h1

Capitulo 37 Sahum

Hola, siempre he dicho que en todas las historias, hay personajes que se van a los extremos, o son muy buenos o son muy malos. En Polaris en general nuestros cinco elementos y Hermione conservan el equilibro. Aqui los extremos van hacia la maldad. Cuando me plantee hacer a los malos, queria que cada uno fuera diferente del otro, no una fotocopia del mas malo. Asi vemos que tanto Franz , Scythale, Lucius Malfoy  y Axel Wilhen ( que hasta ahora son los principales y los mas mencionados) cada uno a su estilo es malo, malisimo. Uno de los mejores villanos en la historia del cine sin duda es el Kurgan, ese personaje, un inmortal de 3000 años, combina maldad, sadismo, brutalidad y un sentido del humor totalmente macabro en un equilibrio perfecto, de tal forma que nos resulta igualmente desagradable y atrayente. Ustedes saben que yo tomo elementos de las cosas que me gustan para desarrollar este fic. No lo considero falta de originalidad, sino que al igual que ustedes disfrutan leyendolo, yo tambien disfruto escribiendo. Y parte de ese goce es darle a mis personajes algunos toques de mis peliculas favoritas. Asi que he decidido ofrecerle un tributo a mi malo favorito de todos los tiempos (por favor que no me escuchen ni Sauron ni Darth Vader) y bueno no lo incluire en el fic, pero un malo por ahi es su fotocopia. A leer…………………………….

Hermione estaba caminando de un lado a otro en la sala de su casa, se apretaba convulsivamente las manos. Después de esa conversación con Dumblendore y Harry se sentía sumamente inquieta, tenía miedo de su destino. De alguna forma, siempre le tocaba sacrificarse, en el fondo, estaba molesta. Pero ella era valiente, y además teniendo una oportunidad para ganar, no la iba a dejar pasar. No le había pasado desapercibido el mensaje entre líneas de las palabras de Draco, las ultimas que habían intercambiado, sin duda tendrían otra discusión, así que ella lo estaba esperando. Elie estaba dormida en el piso de arriba, Harry la había acompañado a casa de Ron a recogerla y las había traído a ambas Dover.

Hermione decidió sentarse en una poltrona, y se dedico a avivar con su varita el fuego de la chimenea, pensando en las consecuencias de las circunstancias en las cuales se hayaba envuelta, cuando sintió a Draco llegar. Ella se levanto intempestivamente y corrió a recibirlo.

Draco todavía sentía la furia recorriéndole el cuerpo, ni siquiera verla logro amironar ese sentimiento, sino que toda su frustración la sintió renacer al estar frente a ella. Camino con paso firme y rápido hacia donde Hermione estaba. La miro intensamente, Hermione iba a decir algo pero se detuvo, la expresión de la cara de él asustaba.

-Hermione, tú y yo vamos a poner las cosas en claro de una buena vez– dijo Draco con ira contenida y un tono de voz que no admitía replica.

Ella no dijo nada, por primera vez en mucho tiempo, no tenía nada que decir.

-Tu, Elie y yo somos una familia. Y yo soy el jefe de esta familia, te guste o no- Draco caminaba de un lado a otro, pensativo, era evidente que estaba escogiendo sus palabras cuidadosamente- a veces no tienes ni idea de todas las cosas atroces que hago para mantenernos a salvo. De todas las mentira que he tenido que decir por ti. Merlin, Hermione, ¡todos piensan que estas muerta!, en donde crees que hubieses terminado si los Inefables se enteraban de tu resurrección, encerrada en San Mungo, tú y Elie

-Yo……………..-trato de empezar a hablar Hermione, Draco con una mano le indico que callase. La mirada de él era dura, Hermione trago grueso en todo el tiempo que tenían juntos, él jamás había sido tan claro y tan tajante. Ella tenía la sensación de que algo había pasado, alguna cosa había desatado la cólera en Draco.

-Déjame terminar, por favor- dijo él bruscamente – Se que habrá una guerra, que hay una profecía que involucra a mi hija, que tú eres la encargada de descifrar todos los malditos textos que auguran el fin del mundo. Y además, yo he tenido que continuar de Auror, para enterarme de primera fuente de todo y tratar de ayudarte. Hace dos días, te encontré en un estado, que TÚ…..todavía no has tenido la amabilidad de explicarme. A mí, que si bien no soy tu esposo y no puedo reclamarte nada, soy el padre de tu hija y el hombre que comparte tu vida. Así que lo menos que espero, es que tengas la delicadeza de decirme ¿Qué DEMONIOS ESTA PASANDO?

Draco termino de hablar y se sentó en una silla, se inclino sobre sus piernas y se tomo la cabeza con ambas manos, estaba profundamente exasperado, no le dirigía la mirada. Hermione respiraba agitada, todos esos argumentos habían hecho mella en ella. Quizás si le contara parte de la verdad, a lo mejor quizás él entendería. Hermione tomo aire y se sentó.

-Draco- ella lo llamo y él fijo sus ardientes ojos grises sobre los suyos- tienes razón…..

Draco abrió la boca sorprendido, esperaba una batalla verbal. Pero no, allí estaba ella, con una expresión en la cara de dolor, reconociendo que él tenía la razón.

-Elie y yo compartimos una visión- dijo Hermione con un dejo de duda, Dumblendore se lo había advertido, el principal obstáculo para ella iba a ser Draco, así que él y Harry le habían pedido que no le contase nada, pero ella al verlo así, tenia que decir algo, darle algo- El asunto es que debo buscar a un hombre, en el bando enemigo, y sellar un pacto con él. Y eso nos dará la victoria o por lo menos ayudara a hacerlo.

-¿Quién es?- Draco estaba sorprendido, así que esa era la visión. Ahora entendía el temor de ella, Hermione lo conocía mejor de lo que pensaba. Ella sabia que él se negaría rotundamente a que corriese peligro de alguna forma. Defenderse de los ataques era una cosa pero meterse en la boca del lobo, otra muy diferente.

-No lo se- dijo ella- no lo conozco.

-Hermione – entonces Draco hablo con autoridad – no puedo permitir que te arriesgues de esa manera, no voy a dejar que suceda. Encontraremos otra forma.

-Draco- Entonces Hermione se levanto e hizo gala de su proverbial testarudez- Me duele decirte esto, pero ya esa es una decisión que esta tomada. No hay otra manera. Es esto o nada. No te pido que comprendas, ni que lo aceptes.

Draco se levanto y le tomo los brazos con ambas manos. Ella desvió la mirada al piso, él la sostenía contra su cuerpo, con la fuerza necesaria para mantenerla inmóvil pero sin hacerle daño.

-No- dijo él con voz profunda- No hagas lo que sea que vayas a hacer.

– No puedo prometer nada, estoy convencida de que es lo que tengo que hacer y tanto Dumblendore como Harry están de acuerdo- dijo ella por lo bajo. Draco la soltó como si el contacto con su piel quemase. Él no podía luchar con la clase de determinación que le estaba mostrando. Era una batalla perdida y lo sabia, terminaría cediendo ante ella como todas las demás veces. Lo único que quería entender y comprender era porque Hermione siempre ponía todas las cosas por encima de él.

-Sabes que hoy casi mato a Marcus Flint por ti- entonces Draco se lo dijo en su cara, sin contener su rabia y su decepción- Por lo de la muerte de tus padres, por vengarte. ¿No te das cuenta de que yo haría cualquier cosa por ti? Hasta dejarme matar si es necesario.

Hermione se sorprendió, así que eso era, por eso estaba furioso. A Draco no le gustaba perder el control, ella lo sabia muy bien. Él odiaba esa parte de su personalidad que lo convertía en algo muy parecido a su propio padre, en un ser incontrolable, que no media su propia capacidad de dañar. Ella siempre había confiado en él, Draco siempre hacia todo lo posible para no dejarse arrastrar completamente por sus instintos asesinos. Pero al mismo tiempo también estaba segura, se lo había demostrado, que él seria capaz de hacer cosas terribles por defenderla y mantenerla a su lado. Al igual que ella tendría que tomar decisiones dolorosas, para que salieran vivos de la guerra.

– Entonces tú más que nadie comprenderá lo que pretendo hacer- dijo Hermione sosteniéndole la mirada- Es por ti y por Elie.

-¿Qué pasara con nosotros?- pregunto él.

-Esto no tiene para nada que influir en nosotros- dijo ella tratando de calmarlo. La verdad era que no sabia que diablos iba a pasar con ellos.

-Si tu mueres, es evidente que va a afectarnos- Draco fue cínico esta vez, ¿Por qué diablos ella no lo entendía? De pronto sintió un escalofrió, una sensación extraña lo invadió. Alguien o algo había roto la barrera mágica de su casa.

-Elie……..-dijo Draco en un susurro. En un abrir y cerrar de ojos, haciendo gala de su agilidad estaba subiendo las escaleras como un bólido, le hizo una señal de silencio a ella y le dijo en un susurro- Hermione busca tu varita y mantente en guardia. Alguien esta aquí.

Hermione busco su varita en el sofá y empezó a caminar despacio observando todo cuidadosamente alrededor, ya Draco estaba en la parte superior de las escaleras. Camino detrás de él por el corredor que conducía a las habitaciones

Al abrir la puerta de la habitación de Elie, se percato que esta estaba en penumbras. Draco vio de espaldas a una figura que por su estatura y complexión parecía ser hombre, vestido de negro con una capucha sobre su cabeza, y que tenia en sus brazos a Elie. La niña estaba despierta y miraba de manera penetrante y con cara de disgusto al hombre que la tenia.

-¿Quién eres y que haces con mi hija?- Draco se coloco en guardia, sin embargo estaba asustado, temía por su hija. Hermione respiraba agitadamente detrás de él, le temblaba la mano que tenia la varita. Ninguno de los dos haría un hechizo con Elie de por medio.

-Draco Malfoy, no me reconoces- dijo una voz potente cargado de odio. El hombre se volteo y Draco pudo ver unos labios delgados iguales a los suyos, con una sonrisa falsa en ellos, a través de la sombra de la capucha. Elie estaba callada como analizando la situación, el hombre con una mano se quito la capucha y Draco abrió los ojos desmesuradamente. Hermione emitió un aullido.

Allí, en esa habitación, cargando a su nieta como si fuese un fardo molesto, estaba, mas vivo que nunca, Lucius Malfoy.

-Así que esta es la bastarda Malfoy- rió entre dientes Lucius observando con interés y desagrado a la niña- seria interesante ver como un cuerpo tan pequeño responde a un crucio. Seria la primera vez que lo intento.

-¡NO!- grito Hermione, dando un paso hacia adelante en dirección a Lucius para proteger a su hija, pero Draco, que todavía no le salían las palabras del asombro, la sujeto por un brazo. Todo lo Malfoy que tenia salio a relucir, haciendo gala de una sangre fría que en ese momento Hermione quien era la mas razonable de los dos, había perdido completamente. Lucius apunto con su varita a Elie, la bebe entonces fijo la mirada en su abuelo.

-Tú estas muerto- dijo Draco tratando de imprimirle firmeza a su voz, pero el terror estaba haciendo mella en él. Era imposible, su padre tendría que estar muerto. Todos los fantasmas de su vida empezaron a aparecer alrededor de él, y la angustia empezó a abrirse camino dentro de su mente, pero tenia que conservar la calma, la vida de su bebe corría peligro y no podía dar un paso en falso -yo te tapie en una mazmorra de Malfoy Manor, nadie lo sabia.

-Error, hijo malagradecido- dijo Lucius con su voz profunda y temible – alguien me busco. Ah, y por supuesto la escurridiza y renacida Srta. Granger esta aquí con nosotros. Otra persona al parecer, también difícil de borrar del mapa.

-Mi esposa se llama Ingrid, Lucius – dijo Draco, jamás le diría padre a esa bestia, nunca más. Y además tenia que proteger la identidad de Hermione.

-Me crees tan tonto- dijo Lucius Malfoy con desprecio – nosotros sabemos que ella es Hermione Granger.

-Eso es correcto- entonces Franz Metzger salio de las sombras, había utilizado su habilidad de “simpático” para pasar desapercibido. Él había investigado las defensas mágicas de esa casa, y utilizo a Lucius Malfoy para romper el hechizo, que solo permitía que la familia directa se apareciese dentro de la casa. Franz había ido conocer personalmente a Hermione Granger y de ser posible hablar con ella. Draco entonces comprendió porque al examinar los rastros mágicos disimuladamente, había captado la presencia de dos magos. Estaba presenciando exactamente lo que Theo le había contado una vez. Pero este era un mago joven, no el anciano de los ojos negros.

Hermione sintió su corazón latir desbocadamente cuando vio a Franz. DEMONIOS, ese era el hombre de la visión. El maldito destino le había puesto al hombre que ella tenia que buscar justamente enfrente. Observo que era un poco mayor que ella, rubio, delgado, con ojos azul celeste, estaba vestido con un uniforme negro, y lucia muy tranquilo, con un rostro que aparentaba serenidad. Ese era el hombre que tenia el destino de todos en sus manos.

Lucius pego a Elie hacia él con fuerza y la niña comenzó a llorar asustada. A Hermione se le salían las lágrimas de los ojos, y Draco le apretaba el brazo de tal forma que parecía que se lo iba a fracturar. Miraba con odio a Lucius, sabia que su padre seria capaz de matar a su hija.

-Lucius, no hemos venido a hacerle daño a la niña, al menos no todavía- dijo Franz Metzger con tono autoritario. Lucius lo miro con desprecio, pero aflojo sus brazos alrededor de la niña.

-¿Quién eres?- dijo Draco que analizaba el intercambio de miradas entre su padre y el hombre rubio. Su mente procesaba rápidamente lo que iba a hacer a continuación. No podía arriesgar la integridad física de su hija y estaba conteniendo con todas sus fuerzas a Hermione, que parecía dispuesta a echarse encima de Lucius Malfoy en cualquier momento.

-Mi nombre no interesa ahora, digamos que soy el enemigo- dijo Franz dejando su cualidad de simpático. Así que ese era el elemento agua. Sus sentidos se pusieron alertas, los poderes de ese mago eran desconocidos para él.

-¿Qué quieres con mi hija, solo es un bebe?- dijo Draco con voz firme, sin dejar traslucir el pánico que sentía.

-Con tu hija nada, mi asunto es con Ingrid Malfoy alias Hermione Granger- contesto Franz. No dejaba de admirar la sangre fría de ese hombre, cualquier otro ya hubiese cometido una estupidez. Pero allí estaba, en apariencia tranquilo, ganando tiempo conversando. Muy diferente a la mujer, que parecía dispuesta a atacar en cualquier momento.

-Hermione Granger esta muerta- dijo Draco con voz segura. Seguía apretando a Hermione que empezaba a temblar y lloraba silenciosamente.

-No juguemos mas, tu y yo sabemos que esta mujer- Franz señalo a Hermione. Ella no le quitaba los ojos de encima, detalle que no se le escapo. Él dedujo que ella lo había visto antes, pero de donde – es Hermione Granger.

-No- contesto Draco. Apresando más aun a Hermione, que luchaba por soltarse, entonces ella se volteo y lo miro suplicante. Draco le devolvió una mirada helada como un iceberg. No la iba a soltar por nada del mundo, por lo menos no hasta estar seguro de lo que iba a hacer.

-Te propongo un trato, un canje- Franz empezó a dar vueltas en la habitación, tomo a Elie de los brazos de Lucius, que se quedo rígido y sonriente mirando a Draco. Elie gimoteaba asustada ante la presencia de ese ser extraño, pero tampoco le quitaba los ojos de encima- La vida de tu hija por Hermione Granger.

Draco miraba alternativamente a Elie y a Hermione, por primera vez en su vida, no sabia que hacer. Hermione lo miro intensamente, le tomo una mano, se la apretó y se acerco a él, lo suficiente para murmurarle algo al oído. Draco cerró los ojos un instante. Al escuchar las palabras de Hermione, sintió como su corazón literalmente se paralizo.

-Deja a mi hija en el suelo, para que su padre la tome- dijo entonces Hermione suplicandole con los ojos a Draco. Él entonces dio su brazo a torcer y la soltó – yo iré contigo, pero no le hagas daño a mi bebe.

Franz dejo a Elie en el piso y ella como si entendiese la situación, empezó a gatear en dirección a su padre. Hermione avanzo rápido y Lucius Malfoy le apreso un brazo y se lo sujeto por detrás, la amenazaba con su varita colocada sobre el cuello de ella.

-Quiero saber que tienes allá abajo, sangre sucia, que hizo que mi propio hijo me traicionase- le dijo lascivamente Lucius al oído, recorriendo con la lengua la mejilla de Hermione, ella se estremeció de asco. Él sonrió complacido, ella ya no era una chiquilla, sino toda una mujer, muy atractiva por cierto, a pesar de ser una sangre sucia. De alguna forma entendía a Draco, él alguna vez había sufrido un arrebato de pasión similar, pero simplemente la había forzado y termino con ella, matándola. ¿Por qué demonios su hijo no había hecho lo mismo? Y además se había atrevido a concebir un hijo con ella, arrastrando por el fango el nombre de los Malfoy. Iba a vengar esa afrenta, la haría retorcerse y gritar debajo de él. Cuando se la devolviera a Draco, ella ya no serviría para nada, esa seria su mejor venganza, y por ultimo los mataría a los tres. Lucius dijo con voz fuerte después de morderle el cuello – ¿Tan buena eres en la cama?

Draco tomo a la niña y miro con un profundo odio a su padre. Veía a Hermione temblando e intentando desesperada alejarse de Lucius.

-Te juro que si la tocas, te buscare hasta el fin del mundo y te cortare en pedazos- dijo Draco abrazando a su hija, adivinando de inmediato las intensiones de su padre. Instintivamente avanzo un paso, y Hermione negó con la cabeza, él se detuvo. Gotas de un sudor frió le resbalaban por la espalda, había estado a punto de echarlo todo a perder.

-Hijo, no estas en posición de exigirme nada- Lucius se acerco más a Hermione y le apretó el brazo, girándoselo, ella dio un gemido de dolor.

Draco entonces miro a Franz. Ahora lo entendía, de alguna forma su padre estaba a las órdenes de ese hombre. Eso era realmente muy extraño. Algo muy grave tenia que haber sucedido para que Lucius Malfoy aceptase tan tranquilo las ordenes de alguien mas joven que él. Pero Draco conocía a su padre, por muchas órdenes que recibiese, siempre conseguía la manera de retorcer todo a su favor. Y lo quería a él, su mirada se lo había aclarado todo. Lucius deseaba matarlo, con toda su alma.

-¿Qué vas a hacer con mi esposa?- dijo Draco con voz dura dirigiendose a Franz. Elie se asusto y empezó a llorar desconsolada, Draco le acaricio la cabeza y la pego contra él, la niña se tranquilizo al sentir el contacto de las manos de su padre sobre ella.

-Hablare con ella, te doy mi palabra que te regresare a tu dama, sana y salva- contesto Franz. Lucius emitió un resoplido de indignación. Franz entonces tomo a Hermione por un brazo y se la arrebato a Lucius, la sostenía igual de fuerte, pero por lo menos no se acercaba a ella. Hermione respiro tranquila, la habían liberado de Lucius Malfoy y nada podía ser peor que él.

Lucius se desapareció y antes de que Draco activara de nuevo el hechizo, Franz desapareció con Hermione.

Draco apretó a Elie contra él. Tenía que salir de allí inmediatamente, huir, su padre sin duda regresaría por él. Debían reunirse todos de nuevo. Habían secuestrado a Hermione y él no pudo hacer nada para evitarlo.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o

Franz y Hermione aparecieron en la llanura de Salisbury , cuyo nombre antiguo Sahum, ya nadie recordaba, en el circulo de piedras llamado Stonehenge. La magia podía respirarse en ese lugar de culto. Una fuerza desconocida emanaba de sus menhires y dólmenes. Algún poder ancestral se había adueñado del lugar hacia milenios. Y si bien las personas que ofrecían pleitesía al lugar, habían desaparecido de la faz de la tierra hacia mucho, ese poder seguía allí, mas despierto que nunca. La niebla cubría Stonehenge. No era una niebla normal, era completamente sobrenatural, como conjurada por el lugar, para ocultar la especie de reunión que se iba a llevar a cabo. Franz sabia que cualquier cosa que ocurriese allí, estaría a salvo de la intromisión de cualquier poder. Y era vital para los dos que esa conversación quedase en las sombras. Hacia años que él se había entregado secretamente al poder de Stonehenge, cuando comprendió al fin la importancia, de la única cosa que lo hacia humano, a pesar de todo lo que los Oscuros habían hecho con él.

Franz le tomaba un brazo firmemente a Hermione si hacerle daño y la hizo enfrentarse a él, le tomo la cara suavemente y la empezó a detallar. Piel muy blanca, cabello castaño ondulado largo hasta la cintura, boca pequeña con labios sensuales, nariz respingada. Ella era delgada con unas curvas excitantes y poseedora de una mirada desafiante, con unos ojos marrones de donde saltaban chispas. Así que era ella, una mujer apetecible para cualquiera, menos para él. Esa era la mujer que debía convencer. Lastima por ella. Lo que quería Franz de Hermione no era nada físico, era algo muchísimo más mental. Ella arrugo la cara incomoda por el contacto de las frías manos de él. Franz la soltó.

Al separarse, Hermione se irguió y asumió una postura defensiva, Franz simplemente la miro y se sentó en uno de los dólmenes, tenía su varita agarrada, ella estaba desarmada. Hermione entonces se dedico a observarlo. Era un hombre que intentaba mostrarse amable, sin embargo su inflexibilidad interior le otorgaba un aura autoritaria, rubio con ojos azul claro casi celestes. Su manera de caminar y de sentarse era muy adusta, como si calculara todos sus movimientos. Vestía con un uniforme negro que ella no reconoció, pero sin duda era algo militar, su acento al hablar era extranjero. Y no solo sus manos eran frías, todo en él era frió. Nunca pensó que se iba a encontrar a alguien más glacial que un Malfoy, pero allí estaba ese hombre, imperturbable como la piedra.

-No te atrevas a tocarme de nuevo- le dijo ella furiosa. La piel de él como la de un cadáver, helada y le erizo todo los vellos del cuerpo. Sentía asco con Lucius, pero con ese hombre era simplemente aterrador.

-¿De donde me conoces? – pregunto él secamente, al ver la cara de pánico de ella agrego – No te preocupes, estamos en Tierra Sagrada, ni yo ni ningún mago puede dañarte aquí. Hablemos.

-Te vi en un sueño- Hermione mintió descaradamente. No le había pasado desapercibido de que él no sabía que Elie era la vidente de la profecía. Si hubiese sido así se habría apoderado de ella. Ellos sabían de la profecía, con seguridad, habían tenido las Crónicas de Mirhydhim en su poder y todos sus movimientos así lo evidenciaban.

-Ves el futuro- pregunto él un poco asombrado.

-No, simplemente fue un sueño- Hermione contesto con el mismo tono seco.

-Ya veo- entonces Franz se puso en modalidad simpático- Sabes algo de la profecía.

Hermione sintió que una sensación de comodidad la invadía, como si estuviese hablando con un familiar. Le pareció muy extraño, pero no pudo hacer nada por evitarlo.

-Yo traduje los libros, las Crónicas de Mirhydhim- dijo ella estremeciéndose, tratando de quitarse de encima la sensación de confort.

-Así que el libro llego hasta ti- entonces Franz exhibió una sonrisa- el destino es caprichoso. Bien, así que ya lo sabes, estamos en la encrucijada.

-Si lo se, y también se que tu y yo debemos hablar- aventuro Hermione. Franz se sorprendió, ella sabia más de lo que él creía. Pero eso era mejor para sus planes, se ahorraría la tarea de explicarle todo. Además le intrigaba el hecho de que se resistía al simpático. Eso le demostraba que era ELLA.

-Necesito que vengas conmigo- dijo Franz entonces – no ahora, sino cuando te llame y todo esta listo. Deberás hacerlo por voluntad propia. Tú fuiste enviada de vuelta, resucitaste y eso te hace un ser humano muy especial.

-¿Qué quieres de mi? ¿Quiénes son ustedes?- dijo Hermione.

-Solo te diré que además de tú, hay otros dos que vinieron de la muerte y deben ser cuatro los que abran las puertas de las tinieblas- dijo Franz – te necesito para convocar al cuarto.

-¿Por qué debería hacerlo?- pregunto ella desafiándolo.

-Porque es la única manera que ganen, que las cosas entren en balance de nuevo- contesto Franz – Cree en tu sueño, si de verdad fue un sueño.

-¿Por qué haces esto? ¿No estas traicionando a tu bando?- pregunto ella.

-Yo tengo mi propio interés en esto, pero si eres inteligente, tú y los tuyos saldrán beneficiados. Mis razones las reservo- dijo Franz enigmáticamente

-O sea que tu eres de los buenos- bufo Hermione.

-No te equivoques conmigo Hermione Granger- dijo Franz, vio que ella le iba a replicar – ese es tu verdadero nombre. Yo no tomo partido de ningún bando, solo del mió. ¿Te devolvieron los Guardianes?

-Si, ellos lo hicieron- contesto hermione.

-Entonces esta bien- contesto Franz – estoy dispuesto a enseñarte muchas cosas en el transcurso de todo. Veras cosas que ni siquiera imaginas que existen. Tú eres una mujer inteligente que sabrá apreciar lo que voy a ofrecerte. Pero necesito tu lealtad y tú tendrás la mía. Si quieres ganar, lo harás a mi manera.

-¿Quién eres?- pregunto entonces Hermione

-Me llamo Franz Metzger y soy un Oscuro- contesto Franz – así como tú eres la Luz, que pronto menguara.

-Que quieres decir- entonces Hermione se asusto

– Te convertirás en una oscura como yo- dijo Franz – esa es la vía. Cuando todo este listo, te buscare y deberás abandonar todo. Cuando todo termine, entonces se vera como continuas con tu vida, si sobrevives. Pero en este momento no.

-Mi hija y mi esposo- dijo Hermione- mis amigos.

-Deberás apartarlos a todos, si quieres que sobrevivan- dijo Franz, vio como ella se tenso y miro al suelo, indecisa- por mas vueltas que des, terminaras cediendo, lo se, la profecía siempre conseguirá la forma de cumplirse. Esto debe quedar en el más estricto secreto. No confíes en los tuyos así como yo no confió en los míos.

-El mago de los 5 elementos y el intrépido- pregunto Hermione- de ellos depende la victoria, no de mí.

-Tengo un pergamino antiguo que indica que aparecerán de su lado, pero primero tenemos que ser cuatro. La oscuridad y la luz deben unirse, y allí entras tú Hermione Granger. Yo solo te voy a dar las herramientas el resto es decisión tuya – aclaro por último Franz, levantándose, le hizo una inclinación con la cabeza a modo de despedida.

-No te acerques a mi hija nunca mas- dijo Hermione con dureza – Ni a Draco

-Hecho- contesto Franz desapareciéndose.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o

Franz camino por los largos corredores del Castillo de Groosslin, su castillo en los Alpes alemanes. El lugar en donde se había acuartelado. Multitud de los nuevos Deathcrows, hacían guardia en el corredor, todos vestidos como él, de negro. Se acerco a la puerta del Santo Sactorum de Lord Scythale. La actuación de Lucius Malfoy había sido impecable, en menos de 48 horas se había desecho de Von Manstein y asumido la función de capitán, además de estar magnifico en el asalto a la casa de Draco Malfoy, era un mago formidable y sin duda un hombre de cuidado. Hasta La Bestia, Axel Wilhen lo trataba con deferencia. Los Deathcrows, con esos dos de capitanes, iban a llevar el infierno a la tierra, estaba seguro de ello. Y seguramente Scythale estaría más complacido que nunca.

Se acerco a la puerta y los dos magos vestidos de blanco, los mudos guardaespaldas de Lord Scythale, le impidieron la entrada, cruzando sus estandartes sobre la puerta. Franz se armo de paciencia y espero caminando de un lado a otro. Por alguna razón, no podía entrar en ese momento. Cuando los guardias desbloquearon la puerta. Franz entro y consiguió todo un espectáculo dentro de la estancia.

Allí estaba La Bestia, el propio Wilhem, con una calavera de animal de casco, y cubierto de pieles, con una espada en donde tenia clavada a una pobre mujer indefensa contra el piso. Scythale lo miraba con atención. La mujer estaba desnuda, sin duda Wilhem la había violado, quizás antes de matarla o después, como era su costumbre. Pero no, la mujer seguía respirando.

-Conde Metzger, le presento a la Srta. Hanna Abbot, la embajadora mágica de Inglaterra en Alemania, gracias a la legeremancia, no hemos enterado de muchas cosas interesantes. Wilhem ha tenido la decencia de traerla viva hasta mi, pero no pudo evitar divertirse un rato. Caminemos Franz- dijo entonces Lord Scythale dirigiéndose a la salida.

-Su Excelencia, todo el plan según lo previsto- dijo Franz haciéndole un saludo militar, ignorando a Wilhem y a la mujer. Camino hacia Scythale- Ella es la que buscamos, vendrá a nosotros, estoy seguro.

-Bien hecho- contesto Scythale, se volteo antes de salir de la estancia y le dijo a La Bestia.

-Wilhem, haz lo que quieras, pero no la quiero aquí cuando regrese- dicho esto Scythale salio con Franz por la puerta.

Wilhem sonrió y desclavo la espada, se quito el abrigo de pieles lentamente y la calavera de animal de su cabeza.

-Buena chica, muy buena chica- comento con voz ronca, ante de echarse encima del cuerpo de Hanna.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0

Hola gracias a todos, nos vemos el Viernes, esperen que va a estar muy bueno.

9 comentarios

  1. Hola Josean: porque el comentario de NEville, Hanna no esta casada con Neville, si mas lo recuerdo, je je je ej. Pero bueno es su amiga , asi que se pondra furioso de seguro.

    Es cierto, Draco no tenia ninguna oportunidad o Elie o Hermione, claro que ella lo ayudo a tomar su decicion. Ante todo ellos dos son padres. Entre otras cosas Draco estara molesto con eso pero no es la mas importante. Creo que conocen lo suficiente a Draco para saber que es lo que realmente lo enfurenceria en relacion a Hermione.

    Gracias por tus dos rr.


  2. MI HANNAH ,MI QUERIDA HANNAH ,SNIF,SNIF
    A ESE DESGRACIADO LE LLEGA SU HORA NO???????’
    DIGO,YO PRESIDENTA DE VAMOS A MATAR AL CERDO DE WHILEM,!!!!!!
    ESPERO EL CAP DE MAÑANA ,YA SOS UN HABITO!
    FIONA


  3. ashhh esee wilhen me cae maaal!
    mugre viejo cochinoo espero y le hagan algoo

    con lo referente a hermioneee ya haz de sabeer como me estoy sintiendoo!!!

    no aguantooo ya quiero que sea viernes!
    saludos


  4. es cierto yo soy admirador de hannah y me dolio imaginarla en esa precaria situacion

    POLARIS FOREVER


  5. por que sera que asociamos enseguida a neville con hannah?queremos que le caiga a wilhem!!!veo que no soy la unica que anda con tu historia dando vueltas en mi cabeza todo el dia!!!!que sea viernes ya….


  6. Pobbre Hannah…😦
    Y Herms!!
    Que rapido!!
    O.O
    Eso me da miedito… Herms se convertira en una oscura haciendo un pacto con los malos…
    La bestia… Igual de mugroso que Lucius…

    Love
    Ginny


  7. aaaaaaaaaay que pasooo estas bienn
    se me hace raro no ver capituloo!
    bueno espero y no alla pasado algo maloo

    saludooos!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: