h1

Capitulo 43 El sendero de los Muertos

Hola como siempre abro con un video. Me encanta recomendarles grupos, je je je. Perdonenme si soy muy necia.  En general la musica que me gusta es muy variada. Mira que hay que ser eclectico para que te guste Manu Chau. En fin, hace cerca de 9 años descubri un grupo de rock ingles llamado Bush ( hoy en vias de separación), el cantante Gavin Rosendale es el esposo de Gwen Stefani , tambien es actor, de hecho fue uno de los malos en la pelicula Constantin, de Keanu Reeves. Mis amigos me dicen que mi hermano y yo somos los unicos fanaticos de Bush en Venezuela. En realidad yo tengo todos sus discos y me parecen buenisimos. Este video es de la canción Greedy Fly, es lo que yo llamaria una Opera Rock o simplemente un video de Rock y Horror muy bien hecho, presten atencion, y veanlo, no se arrepentiran . ES EXCELENTE. Ademas de muchos de los videos que veo saco ideas para el fic.

El Santuario de los Duendes, estaba ubicado en algún lugar de ninguna parte. Es decir, su localización exacta era un misterio. No esta de más añadir, que la mayoría de los que emprendían su búsqueda no volvían. Y ciertos rumores, alimentados por El Quisquilloso, aseguraban que la entrada se ubicaba detrás del arco iris, en Irlanda. Pero lo único cierto era, que absolutamente nadie sabia con certeza en donde estaba el santuario.

Cientos de Duendes se arremolinaban en las calles y se asomaban por las ventanas de sus hogares para ver llegar a los recién llegados. Mas que un Santuario parecía un gran pueblo habitado por Gobblins. Muchos de ellos nunca habían abandonado ese sitio y era la primera vez que veían a dos humanos y estos por añadidura eran magos. Les asombraba su gran estatura (en comparación con la de ellos) y que además la bruja, era una mujer muy bella (y eso era porque los duendes, a diferencia de las demás criaturas mágicas, sabían apreciar la belleza de las cosas, y por esos hacían objetos muy hermosos). El mago que la acompañaba, un hombre de aspecto intimidatorio, tenía una expresión hosca en la cara, como si todo alrededor le molestase, que cambiaba inmediatamente a una de ternura cuando miraba a la bruja. Ella frecuentemente apartaba su mirada, y solo sus ojos se posaban en él, cuando el mago estaba distraído observando todo alrededor.

Bill y Pansy caminaban juntos. Ella miraba el pueblo fascinada, sorprendida de las formas raras de algunas casas, que en líneas generales parecían grandes hongos y en la vestimenta de los duendes, que eran muy coloridas, con telas de bordados muy ricos y grandes botones de oro, muchos señores duendes le inclinaban la cabeza al pasar, ella devolvía el saludo. Pansy sonreía feliz, y en algún momento, ella y Bill se tomaron de las manos, inconscientemente, por lo menos de parte de ella. Bill sintió su corazón detenerse por un instante y luego empezar a bombear con fuerza, le apretó la mano y ella le correspondió, después de un rato Pansy lo soltó. Había visto algo que era prácticamente una maravilla. Frente a ella, al final de la senda que pasaba por en medio de ese singular poblado, estaba un castillo, que era un gran edificio hecho de un material dorado, que al parecer se trataba de verdadero oro.

-¡Es increíble! Bill, es lo más esplendido que he visto en la vida- exclamo Pansy bastante contenta. Bill tenia la sensación que ella nunca había sonreído tanto desde que la conocía y esa alegría se la trasmitía a él. Tendría que preguntarle algún día porque estaba tan feliz, pero quizás ella una vez mas se cubriría con su halo de misterio y reserva, tan impenetrable como el suyo, y le contestaría con evasivas, quizás las mismas que él utilizaba todo el tiempo. Lo mas seguro es que nunca se enteraría de la razón, pero ella estaba pletorica de felicidad en ese mismo instante. Entonces, algunos duendes conocidos de Gringgots, se acercaron a saludarlo, él estrecho algunas manos y Pansy seguía detallando el cielo, los árboles, todo absolutamente todo.

-Te gusta, no es así- le dijo él guiñándole el ojo- espero a que entremos. No querrás irte de aquí, te lo aseguro.

-Debo cambiar mis conceptos sobre los duendes, míralos – dijo Pansy refiriéndose a los duendes que tenia alrededor y detrás, que los seguían hasta el castillo- parecen de lo mas inofensivos, hasta pudiera decirse que son agradables.

-Se están portando bien, porque me conocen, Pans- dijo Bill con un tono de certeza absoluta- Si estuvieras sola, otra seria la historia.

-No seas pesado Bill- contesto ella, recibiendo unas golosinas de parte de un pequeño niño duende, Pansy le dedico una gran sonrisa, el niño enrojeció y salio corriendo disparado hacia los brazos de su madre. Ella las guardo en su bolsillo. Bill la contemplaba melancólico “es increíble que Pansy no se de cuenta, del efecto que causa en todo el mundo, no es solo porque es hermosa, es otra cosa, una aura de serenidad que la rodea, cuando no esta triste ¿Tendrá algo que ver con su poder?”

-Tenemos que entrar al castillo- dijo él, saliendo de sus pensamientos – Hay que hablar con el jefe, El Gran Duende, ese es el objetivo de estas pequeñas vacaciones.

Entraron al edificio y si, Bill tenia razón, no había manera de describir lo que era por dentro. Arcos con incripciones y arabescos grabados, patios internos con grandes esculturas de animales, la mayoría de ellos leones, fuentes por donde corría el agua, todo adornado de oro y piedras preciosas. Pansy se le adelantaba y daba vueltas por todo el lugar, a ella le encantaban los objetos tan elegantes y sofisticados como los que estaba viendo. Le interesaba la arquitectura también, solo que Draco solía burlarse de ella, con el mote de Pansy “la Constructora “, lo que le valió muchas peleas de almohadas, eso era cuando estaban juntos, condenados a casarse sin amarse. Theo simplemente le compraba revistas y libros de diseño de interiores muggle.

Pansy sin duda, era de corazón generoso, en su corta vida, había tenido la oportunidad de experimentar el amor de diferentes maneras, Draco Malfoy fue el primero, que conforme pasaron los años, al entender la dimensión de sus sentimientos, se transformo en otra cosa, en un cariño sincero, Theodore Nott, fue el hombre por el que ella quiso dejarlo todo y él simplemente no se lo permitió. Ella lo quería todavía, así de simple, para que negarlo, lo malo es que no lo quería como él a ella, inexplicablemente, el amor había muerto cuando sus ojos se encontraron por primera vez con los de Bill Weasley, y solo quedo la costumbre. Y por ultimo Bill, el hombre que la hacia arder por dentro, que con solo mirarla, la desvestía y le hacia el amor. El lobo que la mataba lentamente con sus ojos. Era algo demasiado violento lo que sentía por él y ponía todo su esfuerzo en apaciguarlo, si llegaba a abrir esa caja de Pandora, ni siquiera la esperanza quedaría en el fondo. Al mismo tiempo había otro Bill, el que estrechándola en sus brazos, le hacia sentir que era la mujer mas libre del mundo, le ofrecía su ayuda, pero no le entorpecía el camino. ¿Llegarían algún día a ser verdaderos amigos? ¿O amantes? O lo que fuese. O todo se iría por la cañería, al despertar Bill Weasley a su verdadera naturaleza destructiva.

Finalmente llegaron al final de un largo corredor. Dos magnificas puertas doradas se abrieron y entraron en una rica estancia. Allí se encontraba el Gran Duende

Este era un duende viejo, de apariencia frágil y solemne. Estaba sentado en una especie de trono hecho toscamente de roca, contrastando con todo el lujo y opulencia que había alrededor. Miraba con gran curiosidad al mago y a la bruja. Sabía a que venían pero quería escuchar su explicación y sobretodo el motivo.

-Mago Weasley- dijo el Gran Duende con voz chillona, con un fuerte acento extranjero- tus acciones te han precedido hasta aquí. Me dicen que siempre has tratado con gran respeto a los de nuestra especie. Dime a que has venido.

-Buen día, Su señoría- dijo Bill todo cortes. Había tenido mucho contacto con los duendes, pero jamás con sus jefes, así que no sabia que titulo darle, viendo que nadie ponía una objeción, siguió hablando-hace 13 años fue mordido por un licantropo no transformado. Gracias a eso, tengo algunas características de hombrelobo. Sin embargo el riesgo de la transformación siempre ha estado latente. Ustedes los duendes me dieron un regalo. Utilizaron los tatuajes Hanukadt conmigo. Les estoy eternamente agradecido. Pero deseo finalmente transformarme y controlar a la bestia que duerme en mi interior. Debo ayudar en la guerra que recién empieza.

-Los rumores de tu guerra han llegado hasta aquí. Sabemos que es lo que enfrentan y nosotros los Gobblins hemos decidido permanecer al margen y retirar nuestro mundo del suyo. Hace años un gobblin fue maldecido al igual que tú por la licantropía. Y nosotros logramos después de mucho esfuerzo, lograr que no perdiera su esencia. Los tatuajes que llevas fueron dados como protección. Pero ya que has decidido otro rumbo para tu existencia, ellos te conferirán poder. Si deseas ser un hombrelobo, te ayudaremos. ¿Quién te acompaña? Sin duda es uno de los cinco elementos. Tú no lo ves, pero yo puedo ver el aura que despide esta bruja.

-Soy Alexandra Parkinson y tengo el poder del plasma- dijo ella un poco cohibida.

-Es tu compañera- pregunto el Gran Duende- puedo ver que hay un lazo entre ustedes. Su aura se enlaza con la tuya, Mago Weasley- A Pansy se le encendieron las mejillas- Muy fuertes sentimientos los unen, pero también grandes conflictos los separan. Sin embargo recuerde señora- el Gran Duende entonces se dirigió directamente a Pansy- la vida siempre se abre camino.

Pansy sintió que esas palabras se hundieron hasta el fondo de su alma.

-¿Qué pasa?- le dijo Bill en voz baja, no había entendido absolutamente nada- Será que………..

-Nada Bill, nada- dijo ella tratando de desviar la atención, pero claro que nada era algo, su corazón latía con fuerza, “Hay cosas de las que ni siquiera tu, Pansy Parkinson puedes escaparte”, sin embargo le dijo la verdad a medias- No pienses tonterías, eso que dijo es solo para mi. Me concierne a mi y a nadie mas.

-Algún día tendrás que explicarme que fue eso- dijo él vencido ante tanta intriga. “Las mujeres y sus misterios o mas bien, las mujeres y los duendes con sus misterios” fue lo único que pensó.

-Somos amigos- dijo Bill dirigiéndose al Gran Duende, ocultando el hecho real de que estaba enamorado- ella esta unida en matrimonio a otro hombre.

-Eso aquí no tiene importancia- dijo el Gran Duende- permanecerán en el mismo lugar mientras estén aquí. Para nuestros efectos, dado a que existe el lazo, ella es tu mujer. Haya sido consumado o no su relación.

Pansy enrojeció mas aun y Bill le ofreció una mirada picara e insolente, no lo podía evitar, quería reírse pero no podía. Luego recupero algo de seriedad y dijo.

-No ha sido consumado nada, y creo que ese no es el asunto- comento Bill que notaba la incomodidad de Pansy – Se que sus costumbres son diferentes, pero ella y yo somos solo buenos amigos.

-Cuando terminemos, sabrás a lo que me refiero- dijo el Gran Duende enigmáticamente, no se le escapo además el magnetismo animal que envolvía a esos dos humanos- es bueno que haya venido y pensándolo bien es mejor que las cosas sean así. Ella será tu prueba final.

-No voy a ponerla en riesgo- dijo Bill a la defensiva.

-No correrá ningún riesgo, ella se puede defender perfectamente- dijo el Gran Duende- no es así señora.

-Es cierto- Pansy asintió y miro a Bill- Tranquilo, haz lo que tienes que hacer. Si te pasas de la raya conmigo, te enviare un poco de electricidad para que te tranquilices.

-Esta todo dicho entonces. Buenas Noches- dijo el Gran Duende.

-Esto ya parece la Bella y la Bestia- le dijo Bill en voz baja, saliendo escoltado por algunos duendes de la gran estancia.

-¿QUEEEE?- Pansy quedo un poco desconcertada.

-Puesto que tendré una larga noche durmiendo cómodamente en el suelo, te lo contare- dijo él divertido, después de todo no parecía mala idea haber venido con ella- es una historia muggle que papa nos contaba.

-Hecho- dijo Pansy, tomándolo del brazo en un gesto de familiaridad muy raro en ella. Bill sabia que eso significaba, que ella se sentía mas cómoda con él. No podían permanecer eternamente en una situación al filo del abismo emocional, cada vez que se veían o estaban cerca. Además él también estaba bastante tranquilo, por los momentos. A ambos les alteraba demasiado la presencia del otro, pero estaban aprendiendo a controlar y a disimular ese sentimiento.

Y esa noche, después de cenar y de que los encerraran en una especie de habitación de huéspedes, muy lujosa, pero con una sola cama. Bill entre las risas de Pansy y las suyas propias, le contó la historia de la Bella y la bestia. Pansy lo escuchaba con las piernas cruzadas sobre la cama, llevaba puesto un camisón de mangas largas, largo hasta los pies, y su cabello suelto sobre la espalda.

-Pero Bella amaba a la Bestia…………….- se sorprendía ella ante la historia- sin saber que era el príncipe encantado…………………genial.

-Eso no es todo Pansy- le decía Bill, tomando un poco de vino de elfo en una copa que estaba en la bandeja de la cena -cuando Bella descubrió la verdad, ella quería de nuevo de vuelta a su Bestia………………..Se había enamorado de él a pesar de su fealdad.

-Es demasiado romántico- dijo ella suspirando, cubierta con una manta, estaba realmente cansada, agotada, la cama la llamaba – y tú eres excelente contando la historia. Me lo puedo imaginar, el castillo, las tacitas de té parlantes – Pansy se echo sobre el colchón, cerrando los ojos. Paso un largo rato, Bill finalmente se acerco y le beso la frente, ella ya dormía.

-Te amo- le dijo él en un susurro- pero yo estoy muy lejos de ser tu príncipe azul. Coloco una manta sobre el suelo y después de mirarla largo rato, cayó profundamente dormido.

0o0

Stonehege, Salisbury…………………………………….Gracia, Te estaré esperando.

Franz Otto Metzger”.

Esas palabras resonaban en la mente de Hermione, mientras estaba en la cocina de la Madriguera, con un libro en la mesa, y una nota que recién había llegado, pegada a la pata de una lechuza negra, poco a poco la letra de la nota se iba desvaneciendo, convirtiéndose en un aviso de suscripción de la revista “Magic Geografic”. Molly Weasley como siempre supervisaba a las cacerolas que en ese momento se estaban lavando solas en el fregadero. Había mucha gente en la Madriguera, los tres Malfoy y sus dos perras, que correteaban en el jardín, persiguiendo gnomos, Percy , Audrey y la pequeña Molly, Fred y Angelina, Andrómeda Black, el Sr. Loveggod, Luna, Ginny y Harry, Charlie Weasley, Hestia Jones, ademas de Neville y su abuela, por nada del mundo iban a dejar a la centenaria señora sola en Liverpool.

Grinmmauld Place solo seria la base de operaciones de la Orden, el resto se refugiaría en la Madriguera, esa había sido la decisión final, ya que tanto Molly como Arthur Weasley aseguraban que con todos los hechizos defensivos que tenían era imposible que los atacaran. Y por primera vez en su vida, Harry estuvo de acuerdo.

Esta vez además de añadir por lo menos 6 habitaciones más, habían construido un sótano. Molly le designo actividades a todo el mundo, los únicos que no tenían nada que hacer era la Sra. Longbotton, que casi siempre estaba descansando en su habitación, Arthur y el Sr. Lovegood mataban el tiempo jugando ajedrez mágico. El resto trabajaba o se dedicaba a las tareas domesticas. Hermione seguía examinando libros y pergaminos. Lo hacia en la cocina para tratar de ayudar a Molly y para vigilar a Elie, que jugaba con Molly II, la pequeña hijita de 4 años de Percy. Esa mañana la lechuza había llegado, con un mensaje para ella. Hermione lo leyó y luego Molly se lo arrebato de las manos.

-Dámela, se la enseñare a Arthur a ver si le interesa- exclamo leyendo la nota.

Hermione no dijo absolutamente nada, pensó un rato. Draco estaba en el Cuartel de Aurores, con Harry y Ginny. No pensó que fuese suceder tan rápido pero por lo menos tenía que despedirse. Garabateo una nota en una hoja blanca, la doblo, se levanto de la mesa, le dio un beso a Elie y le dijo a Molly:

-Tengo que salir, es algo importante. Cuida a Elie y entrégale esto a Draco, por favor- dijo Hermione, recogiéndose el cabello en un moño, con algunos mechones sueltos. Iba vestida de azul marino, un vestido de lana sencillo, se dirigió al perchero y recogió un abrigo marrón oscuro. Molly la miro un instante, ella lucia más pálida de lo habitual, y tenia una expresión asustada en su cara.

-Hija ¿Te sientes bien?, te he visto toda la mañana, no estarás esperando de nuevo- le dijo Molly mirándola con ojo experto.

Hermione no tuvo mas remedio que reírse, ¡Claro que no estaba embarazada! Ella tomaba todas las precauciones mágicas y muggles posibles. Era demasiado gracioso, que cada vez que no comía algo, o le daba un mareo, Molly le hiciese la misma pregunta y si Draco estaba presente, a este le brillaban los ojos como esperando una confirmación, no en vano ponía bastante empeño en embarazarla, ¡Si lo sabría ella! Pero no, no estaba esperando un bebe, estaba muy seguro de ello. Lo que le pasaba era que estaba a punto de emprender su viaje a lo desconocido. Y eso bastaba para azorarla, por lo menos a ella.

-No Sra Weasley, no estoy embarazada- le contesto tranquilamente Hermione, colocándose el abrigo y caminando por la cocina, Elie estaba sentada jugando con unos puzzles y de vez en cuando batía las manitas contenta, Hermione sonrió un instante. La beba parecía tan despreocupada, ajena a todo los acontecimientos que se avecinaban, solo jugando como hacían los niños, inocentemente aferrados a su mundo infantil. Donde no hay demonios acechando. La voz de la Sra Weasley la saco de sus pensamientos.

-Deberías pensarlo, a Malfoy parece que le gustan mucho los niños, lo he visto con Elaine, y se desenvuelve bastante bien. Se parece mucho a Arthur y a Bill- comento Molly- los perfectos amos de casa. Pero Ron, Fred, Percy , Charlie y Harry son un caso aparte. Unos inútiles en lo referente a tareas domesticas.

-¡Sra. Weasley!!- exclamo Hermione- ni se le ocurra mencionarlo. Draco es muy orgulloso. No le va a gustar lo de Amo de Casa.

-Por otro lado, Arthur es bastante tranquilo. Pero el Sr. Malfoy- dijo Molly un poco sarcástica- parece que tiene bastante energía. No creas que no escucho los comentarios de los chicos.

-Oh Molly, por favor- dijo Hermione ruborizándose- no sabia que Ud. sabia eso. Además no le creo lo del Señor Weasley, ustedes tienen 7 hijos.

-Todos planificados cuidadosamente- le contesto Molly sonriendo picaramente.

Molly se le acerco y le dijo a Hermione algo en el oído, ella se puso más roja todavía.

-¿Y de veras funciona?- le dijo Hermione casi con la boca abierta. Definitivamente Molly Weasley era la voz de la experiencia.

-Te aseguro que después de eso, hija, no lo podrás sacar de tu cama jamás- dijo Molly riéndose- no se lo he dicho ni a Luna ni a Ginny, me da un poco de pena. Pero tú eres diferente, eres mi mejor amiga.

-Gracias Sra. Weasley, por todo- Hermione la abrazo con fuerza, dejo caer una lagrima. Quería abrazar también a Draco, pero si lo buscaba, él no la dejaría irse – y usted es como mi madre. La quiero mucho.

-Hermione, sea lo que vayas a hacer- dijo Molly con su sexto sentido advirtiéndole que no vería por algún tiempo a Hermione- No te preocupes, cuidare de la niña como si fuese mía y del cabeza dura de tu marido también.

-Adios- Hermione salio fuera de la casa, sin mirar hacia atrás. Era demasiado difícil. Demasiado doloroso y ella tenía miedo. Temor de no volver a ver nunca mas a sus seres queridos.

Se apareció en Stonehege, el sol del mediodía estaba sobre ella, el paisaje estaba cubierto de nieve, pero el monumento estaba allí, inalterable. Muchos inviernos habían pasado, civilizaciones se levantaba y caían. Pero Stonehege, seguía allí y probablemente lo estaría hasta el final de los tiempos. Lo vio de pie, en medio del monumento, alto, enigmático y peligroso, con un abrigo color gris, guantes negros y el cabello rubio claro alborotado por el viento.

-Hola- dijo Hermione caminando hacia él- lo prometido es deuda. Aquí estoy.

-Hola, señora- dijo Franz haciéndole una inclinación de cabeza, sin dejar de mirarla. Sus ojos azules siempre estaban apagados y rara vez le ofrecía una sonrisa a nadie, esta vez tampoco fue la excepción -Gracia.

-¿Por qué me llamas Gracia?- pregunto ella curiosa, camino alrededor de Franz, mirándolo con unos ojos castaños que expresaban cautela, él la seguía girando la cabeza, manteniendo contacto visual con ella, finalmente Hermione detuvo su marcha y le dijo- Me gusta Hermione y en el peor de los casos Ingrid.

-Gracia es el nombre por el cual yo solo te llamare- le contesto Franz, esta vez fue él el que camino felinamente hacia ella, sin dejar de lado su estilo militar, rígido e inflexible, se detuvo a escasos metros de Hermine – Muy apropiado para ti. Eres suave, femenina, muy atractiva, caminas de una manera altiva con un porte aristocrático que es natural en ti. Disfruto llamarte así – era cierto, a él le gustaba como sonaba. A Franz pocas cosas lo deleitaban, el buen vino, el olor del pan, alguno que otro perfume. Pero lo que mas apreciaba era la suavidad, la elegancia de las cosas mas simples, como cuando la flor del diente de león, flota con el viento, y esa era la impresión que tenia de Hermione Granger, una mujer delicada y con gracia. Él, que lo analizaba todo fríamente había llegado a esa conclusión. Así que Gracia seria su sobrenombre -Debes empezar a confiar en mí. Esto acaba de empezar y yo seré la única persona que te podrá ayudar. Dame tu mano.

Hermione obedeció, le dio su mano, que él tomo de manera firme pero sin hacer mucha presión y luego los dos desaparecieron de nuevo. De alguna manera Franz no la intimidaba, aunque algo dentro de ella, le decía, que ese hombre era capaz de todo.

Llegaron a un lugar desconocido para Hermione, parecía una gran catedral, pero estaba todo vació, casi en ruinas, abandonado. No había nadie en los alrededores.

-¿Dónde estamos?- pregunto ella, fascinada con las columnas y las torres del edificio.

-No muy lejos, en Escocia. Esta es la capilla de Rosslyn. Muy famosa entre los muggles, aparece en un montón de libros- le dijo Franz invitándola a entrar- También es tierra sagrada, lo cual asegura que no seremos molestados. Entra, tengo muchas cosas que contarte.

Hermione entro y pudo ver todas las figuras de piedra que decoraban las paredes de la iglesia, algunas de las cuales tenían un aspecto pagano, reconocía los espirales celtas. Era algo descabellado, símbolos paganos en una iglesia cristiana. Quizás Rosslyn no era todo lo que aparentaba. En el techo había una reproducción del martirio de San Bartolomé, que también aparecía en los vitrales. San Bartolomé, quien fue soldado en las cruzadas, el santo que fue perseguido por el demonio, que tomaba la forma de sus victimas, para atormentarlo. Hermione se sentó en una silla y frente a ella, Franz conjuro una jarra de cristal con agua, sirvió una copa y se la ofreció a Hermione

-Te contare una historia, Gracia o puedo llamarte Hermione. Cómo desees. En mi mente serás siempre Gracia- dijo Franz, tomando un poco de agua, estaba sentado con las piernas cruzadas, de manera elegante.

-Gracia estará bien- dijo Hermione y ya que estaba confraternizando con el enemigo, añadió- Entonces yo te llamare Franz

– Hace milenios, el bien y el mal, se repartieron el universo. Los Oscuros se quedaron con el inframundo y los Guardianes, o la Luz, lo que tú llamarías cielo. La tierra, nuestro mundo, fue partido a la mitad, ninguna de las dos partes tendría supremacía, ese fue el acuerdo. El balance se ha mantenido todos estos años. Algunas veces parecen que las cosas se acercan mas a la oscuridad y otras veces parece que mas hacia la luz. Eso ha coincidido con importantes épocas históricas. Pero siempre ha existido el balance.

-Algo de eso he leído en las Crónicas- dijo Hermione prestando atención.

-Hace 100 años, un joven mago descubrió como contactar a los Oscuros. Su esencia primordial fue absorbida por estos y se creo la Orden Oscura. Son una especie de espectros que pueden tomar y poseer el cuerpo de un humano, mediante un proceso muy complejo, en donde la muerte es la principal protagonista. Caminar por la tierra fue algo excitante para ellos y entonces, la avaricia los consumió. Desearon romper el pacto y quedarse aquí por toda la eternidad. Así que la finalidad de la Orden Oscura, es apoderarse del planeta y relegar totalmente a los Guardianes. A pesar de todo, no todos los oscuros tomaron forma humana, la mayoría espera, el día de la confrontación final, cuando los cuatro se reúnan finalmente, entonces ellos podrán dominar.

-Los que están en cuerpo humano, ¿están vivos?- pregunto Hermione, intentando procesar toda la información. Todas esas verdades reveladas, se agolpaban en su cerebro y no dejaba de preguntarse ¿Cómo había sido tan tonta de no descubrirlo antes? Había leído muchos indicios, pero no había establecido la conexión. Y allí estaba ese sujeto, Franz Metzger, como un maestro, enseñándole su primera lección.

-No, sus cuerpos eran humanos y estaban sometidos a una segunda muerte- dijo Franz- esto los decepciono profundamente. Pero antes de irse de nuevo al inframundo o al otro lado, como quieras llamarlo (que es donde permanecen), descubrieron la forma de implantarles a los humanos que llevarían a cabo sus propósitos, algunos de sus poderes o cualidades, sin necesidad de poseerlos. Ahí es en donde entramos nosotros.

-No te entiendo- dijo Hermione.

– Los humanos Oscuros. Scythale es uno, lo mataron cuando tenia 17 años, Gellert Grindelwald, es el otro. Fue el primer mago que fue reclutado para el proyecto Somaya, él le hizo algo a Lord Scythale y lo convirtió en lo que es, en un Oscuro. Tom Riddle fue el siguiente, pero digamos que se desvió del proyecto, demasiado quizás. Yo fui el último. Cuando tenía 5 años, me diagnosticaron un tumor cerebral. Lo recuerdo todo vagamente. Mi madre había dispuesto junto con Scythale, que yo me convertiría en Oscuro a los 17 años, que es una edad suficiente, para conservar algunas experiencias muy humanas y necesarias. Pero debido a mi enfermedad, que era incurable, todo debió ser acelerado. Me quitaron el tumor, así como la mitad de mi cerebro y me mataron en el proceso. Solo recuerdo el dolor y despertar, en una especie de altar, temblando de frió y con la cara de Scythale sobre mi murmurando cosas. Parece que el proceso es diferente según sea el poder del mago. Luego de eso, nada fue igual, todo lo humano en mi murió. Scythale recuerda cosas, sin duda Tom Riddle y Grindelwald también lo hacían. Pero yo no recuerdo absolutamente ninguna sensación humana, lo que se en relación a las emociones, el amor, la pasión, el odio, lo se por libros. Sin embargo, al parecer la otra mitad de mi cerebro, se activo totalmente. Los científicos muggles dicen que solo utilizamos el 17 por ciento de nuestro potencial, pero yo me vi obligado a utilizar todo lo que quedaba, para sobrevivir. Mi inteligencia es superior a la de cualquiera, y nosotros los oscuros, podemos hacer cosas, que otros magos no pueden. Pero a veces pienso, que de alguna forma, el hecho de que yo sea como soy, me ha brindado una perspectiva diferente y sobre todo muy neutral, de los hechos. Pero igual soy un ser humano mutilado, algo menos que un hombre.

-Sigue………….-dijo Hermine interesada. Por un momento casi sintió lastima por Franz, pero al verlo, con esos ojos azules que no transmitían nada, se dio cuenta que a él no le importaba si ella se condolía de su pasado o no. Para Franz solo había sido un trámite, algo que tarde o temprano, estaba destinado a sufrir. Pero Hermione, en esa y otras tantas cosas, estaba completamente equivocada.

-Cada uno conserva aspectos originales de su personalidad pero acrecentados. En Scythale es su astucia, con Grindelwald fue su extrema crueldad y en Voldemort era el odio lo que lo hacia fuerte. Yo no tuve tiempo de afianzar un carácter, así que soy el más extraño entre los extraños. No creas que soy un pusilamine. La indiferencia ante el dolor humano es algo que todos compartimos. No es posible ser un oscuro sin ser así, te volverías demente. Cometemos actos atroces. Ya lo has visto con los Deathcrows. Nosotros somos peores. Lo importante es que yo, después de muchos años, sintiéndome diferente a todos los demás chicos con los que estudiaba, encontré una salida. Suena tonto, pero un día caminando por Galicia, en España, de vacaciones, me encontré con un druida, quizás el último. Un sujeto de barba blanca larga, nada simpático pero muy observador. Me miro detenidamente y me dijo “Chico tu eres diferente”, claro que lo era. Era un joven de 15 años, que era incapaz de sentir nada, pero en el fondo si sentía algo, estaba confundido. No le conté nada, por supuesto. Pero ese viejo, perspicaz como él solo, me tomo como aprendiz unos cinco años. A escondidas, me enseño algo de la magia druida y me encomendó una misión. Sus ultimas palabras fueron “no dejes que se rompa el balance. Ellos están equivocados. Lo único que conseguirán es la destrucción de todos. No quedara nada, absolutamente nada” y desapareció de mi vida. Su nombre es Místico. Es un ermitaño, una vez hasta el mismo Dumblendore fue a visitarlo y le cerró la puerta en sus narices. Me hizo estudiar el libro de las Crónicas, que ya estaba en poder del proyecto Somaya y allí lo entendí todo. Desde entonces, a pesar de estar sometido a los Oscuros y trabajar para el proyecto, he intentado descubrir la manera de evitar que las cosas sucedan. Entonces, allí es donde entras tú, Gracia.

-Que tengo que ver en todo esto- dijo Hermione.

-La cosa es que Scythale, Voldemort y yo éramos una triada. La necesaria para resucitar al cuarto. Yo y Scythale ya habíamos logrado resucitar a Voldemort………….él que se enfrento a los 5 elementos en el norte. Pero algo imprevisto sucedió, Voldemort murió y como destruyeron su Horrocrux, era imposible devolverlo otra vez. Él cometió el error de fracturar su alma, cosa que nos dificulto todo el proceso. Necesitamos ser tres para revivir a el OTRO y entre los cuatro traer las tinieblas a la tierra. La otra forma de hacerlo era reuniendo el poder de los 5 elementos, nosotros no dejamos cables sueltos, si no era de una forma seria de la otra, pero todo fallo. Ellos se salieron de nuestro control y ahora es casi imposible capturarlos. Scythale y yo esperamos casi dos años, para que los Oscuros no dijesen que hacer, pero no llegaba ningún aviso. De manera sorprendente, nosotros también rompemos nuestras propias reglas, hasta se nos paso por la cabeza matar a Axel Wilhen y convertirlo en Oscuro, no quería ni imaginarme esa posibilidad, La Bestia es totalmente impredecible. El control es una característica necesaria para que nosotros funcionemos. Pero milagrosamente, de pronto tú apareces de nuevo, renacida. Entonces la otra parte de la profecía cobro sentido.

-La Oscuridad y la luz uniéndose- murmuro Hermione.

-Ese es uno de los significados de esa frase. El otro te lo diré cuando estés preparada para aceptarlo. Si, los guardianes te enviaron de vuelta. Tu formas parte de la luz- dijo Franz, con sus ojos clavados en ella, de alguna forma Hermione vio en el fondo de esos vacios ojos azules una pequeña chispa de certeza- lo analicé todo, la profecía debe cumplirse a cabalidad. Y nosotros debemos abrir el camino para que el mago de los 5 elementos en uno y el intrépido, derroten a las tinieblas de una vez y por todas o por lo menos evitar que se apoderen del planeta. Somos la distracción Hermione, somos los que nos encargaremos del proyecto Somaya. El balance no debe ser roto. Todos los libros que he leído coinciden en ese punto.

-Entonces debemos cumplir la maldita profecía, para que el Salvador de todo se rebele y derrote a los malos- contesto Hermione escéptica- Un poco complicado no crees.

-Lo es- dijo Franz tranquilo con su voz teñida de un fuerte acento alemán – pero nuestro papel esta muy claro. Nosotros despertaremos a los poderes oscuros y luego todo quedara en manos del DESTINO.

-¿Por qué traicionas a los tuyos? ¿Qué pretendes lograr con todo esto?-dijo Hermione, ella no era tonta, Franz no estaba haciendo todo eso de gratis.

-Mi premio, ese es mi secreto, Gracia- dijo Franz enigmáticamente- Por otro lado, me gusta el planeta tal cual como esta, sin cambios. Todavía tengo mas cosas que contarte, pero mas adelante. Supongo que quieres saber la historia de los 5 elementos, el padre de tu hija es uno. Además la historia de las espadas, su papel en todo esto y los demás poderes oscuros, que tú deberás asimilar. Pero antes de todo, debes someterte a una prueba, el conocimiento de uno mismo es algo fundamental, si no lo logras, no podré enseñarte nada más…………El control……….es esencial. Solo el animal tiene miedo. El miedo mata a la mente. Y tú no eres un animal.

-¿Por qué Scythale esta tan empeñado en que se cumpla la profecía? Por lo que me dices nos beneficia a nosotros- Hermione se sentía perturbada con esas ultimas palabras e intentaba ahondar en otro tema, igual o mas importante aún.

-Scythale y el OTRO poseen algo, esos dos tienen un as bajo la manga, que les asegura una posibilidad de éxito. Por eso nosotros dos, debemos averiguar que es y de ser posible destruirlos- dijo Franz- A Scythale no le preocupa el intrépido o el mago de los 5 elementos, esperara a que aparezcan y sea lo que sea que tiene en su poder, lo utilizara contra ellos.

-Te ayudare, yo también he leído mucho y estoy de acuerdo con todo- concluyo Hermine- pero creo que no me gustara que me maten de nuevo.

-No es necesario. Tengo la idea de que aunque puedes aprender algunas cosas, no serás un oscuro igual a nosotros. Scythale solo te quiere para resucitar al Otro y abrir la puerta a los oscuros. Yo te quiero para que me ayudes a evitar el desastre y veré la forma de protegerte. En ti habita el poder suficiente para hacer lo que debes hacer. Ahora acompáñame.

Hermione lo siguió, bajaron a las catacumbas de la iglesia. En nichos colocados en las paredes, había una multitud de cadáveres, casi en los huesos. Hermione sintió escalofríos, además había mucha humedad y el olor a podredumbre era terrible. Luego llegaron a una puerta con unas escaleras, no se veía mas nada, que la oscuridad que rodeaba el interior de esa entrada. De pronto Hermione sintió el miedo más visceral que había tenido en la vida, comenzó a temblar.

-¿Que es esto?- pregunto ella casi en un susurro. Se abrazaba a si misma en un intento de conservar el calor. Franz la miro y se quito el abrigo, colocándoselo sobre los hombros de Hermione, ella le agradeció con un gesto. Él podría ser un mago maldito sin sentimientos, pero era un caballero.

-Es la entrada al Sendero de los Muertos- dijo Franz- entiendo como te sientes. Yo lo hice y no fue fácil. Fue la única vez en mi vida, que sentí algo en el fondo del corazón, un miedo irracional.

-¿Qué me voy a encontrar?- pregunto Hermione.

-A ti misma- le dijo Franz lúgubre- a todo lo malo que guardas, aunque tú no lo sepas.

Hermione miro a Franz, directamente a los ojos, buscando consuelo, alguna cosa que le brindara esperanza. Y él seguía allí observándola, frió, glacial, incapaz de ofrecerle una palabra de aliento. No era su estilo, pero Franz decidió fingir algo de humanidad, por el bien de ella. No utilizo el simpático, no servia con Hermione, más bien relajo un poco su actitud.

-Entra- le dijo serio- te estaré esperando aquí, no me moveré, lo prometo. Recuerda: El miedo mata a la mente……………. MANTEN EL CONTROL

0o0

¿Qué le pasara a Hermione? ¿Qué cosa la espera en el Sendero de los Muertos? ¿Y Draco?

¿A que clase de prueba la someterá Franz y para que?

¿Será que Pansy tomo ya su decisión? Tanta felicidad no es de gratis, j eje j eje.

¡Bill ya le dijo que la amaba! Ups, pero ella ni se entero.

¿Cómo despertaran al Hombrelobo?

Cerramos con otro video de Bush, de la cancion Chemicals between us, me encantan las peleas de este video. De aqui tomo ideas. Ademas que me imagino a Frank como una especie de Sensei de Hermione, je je je . Disfrutenlo y comenten.

Anuncios

6 comentarios

  1. Primera…
    que emocion!!!
    Me encanta tu fic.. es mi preferido

    Besos,


  2. honorable jos , cap perfecto 10 dedos virtuales…..muy simpaticos los duendes!y que adelantados en las relaciones!
    molly jajjaja muy buena escena!
    y en cuanto a pansy y bill? QUE ESPERAN????????
    JAJAJJAJAJ
    BESOS
    FIONA


  3. wooow jejeje me encanto


  4. esta genial jos q mas te puedo decir si sabes q me encantan tus historias!!!


  5. Holas Jos soy una adicta a esta historia!!! nunca me da chance de dejar comentarios! de hecho este es el primero que dejo (ni siquiera en el de martin), encontre el enlace por casualidad en el fic de martin y me dejaste concectada me ENCANTA… muero por que pase algo entre nott y janie!!!!! tambien me gusta Bush no estas sola en Venezuela jejeje.

    La Flacu!


  6. Hola Josh
    Me encanta tu fic
    lo he estado leyendo en FanFiction.Net
    y alla se me hace mas dificil dejarte comentarios.
    Ai que:
    Continualo Pronto



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: