosiegoy furia. Ese animal casi la había matado y ella quería irse de misión. No lo pudo evitar, se fue hacia una pared, acuno su cara en su brazo y por primera vez en su vida, lloro de alegría.

Arthur, Molly, Luna y Ron se abrazaron ante tan feliz noticia. Pasaron unos minutos y nadie reparo en Harry. Entonces Molly se acerco a él, y lo arrullo en sus brazos. Lo quería como un hijo. Ese niño abandonado y triste que llego confundido a su casa hacia muchos años, se había quedado instalado en su corazón y ella se había convertido en su madre. Lo había observado toda la noche, pálido, angustiado, temeroso del destino de Ginny. Molly sabia lo que le había costado a Harry decidirse y casarse, la amaba tanto que prefería perderla antes de que corriese algún peligro. Pero las decisiones en ese amor no las tomaba solamente Harry Potter y eso era algo que poco a poco, con los años, él aprendería. Pero ahora, ese hombre, lo que necesitaba era un hombro al cual apoyarse.

-Tranquilo- le dijo Molly acariciándolo el cabello-Ya todo paso. Ella esta bien. Todos estamos bien.

Después de un rato, Harry entro disimuladamente en la habitación de Ginny, que era como todas las habitaciones de San Mungo, un poco ecleptica con la decoración. Diversas plantas curativas adornaban las esquinas, unos parabanes la separaban de los demás enfermos. Lucia pálida, los moretones iban desapareciendo y tenia una escayola en una pierna y un brazo. Harry se acerco, le beso la frente y ella despertó.

-Hola amor- dijo Ginny al verlo, trato de sonreír. Intento incorporarse pero el dolor no la dejo.

-Deja- dijo Harry, le tomo un mano, casi con miedo de dañarla mas. La miro con tal intensidad, que ella se sobrecogió toda- ¿Te duele?.

-Un poco- mintió ella, luego lo miro con sus ojos color miel, estaba tratando de contener las lágrimas. No tenia palabras como describir lo que esa bestia le había hecho. Hubo un momento, en donde, en su mente solo deseo morir, para escaparse de todo el dolor de la cruel tortura a la que había sido sometida, solo su amor por Harry , la mantuvo fuerte, soportándolo todo, hasta que su cuerpo no aguanto mas-¿ Harry?

-Dime Ginny y te advierto que de ahora en adelante, las misiones la haremos juntos- dijo Harry tratando que su voz no vacilase, de alguna forma lo estaba aceptando, quisiese o no, ella era un ser humano libre, tomaba sus propias decisiones, no podía coartarla impidiéndole que luchara por sus seres queridos, parte de lo que le enamoro de Ginny era su independencia y su osadía, así que tenia que dejarla ser ella misma, no podía frústrarla de esa manera. Solo que de ahora en adelante, estaría con ella todo el tiempo, si iban a morir lo harían juntos. Ella asintió, luego ambos siguieron callados y Ginny finalmente hablo.

-Tuve mucho miedo………………..- dijo ella con la voz ahogada y la garganta seca- de no verte nunca mas.

-Oh, Ginny- Harry entonces flaqueo, se derrumbo sobre una silla y coloco su cabeza sobre la cama, ella le revolvió el cabello tiernamente.

0o0

-Draco Malfoy, gran mago, emperador del agua, Manawan- dijo Místico hablando con voz seria, que resonaba en esa gran cueva. La luz de la fogata reflejaba las sombras en la piedra, la lluvia caía afuera, furiosa, acompañada de truenos y relámpagos- me escuchas.

-SI- dijo Draco arrastrando las palabras, con los ojos abiertos y las pupilas dilatadas. Místico le había hablado esa noche y le había contado la historia de los cinco elementos. Era chocante saber que su existencia se debía al capricho de los dioses, así no más. Mas asombroso aun, la historia de los Oscuros y los Guardianes, y el papel de la profecía. Místico no oculto nada, Draco escucho todo pacientemente. En el ínterin, el viejo Druida le ofreció cerveza de brezo, para abrir su mente, Draco la tomo con un poco de desconfianza, sabia lo que hacia ese brebaje y no le gustaba. Entonces llego el momento de abrir los sentidos de Draco Malfoy hacia el otro mundo y Místico lo sumergió en un trance, para que se explorase a si mismo. Lo más probable es que su consciente no recordase absolutamente nada después. Todo lo procesado, guardado y analizado esa noche se guardaría en lo más profundo de su mente.

Draco también contó toda su historia de amor con Hermione, sin omitir ningún detalle, Místico lo miraba intrigado, le parecía que estaba escuchando alguna saga irlandesa, o las leyendas celtas de Iona, el amor imposible que vence todas las adversidades. Un amor que había sobrevivido incluso a la muerte. Algo excepcional, tenía 1500 años y era bastante cínico en relación con las relaciones humanas, le parecían inestables, pero esa historia, relatada con tanta pasión y tanto sentimiento, por uno de sus protagonistas, era otra cosa. “Benditos aquellos que conocen y viven el amor de esa manera”. Y la niña de ambos, por lo que le estaba diciendo Malfoy, era la vidente roja de su profecía. Muy lógico, una hija de ese amor, sin duda, solo por ser producto de una relación tan difícil, sin duda seria especial.

-¿Qué temes?- pregunto Místico.

-Que ella me deje de amar- contesto Draco con voz monocorde y añadió- y que muera por mi mano.

-¿Aceptarías que ella fuese de otro?- pregunto Místico.

-No- contesto Draco de nuevo, de pronto tembló de rabia, su mano viajo hacia Polaris que yacía a su lado en el suelo, Místico le tomo la mano evitando que tomase la espada.

-Draco Malfoy- dijo entonces Místico tajante- ¿Aceptarías que ella se fuese con otro?

Draco no contesto en mucho tiempo. En esas preguntas estaban encerradas muchas cosas más allá de lo evidente. Ella tenía que convertirse en una oscura para poder luchar contra la gran amenaza, que se cernía sobre las cabezas de todos en ese planeta. Su interés personal no podía estar por encima del interés colectivo. Pero le dolía, porque tenía celos, porque confiaba en ella, pero igual lo estaban matando los celos. Porque ella era su mujer, la madre de su hija, su “esposa”, su alma y su vida. Y tenia que dejarla partir.

-Aqualis Imperator, escucha con atención ¿Dejarías que tu compañera te abandonase para cumplir la misión que tiene asignada?- de nuevo pregunto Místico.

-No- fue lo único que dijo Draco y bajo la cabeza, derrotado. Místico arrugo la cara, quizás si realmente era tan fuerte ese sentimiento, a lo mejor algo positivo se podría sacar de allí. A veces no hay que obligar a las cosas, se dijo a si mismo, hay que dejarlas fluir, como el agua, que se dispersen y quizás, algún día todo volverá a su cause. .

-Ven conmigo- dijo Místico, había hecho todo lo posible por convencerlo, pero no pudo. Sin embargo a pesar de la renuencia en ese asunto, Draco Malfoy había internalizado todos los hechos referentes a la profecía, Místico le había mostrado muchos cosas y Draco, que era un hombre inteligente, no tuvo mas remedio que ceder- Has aceptado la realidad de algunos eventos por venir. Eres conocedor de la inevitabilidad del destino y de sus desastrosas consecuencias. Ahora demostraras de que estas hecho.

Ambos salieron de la cueva. Draco caminaba ausente sumergido en su propio trance, la tormenta vibraba encima de sus cabezas, bajaron por una colina y llegaron a la playa, que mas que arena estaba llena de pequeños pedruscos. El cielo se alumbraba alternativamente con los fogonazos se los relámpagos, el mar Cantábrico rompía furioso entre las piedras.

Místico paro su marcha súbitamente y Draco con él. Entonces ambos sintieron una energía extraña en el ambiente. La estática hizo que se les erizaran los vellos a ambos.

Draco saco la espada instintivamente, la sostuvo entre sus manos frente a su cara, el viento golpeaba su cara. Un gran rayo bajo del cielo, se conecto con la espada y entonces empezó a viajar por el cuerpo de Draco.

-AHHHHHHHHH- grito Draco, sentía el calor viajando por su cuerpo, la energía infinita de ese rayo recorriendo sus músculos, su cerebro hirviendo. Extendió ambos brazos y echo la cabeza para atrás. El grito salio desde lo mas hondo de su garganta- AHHHHHHHHHHHH.

Entonces el mar se quedo quieto, sin responder al tenaz viento que azotaba esa costa. Intempestivamente dejo de llover, pero en el cielo los relámpagos alternativamente caían sobre Draco Malfoy.

Draco abrió los ojos y estos estaban azules, completamente azules. Imbuido de la energía que los rayos le habían proporcionado a la espada, su cuerpo refulgía con un aura azul. Mistico miraba toda la escena, fascinado. Un gran despliegue de magia antigua, eso era lo que estaba presenciando.

-Manawan, ejerce tu dominio sobre el agua- le grito Místico a Draco, llamándolo así por el nombre celta que había llevado milenios atrás. Apunto el mar con su bastón, que no era más que su vara sagrada de Druida.

Cientos de remolinos se levantaron sobre el mar, trompas de agua que llegaban al cielo, una conflagración de energía enturbiaba el agua. Entonces Draco Malfoy se acerco a la orilla que había retrocedido unos metros y usando su poder de trasformación se unió al océano, convirtiéndose en agua. La tormenta volvió a estallar furiosa, el mar regreso mas embravecido que nunca y Místico, observando el impresionante fenómeno, de esa tormenta sobrenatural, se refugio en una rocas, hasta que finalmente se quedo dormido.

Los rayos del naciente sol perturbaron su sueño. Místico se levanto y se sacudió la arena que tenia sobre sus ropas. Camino lentamente ayudado por su bastón hacia la orilla del mar, que en ese momento lucia quieto, como una piscina. Se quedo mirando al horizonte y lo vio, a Draco, caminando sobre el agua, blandiendo su espada, la espada brillaba fría con una luz azul mortecina. ÉL lucia tranquilo, seguro, con una visión más extensa de la situación y decidido a ganar, como fuese y a costa de lo que sea. Y convencido de que iba a salvar a Hermione, a su Hermione. Reunirse íntimamente con el agua, su elemento, lo había llenado de vitalidad y de esperanza.

Místico cayó de rodillas, dándole gracias a los Dioses, por haber sido testigo de tal acontecimiento. El poder del agua, había presenciado el poder del agua. Y había visto de nuevo la espada, en poder de su verdadero dueño. La espada mágica, Polaris, el arma más poderosa del planeta en manos de ese hombre. Draco llego a la orilla, finalmente y ayudo a levantar al viejo.

-La magia fluye en mi, Místico, la siento, la vivo, la respiro- dijo Draco jadeando, sintiendo los espasmos en su cuerpo, todavía con los ojos completamente azules- no se si mi cuerpo pueda resistirlo.

-Lo harás muchacho- contesto Mistico con una sonrisa enigmática- seguro que lo harás.

0o0

-Bienvenida a la casa de locos- dijo Franz Metzger cauteloso de las reacciones de ella, mientras se aparecían en una gran habitación, con decoración sobria, las cortinas cerradas, el piso de piedra cubierto de tapices y una gran cama de dosel.

-¿Dónde estamos?- dijo Hermione todavía vestida con el abrigo de Franz, temblando, pálida.

-En el castillo de Grossslin, mi casa- dijo Franz sentándose en un sillón y tomando una botella de vino que había en una mesa, sirvió dos copas, le ofreció una a Hermione que ella rechazo.

-Serás mejor que bebas un trago- le dijo Franz tranquilo- La guerra muggle empezó, Alemania ataco Londres con un artefacto que anula la energía. Pronto todas las islas Britanicas sufrirán lo mismo, en medio del caos atacaran. Por supuesto que Lord Scythale esta detrás de esto, tiene que hacerse del control, lo más rápido posible. Invadirán Inglaterra por mar. Ya todo esta planeado y en marcha. Así que debemos apurarnos.

-Por Merlin!!Franz- dijo Hermione tratando de cerrar la boca- mi familia………Ginny.

-Espero que tu amiga siga viva- contesto Franz lugrubemente – los magos están a salvo por ahora. Nosotros no somos suficientes aun, la recluta no ha terminado. Pero nuestras fuerzas muggles están con los alemanes.

-Tengo que avisarle a Draco, explicarle- dijo ella un poco azorada.

-Draco Malfoy por los momentos esta incomunicado- dijo Franz- recuerdas a Místico, mi mentor. En estos momentos debe estar instruyéndolo. Ya le avisaras. Pero ahora es más importante que muestres fortaleza con Scythale, nos están esperando.

-¡Diablos!- contesto Hermione, percatándose del hecho, de que fuera del abrigo de Franz, estaba completamente desnuda- no voy a ir sin ropa a reunirme con esos animales.

-No te preocupes , aquí en esta habitación encontraras ropa, zapatos mas o menos a tu medida, no soy experto en el tema y además armas- dijo Fanz-cualquier cosa que necesites-luego añadió incomodo- Estos son mis aposentos. Los dos dormiremos aquí.

-¡QUEEEEEEEEEE!- dijo Hermione profundamente consternada. Franz no la asustaba, pero si la incomodaba mucho.

-Tranquila Gracia- dijo Franz con aburrimiento- dormiré en el piso. No tengo ni intensiones ni ganas de acercarme a ti. Pero como te dije esto es la casa de los locos. Hay Deathcrows en cada esquina. No te moverás de aquí por los momentos sin mí. Es demasiado peligroso. Tienes que ganártelos, pero no estas lista aun. Cuando llegue el momento, serás libre de ir a donde quieras.

-¿Cómo tengo que ganármelos?- pregunto Hermione, tratando de conseguirle la lógica a todo ese asunto. Así que al parecer tendría que compartir su habitación, con ese hombre rubio, serio, distante que en ese momento estaba sentado como una estatua de hielo, catando un buen vino, explicándole esas cosas como si estuviese dando el reporte del tiempo. Totalmente imperturbable.

-Tienes que matar al capitán, a uno de ellos- dijo Franz, restandole importancia al asunto- a Wilhen o a Lucius Malfoy.

-Eso no será ningún problema- contesto Hermione ardiendo en furia. Franz la miro y suspiro.

-Que te he dicho del control, Gracia- Franz la regaño duramente- Si no tienes control, no lograras nada. Tú eres una muchacha indefensa al lado de esos dos. Tendrás tu oportunidad.

-Vístete- dijo Franz secamente.

-Necesito privacidad- dijo Hermione un poco aturdida.

-Tranquila, no mirare- dijo Franz apartando sus ojos, tratando de mostrar una indiferencia, que extrañamente no sentía, ante ese bruja de cabellos castaños, largos, piel blanca como el marfil, ojos marrones intensos, y con el cuerpo delgado y menudo como una ninfa- A diferencia de otros, yo respeto a las mujeres. Simplemente no me interesan.

-Es que no tienes un cuarto de baño, por todos los dioses- peleo ella, descubriendo un poco su blanca espalda, que Franz no pudo dejar de observar, apartando rápidamente sus ojos antes de que ella se diera cuenta. Su Gracia le inspiraba demasiada curiosidad.

-Mañana enviare a que te construyan uno- le dijo Franz, quien tampoco había considerado ese detalle, él se aseaba en las duchas comunes. Esos pequeños detalles femeninos, no eran algo a lo que prestase mucha atención, lo de la ropa era lógico, pero un cuarto de baño, con tina y demás era algo que sinceramente no se le había ocurrido, pero pensándolo bien era una buena idea, así ella no saldría mucho de esa habitación. Él era un soldado. Solo dormía en esa habitación, por orden de Scythale, que le parecía una soberana estupidez que Franz durmiese en un catre, en cualquier rincón de ese castillo. Franz Metzger era un hombre de costumbres espartanas, si fuese necesario dormiría sentado en una silla, sin ningún problema.

Hermione busco ropa en un armario y rápidamente se vistió con un pantalón y camisa negra, botas y una gabardina negra larga. En realidad todo era negro así que no había mucho de escoger.

-De verdad a ti no te gusta nada, verdad- dijo ella tratando de sonar casual, estaba terriblemente incomoda- Eres muy extraño, Franz.

-Tienes razón, no me gusta o disgusta nada y soy extraño- dijo Franz tomándose su copa de vino tranquilamente- Pero puedes estar segura, Gracia, que aquí veras cosas mas extrañas que yo. ¿Lista?

-SI- contesto Hermione. Franz le dio una espada, una katana. Ella lo miro desconcertada.

-Sabes usar una espada- pregunto Franz.

-Draco me enseño algo- contesto Hermione.

-Bien, si alguien se te acerca, no será para saludarte, te lo aseguro- dijo Franz- así que úsala. No debes permitir ningún contacto físico con los Deathcrows. Pueden matarte con un apretón de manos. Entendido. Y con Scythale, solo contesta lo que te pregunte y resiste el simpático tal cual lo haces conmigo.

-¿Qué es el simpático?-dijo ella.

-Es la manera que tenemos de ponernos los oscuros en sintonía con los sentimientos de los demás humanos, les hacemos sentir confianza y seguridad, mientras los estudiamos y después los inducimos a contarnos cualquier cosa que deseemos, podemos convencerlos inclusive de que se suiciden- contesto Franz mecanicamente- tú eres algo resistente a eso. Lo aprenderás conmigo..

-Eso era lo que querías hacer conmigo cuando nos conocimos- pregunto Hermione- percibí algo raro. Pero luego me sentí furiosa.

-Bien- dijo Franz- tu eres naturalmente resistente al simpático. Quizás porque eres muy sincera y hueles el engaño. Yo estoy aprendiendo a controlar mi susceptibilidad a el. Sycithale cree que es por la parte de mi cerebro que falta.

-¿Cómo no sabe que lo estas traicionando?- pregunto Hermione suspicaz. No estaba segura, pero no quería caer en una trampa.

-Porque no le estoy ocultando nada, todo lo que he hecho lo sabe- contesto Franz- sabe que estoy tratando de cumplir la profecía. Lo que pasa es que no se imagina el motivo que yo tengo. A Scythale no se le pasa por la cabeza, de que yo sea capaz de una traición, me conoce desde niño, es mi otro maestro. Mis deseos es algo que yo tengo guardado en una caja fuerte en mi alma. Nadie puede entrar ahí. Mi contacto con Místico y nuestro plan permanece oculto. No menciones a Místico, Scythale no puede usar el simpático contigo pero si hablas de Místico, desataras su curiosidad, nosotros somos demasiado curiosos. Te va a interrogar hasta que digas todo y créeme, conozco sus métodos y no son nada delicados.

-¿Es igual a poder de Nott? -pregunto Hermione asombrada y curiosa en relación a esos poderes mentales, que sin duda no era lo único que podían hacer los oscuros

-No no leemos mentes, para eso esta la legeremancia, lo que hacemos nosotros es más sutil, mas siniestro- contesto Franz- . Y por ultimo, lamento decirte esto pero tengo que hacerlo.

-Dime- dijo Hermione.

-Mentí, si hay ciertas cosas que no soporto. El contacto físico es una de esas cosas- dijo Franz- no me toques, si no es estrictamente necesario, de ahora en adelante mi desagrado lo sentirás vividamente. Yo tratare de hacer lo mismo.

-De acuerdo, de todas maneras no tenia intensiones- dijo Hermione, de pronto se sintió herida, en su condición femenina. Él, al parecer le tenia asco- Para ser tan frió, te alteras fácilmente.

Franz se adelanto y le tomo la cara con sus manos. Hermione sintió que la estaban apuñaleando literalmente. El dolor se instalaba en todos los rincones de su cuerpo. Era dolor e incomodidad.

-Ahora lo entiendes Gracia- dijo Franz, relajando su agarre. Hermione entonces se sintió un poco mas calmada, el dolor cedía. Después de un rato solo sintió esas manos frías en su cara y los inexpresivos ojos azules de Franz, clavándose en los suyos- No lo volveré a hacer, lo siento. Pero necesitas un buen escarmiento. Eres algo terca. Los Oscuros somos irresistibles, atractivos, como los animales venenosos, sobre todo entre nosotros mismos. Tú eres una mujer, yo soy un hombre, bueno, por lo menos en apariencia. Y vamos a estar muy juntos en esto Gracia. En algún momento te acercaras a mí, no lo vas a poder resistir, estas sola, buscaras un hombro en donde apoyarte y yo no te puedo dar nada, nada que puedas desear. Estas advertida. Si fuera Scythale u otro el que estuviese en mi lugar, quizás otra seria la historia.

-Yo amo a mi esposo- dijo ella muy calmada, ¿Qué demonios le estaba tratando de decir Franz? Ella solo quería que un hombre la tocase, Draco Malfoy y más nadie- Y no tengo intensiones de engañarlo.

-Bien, Gracia, aclarado el punto- Franz la soltó secamente- Ahora vayamos con Scythale. Supongo que quieres enterarte que fue lo que paso con tu amiga.

-Entonces esas son las reglas- dijo Hermione- no tocarte, no alterarte, no andar sola en este castillo y aprender todo lo que me enseñes.

-Exacto Gracia- contesto Franz serio- Y yo por mi parte, tratare de aprender algunas cosas contigo.

-¿Qué cosas?- dijo Hermione curiosa.

-Cosas- dijo Franz lacónicamente.

Luego de deambular por los oscuros pasillos de ese frió castillo Medieval, que le pareció a Hermione tan grande como el castillo de Hogwarts, llegaron al Santo Sanctorum de Scythale, el lugar del Castillo de Grosslin , donde Scythale habitaba, dormía, comía y celebraba sus conferencias. Una gran estancia, que alguna vez fue el salón de baile, de ese castillo, cuando los Metzger, eran una de las familias mas reconocidas en la antigua Prusia. Franz mientras caminaban le iba contando cosas acerca de su familia, Hermione caminaba por esos largos pasillos, cubiertos de retratos, algunas armaduras, tapices de batallas, urnas de cristal con antiguos pergaminos y armas. Al parecer los Metzger, originarios de algún lugar de Hungria, luego establecidos en Alemania, habían accedido a la nobleza hacia 500 años, con el titulo de conde, el cual ostentaba actualmente Franz.

Hermione hizo una mueca de desagrado, ya que en el mundo mágico, generalmente los títulos nobiliarios no se usaban, el hecho de Voldemort de autodenominarse LORD, era algo muy chocante, al parecer la situación se repetía con Franz como el Conde Metzger y Malcom como Lord Scythale. El padre de Franz, un noble muggle de nombre Gustav Metzger, relacionado con el partido nazi y mayor del ejercito alemán en la segunda guerra mundial, ya era un hombre mayor cuando desposo a su esposa Gerda. Franz nació después de muchos intentos fallidos, era hijo único. Su padre murió cuando él tenía un año y quedo al cuidado y protección de su madre, que ya tenía planeada absolutamente toda su vida. Ella fue la principal promotora de que Franz fuese un Oscuro, se lo había prometido a su padre. Porque el abuelo de Franz era nada menos y nada mas que Gellert Grindelwald. Pero eso Franz no se lo menciono a Hermione, de hecho era algo de lo cual no hablaba mucho y que prefería olvidar.

-Entonces, ahora debo llamarte conde y hacerte una reverencia- comento cínica Hermione, que ya estaba bastante ansiosa porque quería saber que diablos había pasado en la casa de Harry.

-Llámame con desees- le contesto Franz fríamente- a mi me da igual. Recuerda lo que te he dicho.

Los dos Magos mudos, vestidos de blanco, los guardianes anónimos de Malcom Scythale, con la enseña de las reliquias mortales en sus ropas, los dejaron atravesar la puerta.

Entonces Hermione vio de nuevo a Scythale, quien estaba sentado en una silla de espaldar alto, con las manos apoyadas sobre su regazo, inclinaba la cabeza dejando ver su cabeza con cabellos blancos como la nieve, tenia los ojos cerrados. A su lado en una mesa, estaban una varita, un anillo y la capa invisible. Hermione abrió los ojos como platos cuando vio los objetos, sin embargo no dijo nada. Así que eso era lo que estaba buscando Scythale en casa de Harry, pero como diablos lo consiguieron. A Hermione entonces le empezó a dar un ataque de pánico, seria que Harry y Ginny estarían muertos. Draco…su corazón empezó a latir desbocadamente, Y si habría regresado, y si se los habría encontrado………..muertos. Franz se dio cuenta que ella tenia un ataque de nervios, y se le acerco. Hermione lo sintió hablándole al oído.

-Gracia, mantén el control- le dijo Franz por lo bajo, luego hizo un saludo militar y se dirigió a Scythale- EXCELENCIA.

Malcom abrió los ojos, sin duda estaba meditando, se había tomado su tiempo para reflexionar sobre el hecho, que después de mas de 100 años buscándolas, los Oscuros tenían en su poder las reliquias de la muerte. Sin embargo, la otra parte del plan iba a empezar, así que si bien le molestaba la interrupción, bien valdría la pena hablar con la bruja de la luz.

-Hermione Granger- entonces Scythale se dirigió a ella- creo que no nos hemos presentado correctamente. Nuestro primer encuentro fue digamos, algo precipitado.

-Supongo que si- dijo Hermione mirándolo con furia- tomando en cuenta de que usted quería secuestrarme y Lucius Malfoy violarme.

-Ah eso- dijo Malcom Scythale riéndose, Franz alzo una ceja, así que empezaba a usar el simpático con ella- querida niña, el buen Lucius solo quería cobrar una afrenta personal. A veces debo ser flexibles con ellos, con mis Deathcrows, para que no se pongan algo nerviosos. Por cierto, yo soy, Lord Malcom Scythale, y como Franz debió informarte, soy un Oscuro.

– Se lo que eres- dijo Hermione- y no me gustas.

-Tú tampoco me gustas- dijo Scythale, viendo que el simpático no funcionaba con ella, miro a Franz y este asintió- Ya veo que resistes el simpático, excelente. Te diré algo, tu experiencia como vampiro fue conocida por el proyecto Somaya, la existencia de todas las criaturas sobrenaturales es competencia nuestra. Debo decir que me sorprendió, que tú, un vampiro totalmente poseído por su huésped, hubiese tenido el coraje de meterse en el Fiendfyre, un gesto delicioso pero suicida. Sin embargo debo reconocerte tu victoria, por supuesto una victoria temporal. ¿Pero quiero que me digas? ¿Como lo hiciste?

-Doblegue al espíritu que compartía mi cuerpo, lo obligue a retirarse, lo suficiente para asumir el control- Entonces Hermione conecto todas aquellas cosas que venia diciéndole Franz desde hacia días en relación de que la capacidad de controlarse es lo mas importante es unos seres como ellos, los renacidos. Al parecer el control separaba lo humano de lo animal, pero entonces ¿eso quería decir que en su condición de Oscura o de renacida, ella seria mas humana?. Extraño pero interesante, se dijo a si misma, tendría que tener una larga charla con Franz profundizando el tema. – Así pude enfrentar el dolor que significo meterme en el Fuego Maldito.

-Lo recuerdas- le pregunto Malcom Scythale levantándose de su silla y acercándose amenazadoramente a Hermione, quien no se movió de su sitio, con la katana en su mano. Scythale atravesó con sus ojos negros a Hermione, mantuvieron su duelo de miradas un largo rato. Malcom volvió a hablar- ¿Recuerdas cuando moriste?

-La primera vez o la segunda- contesto Hermione, aferrandose al hecho de que ella había muerto dos veces, la primera a los 17 años, cuando fue convertida en vampiro y la segunda 10 años después, cuando Draco Malfoy la atravesó con una espada- Recuerdo ambas y sin duda la segunda vez fue la peor.

Franz observaba la escena inmóvil, fascinado por el careo de palabras entre esos dos. Sin duda podría intervenir, pero prefería mantenerse al margen. Los tres eran muy diferentes, pero a la vez eran la misma cosa, eran tres personas que habían sido regresados de la muerte, por diferentes motivos. Así que eran esencialmente distintos al resto de los humanos, tan diferentes como los cinco elementos.

-Yo recuerdo la mía- dijo Malcom Scythale- me arrancaron el corazón, pude verlo latiendo en las manos de mi maestro, antes de perder el conocimiento. Una de las experiencias más intensas que se puede tener en la vida. Morir.

-Debo darle completamente toda la razón, Lord Scythale- dijo Hermione por lo bajo sin ocultar su desprecio ante ese ser tan abominable.

-Bien, al parecer Franz te ha explicado todo- dijo Malcom- Nosotros tres debemos conjurar al cuarto, y así despertar a los Oscuros que viven al otro lado. Pero antes debes aprender algunos de nuestros poderes. Lucharas de nuestro bando, has venido voluntariamente, porque sabes que el balance será roto. No soy tonto, crees que cumpliendo la profecía la balanza se inclinara a tu favor. Pero no será así, yo me encargare de eso. De ahora en adelante, serás instruida en los ancestrales poderes oscuros. Franz será tu maestro y yo te probare llegada la hora. Ahora, los tres debemos seguir planeando nuestra guerra, tanto la muggle como la mágica.

Hermione se dio la vuelta y le ofreció la espalda a Scythale, iba a salir sin despedirse. Entonces este se levanto, y le dio un escarmiento.

-Hermione Granger- Scythale utilizo la Voz- ven a mi e inclínate.

Hermione sintió todos sus huesos quebrándose, el dolor era insoportable e irreal. De alguna forma su cuerpo estaba respondiendo a una orden, a una compulsión. Muy a su pesar, y sin poder luchar contra eso. Hermione se devolvió y avanzo, pronto estaba de rodillas frente a Malcom Scythale, con la mirada clavada al piso. El viejo Malcom le tomo la barbilla, y la obligo a mirarlo.

-Sin duda, una mujer muy atractiva- dijo Scythale, siempre le pasaba lo mismo con las mujeres hermosas, de alguna forma lo cautivaban, como si admirara una obra de arte, como las que adornaban su estancia, en algún momento, había considerado matar mujeres bellas y exponerlas en tanques de vidrio como objetos de exhibición, pero eso seria muy extravagante hasta para él. Luego se dijo a si mismo ” lastima que Franz sea el elegido, sin duda él menos que nadie, podrá apreciarte, a pesar de tenerte en sus manos. Yo ya estoy muy viejo y el Otro, sin duda, no eres de su tipo . Así que tendrá que ser Franz”, le soltó la barbilla a Hermione, que temblaba de asco ante ese contacto.

-¿Que hiciste con Harry Potter y su esposa?- pregunto Hermione, sintiendo que el efecto de lo que fuese que la estaba obligando a permanecer arrodillada, cedía un poco.

-Harry Potter vivo, de su esposa no estamos tan seguros- contesto Scythale, luego utilizo la Voz- Vete.

Franz hizo ademán de acompañarla pero Scythale lo detuvo. Hermione le hizo una señal a Franz y le enseño la katana, dejándole entrever que la usaría si fuese necesario. Cuando ambos se quedaron solos en la estancia, Scythale le hablo a Franz.

-Ya sabes lo que tienes que hacer con ella- dijo Scythale- si es posible, oblígala. Pero apresúrate, el tiempo se acaba.

-De esa manera no sirve y lo sabes, la convenceré- dijo Franz con total seguridad de lo que estaba diciendo- pero que conste que no me gusta para nada la forma en que se cumplirá esa parte de la profecía. No esta en mi naturaleza.

-Me extrañas que lo digas Franz- contesto Scythale irónicamente- tú mas que nadie, que le has dedicado tantos años al maldito libro, sabes como son las cosas.

-Y por esa razón lo haré, no hay otra salida- contesto Franz, saliendo de la habitación. Tenía en frente una misión titánica. Por las reticencias de ella y mas que todo por las suyas. Pero primero le enseñaría, la convertiría en una Oscura y en una guerrera.

0o0

El monstruo celoso…

Theo esperaba en la sala de Grimmauld Place, sentado en una poltrona, con una botella de Whiskey de fuego a la mitad, sobre una mesita. Sus dedos tamborileaban en el brazo de la silla. Tenía muchas horas esperando. Algún día, en algún momento volverían, lo sabia. Y él iba a esperar, pacientemente, a que ella lo hiciese.

Bill y Pansy se aparecieron en la sala, tomados de la mano. Pansy reía por un comentario de Bill, él se acerco a su cara, dispuesto a besarla de nuevo. Cuando se percataron que no estaban solos.

-Hola Pansy- se escucho la voz ronca de Nott, quien estaba frente a ellos, sentado en un sofá, mirándolos atentamente, dándose cuenta perfectamente de la situación que había estado a punto de ocurrir, se iban a besar. Pansy sintió algo saltando en su estomago, empalideció de manera evidente, y soltó la mano de Bill bruscamente.

-Theo……………….yo- las palabras le salían con dificultad. Tenia que explicarle. Que él la viese así con Bill, constituya un hecho inesperado y a su vez desgraciado. Ella no quería que las cosas sucedieran así- Tengo que hablar contigo, Theodore, seriamente.

-Ya se lo que me vas a decir- contesto Theo administrando su furia, se levanto del sofá y se le enfrento- que te has buscado un amante. Se que estabas con él y que duermes con él.

-Theo, no es lo que estas pensando- le dijo Pansy acercándose a él- permíteme hablar contigo. Tengo que explicarte.

-Cállate- le dijo Theo bruscamente, y luego se dirigió a Bill- Tú, que tienes que decirme.

-Lo único que voy a decirte, es que quiero y respeto a Pansy- le dijo Bill- y que ella te ha respetado como tu esposa. Nada ha sucedido entre los dos. Pero creo que deberías escucharla.

-Debería matarte- le dijo Theo sin ocultar ya su furia- hacerte sufrir como el miserable que eres.

-Inténtalo, Nott- le dijo Bill, quien inexplicablemente en ese momento, se le estaba haciendo muy difícil controlarse, debido a la rabia y los celos. Pansy estaba visiblemente afectada por Nott. Su parte racional, le decía que ella tenia todo el derecho por preocuparse por él, lo quería, era su esposa, pero su parte animal, ardía en celos. Además no podía obviar una amenaza tan directa.

-NOO!!- Pansy entonces formo un escudo de energía, entre ambos, ya que los vio con las varitas apuntándose. Se coloco entre Bill y Theo, dándole la cara a Bill, este bajo la varita. Pero Theodore tenia otra cosa en mente, iba a invadir su cerebro, a hacerlo sufrir, con dolor hasta morir. Así que lo intento.

Bill entonces sintió como si le perforasen la cabeza, cayo en el suelo, retorciéndose. El escudo de Pansy empezó a parpadear, ella estaba atónita, ¿Qué diablos estaba pasando con su energía?, vio a Bill inexplicablemente gritando en el piso y entonces entendió, Theodore estaba usando su poder mental en contra de él. Pansy se le enfrento.

-Theo, por favor- dijo ella suplicante, se le fue encima. Pero Nott le tomo las muñecas, la miraba con rabia- Hazlo por mi, por favor, no lo dañes. Me muero si le pasa algo, Theo, por favor- de los ojos de Pansy, salían lágrimas. Eso enfureció más a Theo, quien profundizo su ataque mental.

Entonces………….las defensas mentales del Hombre lobo se quebraron, debido a la invasión mental a la cual estaba siendo sometido por Theodore Nott. Bill dejo de ser William Weasley y el animal en su interior, despertado por el dolor y los celos, asumió el control. La transformación fue rápida y en unos segundos. Pansy y Theodore estaban frente a un hombrelobo espeluznante, erguido en toda su altura, con sus ojos amarillos mirándolos de manera asesina, y enseñando los dientes. Bill gruño sonoramente. Theo intento seguir penetrando la mente, y lo logro a duras penas, el lobo aulló.

-¿En que diablos estabas pensando Pansy? Unirte a un hombre lobo. Ahora ciertamente tengo que matarlo- grito Nott, tomando su varita, le lanzo un Avada a Bill, este lo esquivo ágilmente. Pansy entonces de nuevo uso su escudo de energía y la segunda maldición imperdonable de Theo choco con su escudo. Ella se arrodillo, por la fuerza de la maldición, Theo entonces paro el ataque. La certeza de que hubiese podido matarla, sirvió como un tranquilizante. Él la amaba, aunque fuese una cualquiera la amaba, pero ella amaba a otro, no era simplemente una aventura, ella lo iba a abandonar, lo sabia y no soportaba la idea, pero no la iba a matar, eso era inconcebible.

Entonces Bill intento atacar a Theo, se le fue encima con el animal enfurecido que era. Pansy, tampoco iba a permitir que dañasen a Nott, se levanto del suelo rápidamente, intento conjurar su escudo, pero este inexplicablemente fallo de nuevo. Y el zarpazo de Bill fue directamente a su cuello, las garras de él se hundieron en su carne, directamente en su yugular. Y Pansy perdió el conocimiento, cayendo sobre un charco de sangre. Nott grito y se fue hacia ella. Bill estaba inmóvil, estupefacto, furioso, tratando de recuperar el control. Theo estaba aterrado, ella, ella estaba herida. Miro con furia a Bill, que estaba intentando desesperadamente regresar a su forma humana, estaba asustado y atónito, había herido a su amor, a Pansy.

-Eres un monstruo. No puedes estar con ella. La dañaras, mas de lo que has hecho- le grito Nott a Bill fuera de control- No voy a permitir que la hieras mas, vete y no vuelvas nunca más.

Bill entonces pudo convertirse en lobo, aulló dolorosamente y salto por una ventana de la sala, perdiéndose en la oscuridad de la noche.

Nott se sentía profundamente culpable, él había provocado esa situación. No había podido controlar su desesperación y se negó a escucharla, quizás si lo hubiese hecho, nada de lo que ocurrió habría sucedido. Con un pañuelo cubrió la herida de Pansy. Intento un episkeyo y no funciono. Esas heridas estaban malditas, no la había mordido, gracias al cielo, así que no había riesgo de licantropía, pero las heridas de hombreslobos no respondían a los métodos usuales. Pansy abrió los ojos y miro a Theo.

-¿Estas bien?- dijo ella con la voz entrecortada, débil, la sangre cubría todo su pecho, estaba muy mareada. Bill la había atacado, todo por culpa de Theodore, estaba furiosa con Nott, pero igual se preocupaba por él-¿Dónde esta Bill? Tengo que hablar con él, no fue su culpa.

Nott solo callo, la culpa era de él y lo sabia. Sus ojos azules chocaron con los de Pansy, reflejándose en ellos. El monstruo no era Bill Weasley, el verdadero monstruo allí se llamaba Theodore Nott.

0o0

GRACIAS POR LOS RR.

DEJEN REVIEWS

NOS VEMOS EL SABADO

6 comentarios

  1. estoy triste adoro a nott!!! como pudo lo benditos celos… y bill como regresara con pansy nunca se va perdonar lo que paso, tan felices que llegaron!!! hasta el sabado


  2. doctora black……..en el pantano la amamos………nos gusta su historia que cada dia esta mas bonita
    jajajajaj
    le cuento que como presidenta del club matemos a la bestia ,hemos contratado a una cazadora , ella aparece pronto y lo masacra………..jajaja
    esta historia promete!!!!!!!
    besos
    fiona


  3. aqui no hay revius o como se escriba
    pero comments todos los que quieras

    por cierto
    me encanto


  4. ESA ES MI GINNY!!!JA,JA…ESTOY COMO UNA MADRE PESADA!ME ENCANTÓ.HIPOGRIFOS BAJO LLAVE.
    POR UN MOMENTO,COMENCE A MOQUEAR,CUANDO ELLA DICE Q LA MANTUVO VIVA PENSAR EN EL…
    BESOS


  5. (triste)!!! q mollejerooo ojala todo se aclaree!!! y q no le pase nada a pansy ella me encanta!!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: