h1

Capitulo 38 El regreso y la Perdida

-Teddy Lupin, ¿qué diablos crees que estás haciendo? – gritaba Minerva Mc Gonagall, viendo el montón de Duendecillos de Cornualles que Teddy había conjurado con su varita, en la clases de Transformaciones- eso no fue lo que yo pedí.

Los duendecillos como siempre, hacían desastres en el salón de clases. Los libros volaban en todas direcciones, haciendo huir a todos los alumnos de tercero hacia la puerta de salida del salón de clases. McGonagall, estiro su varita y lanzo su hechizo.

-Finite Incantatem- Minerva miró a Teddy severamente. Ese chico era demasiado problemático. Muy talentoso, era cierto, pero decididamente era un pequeño granuja. No se parecía para nada a Remus, que fue siempre tan amable y responsable. Tampoco a Tonks, que si bien estaba un poco chiflada, había sido una dulzura de mujer. Más bien era la fotocopia de Andrómeda y Sirius Black. Esos dos eran el demonio, cuando estudiaron en Hogwarts. Minerva de pronto se sintió nostálgica. “Tonterías”, se dijo a sí misma, a ese chico había que darle una lección de humildad y tenía que hacerlo rápido.

-Cincuenta puntos menos para Slytherin- Teddy iba a protestar, pero calló, no le iba a dar el gusto a McGonagall. Ciertamente lo de los duendecillos había estado genial. Intentaría hacerlo luego en la sala común de Slytherin, de seguro Horace Slugorn, el anciano jefe de su casa, todavía podría apreciar una buena broma.

Así que al terminar la hora de clases, Teddy salió de la clase de Transformaciones con paso resuelto, cambiándose el color de su cabello a violeta chillón, para consternación de McGonagall. Estaba tan envalentonado, que no le importaba dejar al descubierto su condición de metamorfomago. Caminaba por los pasillos del castillo, siendo interrumpido de vez en cuando, cuando algún alumno de Gryffindor o de Ravenclaw chocaba con él intencionalmente. Teddy no podía dejar de llamar la atención, a veces no era necesario que se buscase los problemas, estos los buscaban a él. De alguna forma el carácter desenfadado de Teddy era la adoración de las chicas y la envidia de los chicos. Prácticamente todos los muchachos de su curso tenían una guerra no declarada oficialmente contra él, con toda la intención de dejarlo en ridículo. Pero Teddy era demasiado astuto y con la ayuda de Fred y Nym, las cosas le estaban saliendo bastante bien.

Dobló una esquina y encontró enseguida al dúo dinámico, quienes lo esperaban apoyados contra un muro, con las manos cruzadas en la espalda y con cara de niños que no rompen un plato, sino la vajilla entera. Teddy sonrió al ver a Nym, a quien desde hacia varios meses sonreírle era casi como un reflejo, tan natural que no podía evitarlo, sin embargo ella le desvió la vista y se ruborizó bastante. Ella era delgada, con un cabello rojo clarísimo hasta los hombros y ojos azules que escudriñaban con inteligencia todo a su alrededor. Su hermano gemelo era alto, delgado, pecoso, muy parecido físicamente a Ron, pelirrojo como todos los Weasley pero con un tono mucho más oscuro que el de su hermana

-Me salio genial el hechizo en Transformaciones, McGonagall quiere asesinarme con sus propias manos, me han quitado cincuenta puntos, ¡Fred, cincuenta!- le gritaba Teddy a Fred.

-Ya nos enteramos de tus duendecillos, lo intentaremos nosotros con Trelawney- contestó Fred. Nym le hizo una mueca de desaprobación- Es decir, nosotros los Gryffindor´s, porque no creo que los cara de culo Ravenclaw´s se unan.

-Oh, por Dios Fred, deja de insultar a mi casa- entonces Nym sacó la varita y amenazó a su hermano, pero Teddy fue mas rápido que ella y se la quitó de las manos.

-No se peleen, guarden las energías para mas tarde, dos alumnos de quinto de Gryffindor me retaron a duelo- dijo Teddy encogiéndose de hombros, mientras le devolvía la varita a Nym.

-¿Y vas a aceptar?- pregunto ella con una mezcla de escepticismo y preocupación.

-Querrás decir, vamos a aceptar- le contesto Teddy ofreciéndole otra sonrisa picara. Fred le chocó las manos.

-Genial, así tendré oportunidad de probar algunos hechizos- Fred estaba casi bailando en una pata.

-Tenemos que hablar- dijo entonces Nym con tono cómplice, Fred dejo de bailar y la miro serio, Teddy se acercó a ambos.

-Estamos hablando ¿no?- contesto él haciendo gala de su sarcasmo.

-Oh, ¡por Merlín!- esta vez Nym rodó los ojos, no entendía porque le gustaba tanto Teddy, si la mayoría de las veces era un perfecto idiota- sí, pero no de lo importante, anda Fred y cuéntale a Teddy lo que viste mientras revisabas el Mapa del Merodeador.

Fred miró hacia ambos lados, de pronto dos chicas de primer año doblaron la esquina hablando animadamente. Nym, Teddy y Fred se pegaron a la pared fingiendo estar pendientes de sus respectivos morrales y las chicas se alejaron si prestarles mayor atención. Entonces Fred se acerco a ellos y con una cara de desconcierto total hablo:

-Cuando me prestaste el mapa hace dos días, vi algo muy raro, estaba tratando de ver que hacia Filch cuando de pronto, aparecieron en el mapa, Tío Harry, Tío Bill y Pansy Parkinson, en el castillo.

Teddy miró alternativamente a Nym, quien asentía con la cabeza, y a Fred.

-¡No puede ser, no es posible! – dijo Teddy con la boca abierta.

-¡Aparecerse en Hogwarts!- completaron Nym y Fred. Ellos sí se habían leído Historia de Hogwarts de cabo a rabo- Ya los sabemos Ted- dijo Nym haciendo un mohín

-Y eso no es todo, no estaban precisamente en el castillo, en el mapa apareció un nivel inferior al de las mazmorras, algo que nunca había visto en el año que lo tenemos. Una gran sala subterránea, justo debajo de Hogwarts, desde donde sale un corredor. Nym y yo lo estudiamos y se conecta con la tubería principal de Hogwarts, terminando en los baños de Myrthle la Llorona, en los lavabos- explico Fred.

Los ojos de Teddy brillaron entusiasmados.

-Si todo lo que me ha contado mi padrino es cierto, ¿sabes que significa Fred? ¿Nym?.

-No- negaron los gemelos al unísono.

-Que encontraron la entrada a la Cámara Secreta- Teddy no se lo podía creer, así que ese cuento de Harry era cierto- Sabes que estaban haciendo ellos allí

-Para nada – dijo Fred – no tengo la más remota idea.

-Es definitivo, tenemos que llegar a la Cámara- dijo Teddy caminando de un lado a otro. Era demasiado increíble para ser cierto, la entrada a la Cámara Secreta y ellos la habían encontrado.

– Pero, si es la cámara de Salazar Slytherin nosotros no podremos entrar, ninguno habla parsel

-¿Te imaginas si pudiésemos hacerlo?- dijo Teddy – tendríamos el mejor sitio de todo el castillo para nosotros solos.

-Sí, y de paso nos ganaríamos un pasaje de vuelta a nuestras casas- contestó Nym que, como siempre, era la voz de la razón.

-Muy bien “Doña Perfecta”, si no quieres participar, dilo ahora o calla para siempre- le dijo Fred a su hermana.

-Para siempre es demasiado tiempo ¿no te parece Freddy?- dijo ella mordaz – Yo sólo comenté que probablemente nos expulsarían, en ningún momento dije que no los ayudaría.

– Nym, cuando alguna vez ese pequeño detalle de la expulsión nos ha detenido – le dijo Teddy meloso, mirándola con cariño a través de sus ojos castaño dorado, le encantaba esa chica y ya no podría disimularlo por mas tiempo- además hay otras escuelas mágicas. Nym, linda, di que si. Necesitamos del cerebro privilegiado de una Ravenclaw.

-Basta- dijo Nym sacudiéndose de encima a Teddy y a Fred, que estaban abrazándola entre los dos y haciéndole cosquillas- esta bien, lo primero que debemos hacer es conseguir un libro de parsel.

-Existen- pregunto Teddy asombrado. Ella empezó a caminar rumbo a la biblioteca y ellos dos la siguieron.

-No tengo ni idea- dijo Nym pensativa – pero iniciaremos la búsqueda en el lugar más lógico.

-La maldita biblioteca- dijo Fred, haciendo una mueca llena de horror. Ir a la biblioteca atentaba con todos sus principios. Teddy solo rió complacido, siguiendo, embelezado, a Nym por los pasillos del castillo.

Teddy le dio un codazo a Fred y le dijo:

-Sabes algo- Fred lo miro con fastidio- tu hermana es simplemente genial- Fred rodó los ojos y Nym iba tan adelantada que ni siquiera escucho el comentario.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0

Cuatro hombres y una mujer estaban reunidos en la cocina de Graunmald Hill, el silencio pesaba sobre el lugar. Eran aproximadamente las 4 de la mañana, y Hermione Granger tenia mas de 24 horas desaparecida, secuestrada por quienes ellos suponían eran los Deathcrows. Cuando Malfoy llego a la casa el día anterior con Elie, Harry sintió su cuerpo llenarse de pánico y así y todo tuvo que poner su mejor esfuerzo en calmarlo, Draco estaba a punto de salir a buscarla como un loco, pero Harry le exigió paciencia. Debido a que el Hombre había asegurado que la devolvería sin daño alguno, Harry recomendó esperar, sin embargo dio aviso a algunos aurores amigos para que iniciaran la búsqueda discretamente, no querían hacer mucho escándalo, debido a la identidad oculta de Hermione.

Al llegar el amanecer, Ron, Nott y Pansy se habían acercado a la casa. Harry los habia llamado para, entre los cuatro contener a Malfoy, él solo no podría. Nott habia intentado localizarla, en vano, era como si se la hubiese tragado la tierra, lo que no dijo era que estaba seguro que Hermione habia interrumpido la conexión mental con él y deberia existir una buena razon para eso. La otra posibilidad era que estuviese muerta, pero tampoco lo dijo.

-Ha pasado mucho tiempo- dijo entonces Draco mirando un reloj que estaba ubicado sobre la pared de la cocina. Sobre su espalda la espada de Gryffindor, la cual de ahora en adelante llevaría consigo todo el tiempo, estaba vestido de oscuro y sus ojos centellaban mirando el café que en ese momento estaba tomando, cortesía de Pansy que se lo había preparado. Aun recordaba lo que le había dicho Hermione al oído “Primero nuestra hija, pase lo que pase ………..te amo”

-Oh, Draco lo siento tanto- Pansy se acerco, lo abrazo y apoyo su cabeza en el hombro de él, Draco le beso la frente y la abrazo. Ella siempre estaba allí para él, apoyándolo y viceversa. Era su hermana.

-Esperaremos hasta el amanecer- dijo entonces Harry con desanimo- si no aparece para entonces, buscaremos nosotros y que sea lo que tenga que ser- Harry no quería revelar todavía todos sus poderes ante sus enemigos.

-Yo apoyo a Malfoy, debimos haber empezado inmediatamente- dijo Ron, quien no ocultaba su furia, por el hecho de estar en esa casa sin hacer absolutamente nada.

-Malfoy, tu padre y ese hombre deben ser unos Deathcrows- comento Nott, había sido una sorpresa desagradable para todos que Lucius Malfoy estuviese vivo- sin duda todos los mortifagos prófugos deben estar con ellos. La información que obtuve de Zabbini, Goyle y Flint confirma nuestras sospechas, están reclutando mortifagos. Solo logre identificar en su mente a Dolohov y a un hombre que llaman La Bestia. Me dan escalofríos al pensar en la apariencia de ese hombre, luce pieles y como yelmo, una calavera de animal, parece un antiguo guerrero germano, carga una espada consigo. Si Hermione se consigue con él sin varita no tendrá ninguna oportunidad.

Draco se levanto súbitamente de la silla, solo necesito escuchar las ultimas palabras de Nott, para tomar una decición.

-Lo siento Potter, pero no puedo esperar mas- dijo Draco tratando de aparentar una calma que no tenia- Cuida a Elie, yo buscare a Hermione.

-Yo te acompaño- dijo Ron secundándolo.

-Malfoy espera- contesto Harry ya persiguiendolo hasta el lobby de la casa.

Ron jalaba de la camisa a Harry, negándole con la cabeza. Ya había transcurrido demasiado tiempo.

Cuando de pronto el timbre de la puerta, muy parecido a una campana de iglesia, sonó. El retrato de la señora Black entonces hizo su desagradable aparición e intento decir algo, pero Harry la miro penetrantemente y la noble dama se callo, las cortinas que siempre la ocultaban, se corrieron de nuevo.

-¿Quién puede ser a esta hora?- se extrañó Harry, solo los conocidos entraban por esa puerta, pero eran las 4 am

Draco saco la espada de su vaina que llevaba sujeta en la espalda, los cinco elementos tomaron posiciones alertas, ya habían tenido suficientes sorpresas desagradables.

Harry abrió la puerta con cautela y entro Oliver Wood con Hermione que estaba muy pálida cubierta con un poncho y temblaba de frió.

Draco automáticamente bajo la espada al verla, los dos se miraron intensamente, nadie hablaba, Hermione abrió la boca lentamente, tratando de decir algo, pero de pronto en un abrir y cerrar de ojos, se vio cautiva entre los brazos de Draco, que la abrazaba tan fuerte que la iba a partir en dos. De nuevo sus miradas se encontraron, intensas, ardientes, apasionadas y anhelantes y por sobre todo ambos estaban muy asustados, entonces, sin importarles nada se fusionaron en un sentido beso. Habían sido demasiadas horas de incertidumbre para él y muchas horas de dolorosas cavilaciones por parte de ella.

Horas después………………..

En una habitación oscura, en una cama de dosel con las cortinas completamente corridas en tres de sus lados, Hermione dormía intranquila estrechando en brazos a Elie, Draco estaba a su espalda, abrazándolas a ambas y hundiendo su nariz en los cabellos de ella. Hermione había llegado exhausta. Había dormido todo el día, y él no se había apartado de su lado. Recién le había traído a Elie, para que durmiese con su madre. Al parecer ella había tenido que trasladarse desde Salisbury, utilizando medios de transporte muggle, había logrado llegar hasta Oxford y allí busco a Oliver Wood, quien la llevo hasta Londres. Dejaron la conversación más importante para la noche. Draco tenía muchas preguntas y ella estaba muy cansada. El todavía podía sentir en sus labios los besos que se habían dado, todos cargados de ansiedad.

Sintió la puerta abrirse, era Ron. Draco se levanto un poco y con un dedo le señalo que hiciese silencio. Miro un rato a Hermione, le acaricio la mejilla con suavidad, se levanto de la cama y salio de la habitación.

-¿Cómo está?- pregunto Ron.

-Esta muy cansada, dejémosla un rato tranquila, además esta con Elie- dijo Draco.

-Oliver Wood tiene noticias muy interesantes- dijo Ron con un tono de voz que nada bueno auguraba.

-¿Qué paso?- pregunto Draco.

-¿Recuerdas a Hanna Abbott?. Huffelpuff, de nuestro año, ella es la……..-

-Embajadora mágica en Alemania, miembro del ED y la orden de fénix- contestó Draco mecánicamente, sabía quien era ella, aunque no la recordaba mucho del colegio. Entonces su mente se la mostró, una mujer rubia, regordeta, siempre sonriente-¿Qué sucede con ella?

-La encontraron muerta en su despacho, ayer, con una herida en el abdomen y también abusaron de ella- contesto Ron lúgubremente- nadie vio nada.

-Diablos, los Deathcrows ahora tiene los nombres de todos los ED y los de la orden- dijo Draco, quien rápidamente saco la conclusión correcta de la importancia de ese asesinato – debemos avisar a todos.

-Por eso Harry quiere hablar contigo, creo que nos moveremos mas rápido de lo que anticipábamos, debemos tratar de reconstruir los hechizos protectores de todas nuestras casas. Harry ha decidido que todos los Weasley nos resguardemos aquí, pero mamá insiste en quedarse en la madriguera, igual mi suegro ha decidido quedarse en su casa. Yo estoy de acuerdo que aquí no cabemos todos, pero debemos estar en Londres. Tengo ese pequeño problemita, convencer a los viejos. Los gemelos se quedaran en Hogwarts, Kingsley se esta reuniendo con el Wisegamont, pero oficialmente el ministerio de magia solo ha pedido una investigación judicial por el asesinato. Algo esta infiltrado en nuestro Ministerio y no deja que Kingsley actué, así que debemos movernos nosotros.

-Weasley, esto es muy grave, la cacería empezó- dijo Draco caminando rápidamente hacia las escaleras, ya tenía la espada de Gryffindor en su mano y la envaino en su espalda.

-¿Qué quieren de nosotros?- pregunto Ron.

-De nosotros cinco no lo sé, del resto seguramente los quieren muertos- dijo Draco con seguridad, sin duda era así- si quieren conseguir el poder en el mundo muggle, deben eliminar la resistencia del pueblo mágico y yo lo haría de esa forma.

Draco y Ron bajaron las escaleras y fueron a la cocina, allí se encontraron con los restantes elementos y con Oliver Wood.

-Tenemos que organizar a todo el mundo, van tras nosotros- dijo Harry – nadie esta a salvo. Nott y Ron saldrán inmediatamente al mundo muggle, mientras tú, Pansy y yo, organizaremos a la gente.

-Que hay de Hermione- pregunto Draco- Adonde yo vaya, ella irá conmigo, no nos separaremos

-Creo que ella también debería opinar- dijo Harry. Justo lo que pensaba, en cierta forma Draco Malfoy iba a constituir el principal obstáculo para sus planes.

-Yo iré con Draco- entonces Hermione apareció en la estancia, Draco la miró sorprendido y le sonrió, al tiempo que ella le devolvió la sonrisa. Ambos estaban tranquilos, disfrutando de la calma antes de la tormenta. Ella sabía que enfrentándolo no conseguiría nada así que cambiaria la táctica. Miro alternativamente a Draco y a Harry- Me gustaría hablar con ambos al terminar.

-Bueno, entonces no hay mas nada que decir- se levantó Oliver y saludó a todos- empezaré a correr la alarma- se despidió de todos con un movimiento de cabeza y le dio un gran abrazo a Hermione- ¿Estarás bien preciosa?

-Sí, gracias Oliver, tenia muchos años sin verte y recuerda, me llamo Ingrid. Mis saludos a Cho.

-Esta bien, preciosa, se lo diré. Adiós Malfoy- dijo Oliver y Draco asintió con la cabeza, en su mente solo se repetía incansablemente la palabra “preciosa”, que rayos se traía ese Wood, ya suficiente tenía con Weasley enamorado de Hermione y Theo fascinado con la inteligencia de ella (y con su cuerpo, era demasiado obvio, todavía se enfurecía al recordar lo de las “pesadillas húmedas de Nott”), para que Oliver Wood se añadiera al club de fans.

-No es lo que piensas- le dijo Hermione con una sonrisa, entrando a la cocina.

-Yo no he dicho absolutamente nada- dijo Draco con molestia, siguiéndola. Si había algo que él no podía evitar sentir, eran los celos. Ella le sirvió un poco de jugo de calabaza y un pedazo de pastel de chocolate que había sobre la despensa. Él se sentó en la mesa como todo un cachorrito dócil y empezó a comer el pastel lentamente. Hermione de alguna forma siempre le adivinaba todos sus deseos y en ese momento se sentía desfallecido del hambre.

-No es necesario, amor, casi puedo leerte la mente- dijo ella acercándose a él, ofreciéndole un ligero abrazo y besándole la cabeza. Él le tomó una mano y se la besó, Hermione entonces le dijo con firmeza- Tenemos una conversación pendiente Draco.

-Lo sé, pero deja que termine el pastel, comandante Granger- gruñó Draco, llamándola por el apelativo cariñoso con el que siempre se burlaba cuando se ponía mandona. Hermione rió de buena gana y de paso le dio un golpecito en el brazo. Él la miro con reproche y siguió comiendo.

Pansy, Nott, Harry , Ginny y Ron los miraban asombrados. Jamás los habían visto tan cariñosos, ellos no eran los más dados a las demostraciones de afecto. Claro que sabían que ese par eran dos antorchas humanas en la cama, cualquiera que se hubiese quedado una noche en su casa, era consciente de ello. Eran capaces de hacer el amor toda la noche, sin ningún tipo de disimulo y sin poner hechizos silenciadores, pero en publico nada. Así que esas demostraciones de afectos eran lo más raro que habían visto en su vida, si hasta parecían que tenían 40 años de casados. Harry no pudo dejar de sonreír y finalmente todos se acercaron a la mesa.

-Hermione, no te olvides de nosotros- dijo Harry.

-Te ayudo- dijo Pansy, Ginny la siguió y entre las tres empezaron a repartir platos y vasos.

-Nada como el chocolate para mejorar el humor- dijo Ron.

-Creo que todos necesitamos un poco de animo- terminó diciendo Theo.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o

En medio de la noche dos figuras inmóviles estaban echadas sobre una cama, la luz de la luna se reflejaba en sus pieles desnudas. El hombre dormía placidamente boca abajo, sin ninguna sabana que lo cubriese, dejando expuesta una magnifica espalda. Respiraba lentamente y en su cara tenia dibujada una expresión de satisfacción infinita. A su lado, una mujer delgada, con el cabello negro suelto y los brazos cruzados sobre su pecho se colocaba en posición fetal y miraba el techo. ¿Por qué diablos sentía ese vacio en su corazón?, ¿por qué no podía ahora entregarse en cuerpo y alma al hombre que era su esposo? Pansy sentía todavía los labios y las manos de Bill Weasley sobre ella, él se había quedado marcado a fuego en su piel y no podía sacárselo ni de la mente ni del corazón.

Quería a Theodore, él era demasiado especial, un hombre magnifico… su compañero ideal, pero de alguna forma Bill, con su carácter reservado y su mirada arrebatadora se había ganado un lugar a pulso en su corazón y ella cada día que pasaba sentía que se iba enamorando mas de él. Lo quería evitar con todas su fuerzas, pero el sentimiento era demasiado intenso, y simplemente se hacia su propio lugar. ¿Cómo explicárselo a Theodore? ¿Cómo decirle sin dañarlo que ella se estaba enamorando inexplicablemente de otro hombre? ¿Que era Bill y no él, la persona que trastornaba sus sueños? ¿Que invadía sus pensamientos? Quizás casarse había sido un error, quizás debieron esperar mas tiempo, pero no, ella lo había hecho porque de alguna forma quería a Theo también. Quizás no de la misma manera, pero ella estaba segura que lo quería. Pero no lo amaba, se había dado cuenta tarde.

Amor incondicional era lo que sentía por Bill. Inexplicable, arrollador pero allí estaba el sentimiento. Tenía dos años intentando deshacerse de una sensación, que en lo poco que compartió con el, estalló en su real significado. Ella lo amaba, sin esperanza, pero lo amaba profundamente. Era tan irreal que ella no se lo podía creer, pero nada ganaba mintiéndose a si misma.

Pansy sentía que su cuerpo no podía contener tantos sentimientos encontrados. No había elección posible, ella estaba unida a Theodore, irrevocablemente y él seria un buen esposo, estaba segura de ello. Pero el dolor de no tener a Bill era insoportable y no sabía cuanto tiempo mas podría soportar estar alejada de él. Jamás en su vida había experimentado un sentimiento tan violento, como un torbellino, que al parecer no quería dejar nada en pie… ni piedra sobre piedra.

Un vortice que quería llevársela a ella y a toda su estabilidad…al diablo….dudaba, ¿Qué era lo que sentía Bill por ella? ¿Sentirían lo mismo? o simplemente ¿era la pasión instintiva de la imprimación? Sería capaz de dejarlo todo por una persona que no la amase por ella misma sino practicamente obligado por el instinto. Pansy apretó los ojos y lloro en silencio, sintiendo como un abismo se abría a sus pies.

Un rato después, Theo la abrazo y sintió como sus manos recorrían sus senos y su vientre, apretándola contra él. Luego sus labios besaron suavemente su espalda y su cuello, sin duda él quería volver a hacerle el amor esa noche. Pansy cerró los ojos, dejándose llevar por las caricias que le ofrecía el hombre que en esos momentos estaba en su cama. Su esposo.

0o0o0o0o0o0o0o0o00o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0

En la región de las marismas un hombre buscaba la isla de Ynis Wydrin. Esta no era una verdadera isla, pero cuando el mar interior, el Severn, crecía, las marismas se llenaban y formaban lagos, apareciendo entonces la isla. Sin embargo, acercándose el invierno, no era más que una solitaria colina en medio de Gales. Franz subió pesadamente los ocultos escalones de piedra, agitó su varita y la entrada se develo. Un estrecho corredor oscuro lo esperaba. Franz Metzger respiró profundo y entró, cada paso que daba las antorchas se encendían a los lados. Al final del pasillo la vio, en las manos de una estatua de piedra que representaba a un caballero acostado, en el eterno sueño de muerte de aquel que había sido, alguna vez, el poseedor de la espada.

Franz sonrió complacido, allí estaba, después de tantos años de escudriñar hasta el ultimo libro, en el ultimo pergamino. Tomo la espada del sepulcro y la examino, era muy diferente a la descripción en las crónicas, pero otros cientos de libros aseguraban que esa era la espada. Larga, con una hoja de casi metro y medio, con una empuñadura cubierta de cuero, una espada diseñada para un gran guerrero. Era “La daga de la bruja”, la Witchblade. Franz percibió el peso de la espada, cerró sus manos sobre la empuñadura y la blandió en el aire con maestría. De pronto, Franz empezó a reír a carcajadas, algo que no hacia en años, ya que de pronto la espada le transmitió un sentimiento ajeno a él completamente… regocijo. Franz siguió riéndose y le hablo a la espada.

-Así que esto es parte de tu poder, le siembras emociones a la gente. No seas tonta, yo todavía sigo siendo lo que soy- la espada refulgió con una luz dorada unos segundos y entonces Franz se calmo, adoptó de nuevo su postura fría y distante, guardó la espada en una vaina decorada con símbolos celtas que él mismo había hecho e hizo una reflexión en voz alta – Tengo la espada, la otra… Polaris… se revelará pronto en manos de su verdadero dueño. La luz ya ocultó el báculo, Hermione Granger aceptó su destino y el tiempo se acaba.

Hola a todos, gracias por leerme, espero que este capitulo les haya gustado, nos veremos el viernes, sin embargo he decidido darles unos one shot pequeños de cosas que no aparecieron en polaris 1, entre la semana, asi que bueno no prometo nada. Vamos a ver como sale el asunto. Tambien les pido que lean mi nuevo fic “EL orden de las cosas”, inspirado en el sexto libro, una historia Draco Hermione muy diferente a esta.

http://www.fanfiction.net/s/4298675/1/El_Orden_de_las_cosas

11 comentarios

  1. Primero me gusto mucho este cap… Tengo una muy buena teoria de porque Franz traiciona a su maestro pero ahora no puedo publicarla… Jos no mates a todo el ED si?


  2. HOLA JOS , ESPECTACULAR CAPITULO ,ME DEJAS SIN PALABRAS , MUCHAS VECES SON SOLO SENTIMENTOS FORMANDO HURACANES LO QUE ME DEJAS!!!!!!!!
    ADHIERO A JOSEAN ,NO ME MATES A TODO EL ED ……..
    BESITOS
    FIONA


  3. Si Harry es el lider, aunque en realidad mas bien todos aceptan (digo los 5, en realidad los tres porque Pansy es muy pasiva en ese aspecto al igual que Ron) que Harry los dirija. El sigue siendo un mago muy poderoso, y al mismo tiempo el sexto sentido de Harry es algo muy certero, rara vez se equivoca. En cuanto a Draco, él saco su garra slytherin que tiene buen guardadita, la sangre fria de la serpiente, cuando vio que la niña corria peligro, porque dejame decirte Josean, que la niña estuvo en un peligro muy real, Lucius no estaba hablando por hablar y para Franz solo era un medio de llegar a Hermione.

    En cuanto a Franz, es muy cierta tu teoria pero hay tambien otra razon, recuerda que Franz es poseedor de una gran inteligencia y una capacidad de reflexion casi sobrenatural, es mucho mas inteligente que Theo y Hermione juntos. Y sabe muchas cosas que ni siquiera el propio Dumblendore (que por el hecho de vivir en el plano espiritual, tambien tiene contacto de alguna forma con los seres superiores). Y sigo advirtiendoles, Cuidado con Franz, él lo dijo, actua para su beneficio.

    y en relacion a Pansy, yo creo que ella tiene bastante claro que quiere a Bill. Su problema para resolver es la parte de la inseguridad que le generan los sentimientos de él y por otro lado, explicarle todo a Theo. Veremos cual es la reaccion de Nott.

    Andrea: gracias por leerme. Si muchos huracanas y pronto vendran los limones, lo prometo.


  4. tienes un link para leer “el orden de las cosas”


  5. El link de “El orden de las cosas” es
    http://www.fanfiction.net/s/4298675/1/El_Orden_de_las_cosas


  6. jos aca con mucho trabajo……….me haces pensar hoy en medio del trabajo , en polaris y compania!!!!!!!!!!jajajjajaj.
    y pense………..DIOS PANSY PUDO PONER UNA DEFINICION DE LO QUE LE PASA CON BILL,POBRE THEO.
    señora gracias por darme una alegria en medio de tanto tedio.
    fiona


  7. Wow…!
    Porque haces siempre cap’s asi?
    Tan geniales!
    La guerra empezara… Y Pansy… Sigo fiel a la pareja Theo/Pansy, xD
    No me gusta Bill para ella…
    Lo de las espadas… Interesante…
    Se nota que Franz es inteligente… Eso hace al personaje mas… diferente
    En cuanto al oneshoot, ahora mismo me paso…
    (Se conciente que deberia estar haciendo la tarea, xD)
    PD: Poruqe ya no se ven las imagenes?
    o.O

    Love
    Ginny


  8. bueno ps me gusto mucho este capp
    aunque ya te deje un comment en el FF

    saludos


  9. Gracias a todos, especialmente a adriannamm y a faby, je je je je ej, si Franz es muy inteligente y astuto, sin duda si hubiese ido a Hogwarts seria el perfecto Slytherin como Theo.

    Pansy, Theo y Bill, bueno esto es para rato, je je je je. Digamos que en los proximos capitulos, algunas cosas se definiran en lo que son y otras……bueno

    Publico el viernes……………..publicare todos los viernes esperon no haberlos malacostrumbrado je je je je


  10. Mmm… Ya veremos, ya veremos… ^^
    Bueno, todos los viernes aqui estare,😀
    Por cierto, no lo dije, Harry se volvio mas… paciente, menos impulsivo. El Harry que vemos (por ejemplo) en Hp5 o Hp6 no hubiera tardado ni dos minutos en empezar a buscar a Herms… Se nota que ha madurado…

    Love
    Ginny



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: