h1

Capitulo 35 DUDAS

Después de un rato, Hermione se durmió, todavía aferrada al cuerpo de Draco. Había sido muy difícil convencerla de que todo estaba bien, de que Elie estaba segura en la casa de Ron. Y por sobre todas las cosas a Draco lo asustaba y a la vez lo intrigaba la mirada de ella. Él sabía que ella le estaba ocultando algo, y la pregunta era ¿Qué?, más bien ¿Por qué?

Su relación con Hermione, “su esposa”, era bastante compleja. Después de que ella milagrosamente apareció ante él, mas viva que nunca y además, con Elie en su vientre, Draco se sintió más feliz de lo que se había sentido nunca. De pronto tenia una familia, algo que nunca pensó que sucedería.

Entonces, surgió la primera dificultad. Siendo evidente de que el Proyecto Somaya extendía sus tentáculos en el Departamento de Misterios del Ministerio de Magia y quizás en el Wisegamont y otros departamentos. La orden del Phoenix, el ED, Kingsley (que veía cada año que pasaba mas reducido su poder como ministro de Magia) y Dumblendore, decidieron poner a buen resguardo los antiguos pergaminos, el libro de las Crónicas de Myridhym y la resurrección de Hermione. Es decir ocultaron su existencia ante el resto del ministerio. Lo cual hacia técnicamente imposible que se casasen, ante un ministro mágico por lo menos, lo cual fue bastante desalentador para Draco. Ella lo acepto tranquila e incluso estuvo de acuerdo en cambiarse el nombre a Ingrid. Lograron falsificar papeles y registros, hasta él mismo había modificado varias memorias para protegerla.

Mientras Hermione avanzo con su embarazo, estuvo particularmente tranquila. Se dedico a complacer a Draco, le preparaba la cena, estaba pendiente de todos los aspectos de su vida domestica. Él estaba casi a punto de volverse loco, ya que entre su trabajo de Auror, conseguir un nuevo hogar para ellos dos (nunca volvería a pisar en su vida Malfoy Manor) y la sociedad que tenia con George y Ron Weasley debido a Sortilegios Weasley´s , su cabeza iba a estallar. Así que ella lo ayudo en todo.

El problema surgió cuando Elie nació. La suave, dulce, compresiva y embarazadísima Hermione se fue para siempre y se convirtió en la obsesiva, terca, orgullosa y decidida Hermione.

Draco se sorprendió un poco, pero poco a poco se dio cuenta de que esa era la Hermione original. No el vampiro, no la resurrecta, sino la Hermione quisquillosa de la cual él se había enamorado cuando apenas era un chico. Así que trato de tomárselo con calma.

Pero, y siempre había un pero con ellos dos. Malfoy también se convirtió de nuevo en Draco Malfoy, mas obsesivo y terco aun que la propia Hermione. Por lo que ambos tuvieron que iniciar un largo proceso de adaptación con sus antiguos yo.

Generalmente trataban de no discutir mucho, pero como Hermione estaba enfrascada en la profecía, y su hija era parte de ella, siempre terminaban discutiendo por Elie. Draco no quería a su familia involucrada para nada en una profecía. Si por él hubiese sido, estuviesen viviendo escondidos en el ultimo rincón de la tierra, y que la luz y la oscuridad hiciesen lo que tenían que hacer. Estaba harto de luchar y solo quería a su familia a salvo.

Hermione tenía una idea muy distinta a la de él. Ella era muy consciente de la importancia de Elie. No quería una era oscura en el mundo mágico. Así que se estaba entrenando para una guerra, que lucia cada vez más cercana y Draco cedió. De mala gana, se dejo convencer. Pero en el fondo de su alma, tenia temor, miedo de perder todo lo que con mucho sacrificio había logrado tener, a Hermione y a Elie. En el fondo los dos querían lo mismo, permanecer vivos y juntos.

Draco dejo a Hermione durmiendo en la cama y se dirigió a despertar a Nott que todavía estaba echado en el sofá, emitiendo sonoros ronquidos.

-Theo- Draco lo agito por un hombro y Nott se despertó un poco sorprendido.

-Draco- dijo Nott – pensé que estabas consolando a Herms.

-No hables estupideces- dijo Draco tomando una silla y sentándose en ella, conjuro un cigarrillo y lo encendió. Nunca fumaba en su casa, por Elie. Pero en esa ocasión era distinto, la niña no estaba – necesito que me digas que paso en Alemania.

Nott se incorporo.

-No que no querías hablar de eso hasta mañana- dijo Nott con fastidio, tenia sueño y estaba cansado.

-Digamos que cambie de opinión, no puedo dormir- dijo Draco aspirando el cigarrillo y cerrando los ojos, disfrutando de la sensación de mareo que le producía el tabaco.

-Weasley y yo fuimos al parlamento Alemán. Alemania prácticamente le declaro la guerra a las otras superpotencias- dijo Nott con un poco de desasosiego- Los diputados y el presidente Alemán están bajo la maldición Imperius.

-¿Quién lanzo la maldición? ¿Lo sabes?- pregunto Draco interesado.

-No mejor, lo vi con mis propios ojos, era un hombre anciano- dijo Nott- pero lo más desconcertante, es que los muggles no lo veían.

-Hechizo de invisibilidad- pregunto Draco

-No, te dije que lo vi con mis ojitos, Malfoy- dijo Nott haciendo una mueca, impaciente, señalándose los ojos – era otra cosa, algo muy extraño y además casi nos atrapan.

-Es decir, sabían que ustedes estaban allí- esta vez Draco se inclino sobre el espaldar de la silla, con un suspiro agrego – malo para todo.

-¿Tú conoces a Stu Andrews?- pregunto esta vez Nott.

-Es auror, hijo de muggles- dijo Draco. Ahora nunca utilizaba el término “sangre sucia”. Seria políticamente incorrecto de su parte, tomando en cuenta que su mujer era una de ellos y su hija, una mestiza – un buen tipo, muy inteligente y lo mejor de todo, habla lo necesario. Es parte del grupo de Aurores que Harry y yo sabemos que son incondicionales con nosotros. ¿Por qué preguntas?

-Su linda hermanita- esta vez Nott puso cara de desagrado- fue la que nos salvo el pellejo a Weasley y a mi. Se llama Janie Andrews, es muggle y es espía del servicio secreto ingles, ¿Sabes que ellos saben de nosotros?

-Si, esa fue idea de Kingsley- confirmo Draco – es muy probable que si las cosas en el mundo muggle están tan tensas como dices, colaboraremos mas seguido con ellos. En realidad son pocos los que saben que existimos, en general squids y familiares de magos como la tal Janie, la hermana de Stu. Pero su ayuda es valiosa Nott. Los Muggles han sobrevivido milenios, sin poseer magia a causa de su ingenio. Ellos dominan el planeta en donde habitamos y son tan humanos como nosotros. Solo que los magos y mas aun “nosotros” los cinco elementos, somos algo especiales. En eso estoy de acuerdo con Hermione, nuestros poderes están al servicio de la humanidad. Pero preferiría de corazón que nada de esto estuviese sucediendo.

-Otra vez tu historia de “quiero vivir una vida tranquila”- dijo Nott de nuevo echándose sobre el sofá, tenía mucho sueño y la conversación casi había terminado.

-Cuando tengas un hijo, hablaremos Theo- dicho esto Draco se levanto y volvió a su habitación.

Se cambio de ropa, se coloco un boxer y se dispuso a dormir al lado de la causante de todas sus angustias, Hermione Granger.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o

El sol de la mañana entraba con sus rayos inoportunos por la gran ventana de la habitación. Una mujer de cabellos castaños, vestida con un ligero camisón de seda gris, dormía abrazada contra el pecho desnudo de un hombre de cabello rubio claro, largo hasta los hombros. Sus respiraciones estaban sincronizadas.

El hombre inconscientemente empezó a trazar dibujos sobre el hombro de su mujer. Ella se pego mas a él, de pronto sintió la necesidad de besarlo y lo hizo, suavemente.

Hermione empezó a besar el labio inferior de Draco, dándole pequeños mordiscos, él medio dormido empezó a corresponderle. Se incorporo de la cama todavía con los ojos cerrados, sentándola a ella justamente en frente de él. Hermione lo empezó a besar con más ahínco, él empezó a acariciarla por encima de la ropa y luego empezó a torturarla con suaves mordiscos en el cuello. Ella no podía evitar dejar escapar uno que otro gemido.

Draco le levanto los brazos y le saco el camisón, volvió a besarla y luego miro aquellos estupendos pechos, que desde que la niña había nacido, estaban mas grandes, turgentes y firmes de lo que habían estado nunca. Hermione después del embarazo se había hecho de un estupendo cuerpo, todavía era delgada pero tenía senos más grandes y caderas mas redondeadas, pero no había perdido ni su diminuta cintura ni su vientre plano. Draco, se dedicaba a besar, lamer y morder los hermosos pechos de ella. Sin pensarlo mucho, rodó encima de su cuerpo y empezó a besarla nuevamente, él estaba siempre dispuesto, desde que vivían juntos, siempre dormía con escasa ropa o con ninguna, dependiendo como se planteara la situación. La noche anterior ella había estado muy alterada, así que él había tratado de tranquilizarla a su modo, sin embargo ella no dejo de temblar hasta que se durmió en sus brazos. Pero en ese momento ella estaba mas relajada, así que él se extraviaba en el cuerpo de ella, sin ningún sentimiento de culpa.

Ellos dos eran muy apasionados, ni siquiera cuando Hermione estaba embarazada, habían dejado de hacer el amor y con el tiempo, al conocerse mejer, era cada vez más intenso y adictivo. Cuando Draco se deslizo dentro de ella, Hermione gimió sonoramente, él sonrió seductoramente y empezó a moverse, al principio lento y después cada vez mas rápido. Hermione lo besaba con pasión y movió sus caderas al ritmo de él, coloco una de sus piernas encima de él y sintió toda la pasión de Draco hundiéndose en ella, Hermione se mordió un labio y siguió retorciéndose como una desquiciada con él, los movimientos de ambos se hicieron más frenéticos.

Draco pego sus labios al oído de ella y le empezó a murmurar palabras sucias y lascivas, ella se sonrojo y sonrió. Con el cabello pegado a la cara lleno de sudor, Draco levanto el rostro y miro intensamente a Hermione, clavándole una mirada de deseo y amor, ella le correspondía como siempre, con desafió. Él lo sentía así, cada vez que estaban en la cama era una batalla, una lucha entre ambos, para ejercer completo dominio sobre el otro y eso hacia que los encuentros sexuales fueran tan intensos para ambos.

Los dos seguían moviéndose cada vez más rápido. De pronto ella dejo de abrazar a Draco , subió sus brazos encima de su cabeza y se sujeto con ambas manos a los barrotes de madera de la cabecera de la cama, apretó tan fuerte los barrotes que sus manos se pusieron blancas. Lo seguía mirando fijamente y entonces Draco entendió, al sentir que ambas piernas de Hermione se cerraban sobre sus caderas, lo que ella quería. Así que sin ningún tipo de contemplación, se hundió bruscamente hasta el fondo en ella. Hermione automáticamente levanto sus caderas pegándolas a la de él, estrechando el contacto. Draco gimió sonoramente, este encuentro lo podía dar por perdido, ya no aguantaba más, y al sentir las contracciones del orgasmo de ella, se dejo llevar por el suyo.

Minutos después ambos respiraban agitadamente todavía. Hermione tenía los ojos cerrados y enredaba sus dedos en el cabello de él. Draco pegaba sus labios en el inicio de los senos de ella. Ambos cubiertos de sudor. El calor de ambos cuerpos, había sumido en un bochorno toda la habitación. Volvieron a intercambiar miradas, eran tantas cosas que tenían que decirse, tantos sentimientos por expresar, que ninguno sabia por donde empezar. Tenían una relación difícil, ambos poseían personalidades muy parecidas, los dos eran dominantes y tercos.

Durante el tiempo que habían permanecido juntos, había descubiertos sus diferencias, y trataban de ceder lo más posible, pero irremediablemente quedaba una sensación de disconfort. Cada día que pasaba se amaban mas, pero las palabras habían sido dejadas de lado y ahora solo quedaba la expresión física de ese sentimiento. Pero, no importaba que tan fuerte fuera la discusión o que molestos estuvieran, nunca jamás, habían cruzado un insulto entre ellos. Los problemas ellos lo arreglaban en la cama, en ese delicioso enfrentamiento en donde los dos salían ganando, siempre.

-Herms, necesito que me digas lo que paso ayer en esta casa- pregunto Draco hablando con la boca pegada a la piel de ella.

-Creo que Elie tuvo su primera visión- la voz de Hermione sonó vacía. Todas las imágenes de nuevo comenzaron otra vez a invadir su mente, cerro los ojos y gimió por lo bajo.

-Tan terrible es – pregunto Draco alarmado, levanto la cabeza, la miro y le empezó a tocar suavemente la mejilla- Cuéntame.

-No puedo- dijo entonces Hermione, de manera suplicante, en el fondo ella quería decir “perdóname por no decírtelo”, pero no lo hizo- Solo debemos saber Harry, Dumblendore y yo, sino corremos un riesgo muy grande. Ellos deben indicarme que hacer. ¿Elie esta bien?

-Ya te lo dije anoche, esta muy bien, la encontré dormida- dijo Draco molesto luego la expresión de su cara cambio a una preocupada- Me asuste, casi de muerte, cuando te vi.

-Lo siento- dijo ella melancólicamente. No tenia fuerzas para pedirle otra vez que le dijera que la amaba. Estaba muy dolida, tenia que buscar consejo en Dumblendore él le indicaría que hacer. También tenia miedo de ver a Elie, no quería que “eso” pasara otra vez. Pero su instinto de madre fue más fuerte y pregunto – ¿Cuándo traerán a Elie?

-Esperan que yo avise, ¿te sientes mejor?- dijo él todavía sobre ella, mejor dicho, en ella. Draco sintió que recuperaba otra vez su energía. La volvió a besar, ella cerró los ojos y le correspondió, dejando caer una lágrima solitaria, que nadie advirtió. Y en un abrir y cerrar de ojos, ambos estaban de nuevo entrelazados, demostrándose a fuerza de besos y caricias, que y a pesar de todo se amaban mas allá de toda duda.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o

Siberia oriental, 12 horas más tarde

El aguanieve caía inclemente. Ella corrió hacia la cueva en donde se habían estando refugiando. No estaba huyendo de él sino de ella misma, lo que sentía estaba mas allá de su control.

Bill la siguió, no pensaba en nada más que alcanzarla. Pansy entro a la cueva, la oscuridad se cerró sobre ella, corrió hasta que llego al final. El agua goteaba de su ropa, estaba empapada, con los cabellos pegados a su rostro. Un poco de luz entraba por una abertura en el techo, brindándole algo de claridad, aunque estaba a punto de anochecer. Tenia millones de sensaciones en su cuerpo y su cabeza estaba a punto de estallar. Sentía temblar todo su cuerpo de frió, cruzo sus brazos sobre su pecho para darse algo de calor, su varita había quedado tirada en medio del bosque. Así la encontró Bill.

Él avanzo mas seguro que nunca hacia ella. Sus cabellos destilaban agua, sus ojos ardían como brazas y en su rostro se dibujaba una emoción conocida por ambos, deseo. No podía aguantar mas, tenerla tan cerca y a la vez tan lejos. Ella era su perdición, desde que la vio por primera vez, y se había instalado en su alma, mas allá de toda comprensión. Bill lo había analizado de mil maneras posibles, lo había intentando racionalizar, pero no podía luchar con ese sentimiento que era mas fuerte que él, que gritaba dentro de su cerebro hasta dejarlo sordo. Salvo la distancia que lo separaba de ella y la abrazo.

Pansy sintió el calor que emanaba del cuerpo de él, era tan anhelada esa sensación por ella, que se pego a él sin ninguna vacilación. Levanto el rostro y de nuevo se encontró con la mirada feroz de Bill. Él acerco la cara y pego su mejilla contra la de ella, así mismo apoyo el cuerpo de Pansy contra la pared de piedra. Ambos estaban empapados, con los cabellos húmedos, temblando de frió, entre otras cosas. Ella empezó a respirar agitadamente y sus brazos se posaron en la espalda de él, correspondiendo el abrazo. Pansy sentía la respiración de Bill en su oreja.

-Tienes miedo- le dijo él rozando sus labios contra la oreja de ella, la sentía temblando debajo de él.

-No- fue lo único que respondió ella. Sintió la lengua de Bill acariciando su oreja y su cuello. Cuando las piernas le amenazaron con fallarle, ella dio un gemido, e inconcientemente se aferro más a él. Pansy podía escuchar los latidos de su propio corazón. Bill empezó a respirar tan agitadamente como ella, le quito el empapado abrigo, dejándola solo con una franelilla que se pegaba al cuerpo dibujando la forma de sus senos.

Bill metió las manos debajo de la ropa de ella, acariciando lentamente su espalda desnuda. La piel de ella era suave, húmeda, calida, exquisita al tacto. Su aroma lo embriagaba de una manera, que él sentía todo dando vueltas a su alrededor. Cuando Bill toco su espalda, ella sintió un hormigueo en la base de la columna que recorrió todo su cuerpo. Las manos de él se posaron a ambos lados de sus pechos, sin tocarlos, deteniendo las caricias. Pansy sintió morirse, al anticipar como seguiría el recorrido de aquellos dedos. Él todavía seguía con su mejilla contra la suya.

-Te necesito- dijo Bill con voz ronca, separando su cara y clavándole los ojos a Pansy.

Ella metió a su vez, sus manos debajo de la ropa de él , acariciando su pecho, dibujando formas con las yemas de los dedos. Bill esta vez fue el que gimió, y con una mano tomo suavemente uno de los pechos de Pansy, sintiendo como el pezón de ella respondía a la caricia. Con un dedo dibujo el contorno de este. Pansy se rindió a la sensación que le producían las manos de Bill, y echo la cabeza hacia atrás, gimiendo de nuevo. Bill le sujeto la nuca y la atrajo hacia él, apresando sus labios en un beso furioso, que ella correspondió con ansia y pasión reprimida.

Bill estaba tan desesperado que literalmente mordía los labios de ella. Sus manos entonces se concentraron en tocar la espalda de ella. Pansy estaba sumergida en su propia experiencia sensitiva, sentía ardiendo todo su cuerpo, que respondía sin control a todas las caricias de él. Bill se separo y empezó a darles besos por toda la cara, en la frente, en los parpados, mientras sus manos bajaban por la espalda, introduciéndose por debajo de la tela del pantalón de ella. Pansy se estremeció, ante el contactó de las manos de él en su bajo vientre y en el inicio de sus nalgas.

-Eres hermosa- dijo Bill antes de volverla a besar de esa manera tan contundente como solo él lo hacia, declarándose dueño de sus labios. Pansy le correspondía con mas pasión, aun , cosa que lo desconcertó totalmente.

Bill nunca pensó que seria correspondido de esa forma, intensamente, con ella intentando arrancarle el último aliento. Pansy le enterraba las uñas en la espalda. Él le levanto la franela, dejando descubierto su vientre que beso y recorrió con sus lengua, hasta ir mas arriba, terminando su recorrido en uno de los pezones de ella. Pansy enredaba sus manos en el cabello de él, tenía los ojos cerrados fuertemente. Sentía oleadas de placer inundando su cuerpo por lo que él estaba haciéndole. Su resistencia estaba cayendo y ella lo sabía.

Nuevamente Bill se puso de pie, la giro de espaldas a él, y le empezó a besar el cuello, sus manos bajaron lentamente de su senos hasta su abdomen. Bill estaba tras ella, Pansy sentía la erección de él en su espalda. Ella tenía sus manos apoyadas contra la pared. Bill llevo una de sus manos al bajo vientre de ella, la introdujo debajo de la tela de su pantalón y de su ropa interior, recorriendolo todo hasta llegar a un punto especifico en su hemisferio sur, que acaricio suave y firmemente. Ella comenzó a mover sus caderas, inundada de placer. Cuando él aumento la velocidad de sus caricias, Pansy intempestivamente sintió que su cuerpo y su mente estallaron.

Ambos respiraban agitadamente y gemían. Al llegar su orgasmo, ella literalmente cayó al piso. Él bajo la intensidad de sus caricias, al sentir que ella estaba a punto de desmayarse. La tendió sobre el suelo y se coloco encima de ella, amoldando su cuerpo perfectamente al de ella. Recorrió nuevamente todo su pecho con la lengua, mordiendo y besando los senos de Pansy. Ella arqueaba la espalda cada vez que sentía los labios de él sobre su piel. Bill entonces intento quitarle el pantalón. Pero ella recupero la razón, le detuvo las manos y lo miro fijamente.

-No – dijo Pansy con voz ahogada, gimiendo- lo siento, no.

Entonces Bill paro. Algo lo impulso a detenerse, al verla tan indefensa debajo de él y sobretodo sintiendo el peso de la mirada de Pansy sobre él. Una mezcla de excitación, deseo, culpabilidad, ternura y confusión. Bill sintió nacer algo profundo en su corazón, algo que no había experimentado nunca. Un sentimiento atronador, avasallante, lo envolvió en llamas pero inexplicablemente lo calmo.

No la iba a forzar, aunque se estaba muriendo por hacerla suya en ese mismo momento. Ella se volteo de lado, cubriendo su pecho con sus brazos, el cabello le caía de lado. Bill le hablo de manera hosca, con un leve tono de culpa.

-Perdóname, no quise obligarte a nada.

-No me obligaste- dijo ella con voz queda- lo que sucedió fue porque yo también lo desee. Pero no puedo hacerlo, no así.

Bill seco las ropas de ambos con un hechizo. Pansy seguía temblando. Hizo una pequeña fogata y tomo una manta, la envolvió en ella, se tendió en el piso a su lado y la abrazo con ella dándole la espalda.

Pansy tenía los ojos abiertos, con una expresión indescifrable en su cara, pero lo dejo abrazarla. No podían mirarse a la cara, no en ese momento, ambos estaban confundidos por sus respectivas reacciones. Ella se había dejado finalmente llevar y él súbitamente recupero la cordura y le pudo poner freno a sus instintos. Bill entonces comprendió que no solo era la imprimación lo que sentía, estaba enamorado de ella y eso lo asusto más aun.

Horas después llego Harry. Había sobrevolado el sitio y había encontrado las ruinas, que según Dumblendore, señalaban el sitio donde estaba escondido el báculo. Entro en la cueva, de nuevo maldiciendo, porque no se le había ocurrido traer una tienda mágica.

Cuando vio a Pansy durmiendo y a Bill abrazado a ella, se empezó a preocupar en serio. Había observado como Bill devoraba prácticamente a Pansy con los ojos, pero de manera extraña, ella de alguna forma le correspondía la mirada. Los había visto hablar mucho y había visto la expresión de sus rostros. Harry era muy intuitivo, sabía que allí había algo, pero se había distraído con la misión y lo puso en segundo plano. Él no quería pensar que entre ellos sucedía algo, ya las cosas estaban demasiado complicadas, no quería enfrentamientos en su bando. Bill estaba separado, pero aun casado con Fleur y Pansy era la esposa de Theodore Nott.

Pero cuando los vio juntos echados en el suelo, con Pansy envuelta en una manta, ya no le quedo ninguna duda. Ellos si no tenían algo, lo iban a tener y pronto.

Harry sintió escalofríos al pensar de lo que haría Theodore Nott al enterarse. Nott era calculador, frió y medianamente razonable para ser un Slytherin, pero seria capaz de matar a Bill por Pansy. Y a Harry no le quedaría mas remedio que ponerse de parte de Bill, era el hermano de Ginny y además siempre se había portado muy bien con él.

Harry se acerco disimuladamente y le toco el hombro a Bill. Él despertó sobresaltado y lo miro, al principio apenado, pero luego su expresión cambio a una indescifrable. Bill siempre había utilizado su personalidad callada como escudo ante los demás, y ahora más que nunca necesitaba de esa cualidad misteriosa que lo envolvía.

-Harry, no es lo que piensas- dijo Bill en voz baja. Quería proteger a Pansy de cualquier escrutinio público. Él sabia muy bien que lo que había “casi “sucedido, la expondría a la furia de Nott, y no quería verla sufrir. Ya tendría tiempo de analizar como resolver esa situación.

-Aquí no. Hablemos afuera- le contesto Harry bastante serio.

Ambos salieron de la cueva. Harry se puso frente a Bill y lo abordo.

-¿Qué diablos crees que estas haciendo?- Harry le hablaba autoritariamente. Eso era un asunto serio- Nott va a matarte si le tocaste un solo cabello.

-No es tu problema Harry- dijo Bill a la defensiva- Esto es un asunto entre Pansy y yo.

-Ella tiene un esposo- dijo Harry cuadrándosele a Bill- Tu también estas casado

-Nott no es el dueño de Pansy- dijo Bill – Y Fleur tampoco tiene derechos de propiedad sobre mi ni yo con ella, nuestra situación esta mal desde hace unos años. Ella esta en Francia.

-Los matrimonios mágicos no se deshacen- dijo Harry.

-Eso lo se Harry- dijo Bill entre los dientes.

-¿Estas enamorado de Pansy?- le pregunto Harry, había detectado una mirada extraña en Bill, como si le doliese algo profundamente.

Bill dudo en confesarlo, él apenas lo había descubierto y estaba aterrado. Pero al final decidió mentir:

-No- dijo él respirando profundo- solo siento cariño por ella.

-¿Y ella?- pregunto Harry. A su vez estaba nervioso porque sentía la mirada feroz de Bill sobre él. Nunca se había percatado de lo peligroso que lucia su cuñado enfadado.

-Ella esta enamorada de su esposo- dijo Bill- como vez no tienes nada de que preocuparte.

-Los he visto a los dos, claro que me preocupo. Ten cuidado Bill, te apoyare en todo, pero ve con cuidado- dijo Harry, sintiéndose muy incomodo con Bill.

Harry estaba seguro de que allí había otra cosa, mas profunda, oscura y no un simple desliz entre dos personas casadas. Si así fuese él no estaría tan preocupado, y Bill no luciría tan perturbado. Ese sexto sentido que tanto le había servido a través de su vida, le estaba prácticamente gritando, CUIDADO.

Y para colmo, él, Harry, literalmente se había ofrecido de alcahuete. Pero no iba a dejar que todo el mundo se enterase y Nott estallase de la furia. Definitivamente era un asunto muy delicado. Y necesitaban estar todos juntos, del mismo bando.

Cuando finalmente el sol estaba en su cenit, se aparecieron en la ruinas. Era un edificio de formas geométricas, enclavado en la pared sur de una montaña. La puerta y sus postigos de piedra estaban cubiertos con enredaderas. Hacia mucho tiempo que nadie pasaba por allí.

Pansy estaba más callada que de costumbre, no se acercaba a Bill ni lo miraba a los ojos. Bill se sentía lleno de impotencia. Quería desesperadamente hablar con Pansy, explicarle, llegar a un acuerdo con ella. Él sentía que no soportaría mucho tiempo alejado de ella y eso constituía un problema serio.

-Esta es Alzean, la puerta de los dioses- dijo Harry en tono solemne, proclamando el nombre que estaba escrito en el manuscrito que le había dado Dumblendore.

-El edificio parece muy antiguo- comento Bill, acercándose a la puerta. Esta era de piedra y tenia esculpidos muchos ideogramas, en todos se repetía una especia de vara o báculo. Bill empezó a tocar el bajorrelieve, sus manos tatuadas recorrían delicadamente las figuras de piedra. Cerró los ojos y empezó a murmurar palabras en un tono bajo, casi imperceptible. Pansy y Harry lo miraban expectantes, nunca había visto un rompedor de maldiciones en acción. Bill termino su recorrido y se aparto de la puerta de piedra.

-Reconozco la maldición, una vez me tope con ella en Egipto. Probablemente fueron los mismos brujos. Eso significa que mínimo este edificio tiene alrededor de tres mil años- dijo Bill mecánicamente.

-Puedes abrir la puerta- pregunto Harry.

-Si lo hice una vez, creo que si- dijo Bill, entonces saco su varita y lanzo un hechizo no verbal contra la puerta. Pero paso algo imprevista para él. La puerta vibro, y estallo, lanzando bloques de piedra en todas direcciones. Harry con una velocidad increíble agarro a Bill por su abrigo y se situó con él al lado de Pansy, que rápidamente creo su escudo energético y los envolvió a los tres en él, protegiéndolos de las rocas.

-Haz mejorado Pansy- comento Harry cuando todo termino – tus reacciones son muy rápidas.

-Gracias Harry, pero aquí el señor de los reflejos eres tu- dijo ella dedicándole una sonrisa a Harry. Bill trago grueso de nuevo, él quería desesperadamente que ella fuese feliz.

Entraron al edificio y recorrieron un largo pasadizo, con Bill examinando las paredes de piedra de ambos lados del corredor para asegurarse de que no había otra maldición, no habian mas hechizos, sin embargo les indico que no tocasen nada. Pronto llegaron a una especie de altar, en donde estaba un báculo, dorado, con una esfera negra en uno de sus extremos, enclavado en una especie de agujero en el suelo. Harry miro entonces a Pansy, ella se adelanto y un halo iridiscente cubrió su cuerpo. Lucia fantasmal de esa forma, sus ojos se volvieron completamente azul eléctrico.

Avanzo y tomo el báculo. El dolor que sintió Pansy fue indescriptible, al tocarlo. Ella se tambaleo pero logro mantenerse de pie, se mordió el labio hasta sacarse sangre para no gemir de dolor. Bill tenia escalofríos, se daba cuenta que sin duda ella estaba haciendo algo muy peligroso.

-¿Estas bien?- Bill se adelanto hacia ella y Harry lo tomo de un brazo.

-Ni se te ocurra tocarla- dijo Harry advirtiéndole- es demasiado peligroso- luego le grito a Pansy- te daré el traslador, te llevara directamente a Hogwarts. Bill y yo te seguiremos con el otro traslador.

Pansy solo pudo asentir, no le salían las palabras, tomo el traslador y desapareció.

Bill y Harry la siguieron.

Se aparecieron directamente en la Cámara de los Secretos, el lugar convenido de antemano. Era el sitio mas seguro porque solo Harry podía abrirla hablando parsel. Pansy se adelanto, tratando de imprimirle un paso seguro a su caminar. Se inclino y dejo el Báculo al pie de la estatua de Salazar Slytherin. Dio marcha atrás, camino unos pasos y simplemente se desvaneció. Bill que había estado muy atento, corrió y la sostuvo en sus brazos. El halo iridiscente de ella ya había desaparecido.

-Pansy- dijo Bill , tocándole una mejilla- Pansy, despierta.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o

9 comentarios

  1. No vale, no estas enamorado de ella!!!
    Para nada!!
    Yo pense que harry se pondria entre los dos, no que apoyaria a uno sobre el otro…
    Y cuando dijistes que una chica de cabello castaño estaba sobre un chico de cabello rubio, pense que era Jamie con algun chico X, o una chica X con Lucius, xD
    Pansy se recuperara, no?!
    Solo Harry, Herms y Dumby sabran sobre la ”vision” que tuvo Elie, interesante…

    Love
    Ginny


  2. Bueno Harry, utilizando ese sexto sentido que tiene, no le creyo nada a Bill, empezando por el hecho de que no esta enamorado de ella. el ve la situacion muy complicada. nott podria matar a Bill en un arrebato de celos, asi que harry va a ocultar la situacion que precensio


  3. ayyyyyy esa parejaa me gustaa pero nott me cae muuy bien
    espero que eso se aclare y pues que no termine en desastre

    y sobre la vision espero y no pase nada malo

    saludoss!


  4. upsssssssssssssssssssss,tuntumtun tuntun ………..(ese es el sonido de mi corazon el cual se termino de infartar!)ahora voy por el transplante!
    jos es un magnifico cap que te saca emociones ,es muy real y adulto .
    besos
    espero masssssssssssss
    y draco es lo mas hottttttttttttttttttttt tambien
    fiona


  5. jos me encato la foto de los lobos!un bombom
    fiona


  6. Definitivamente el Marques de Sade es un niño puberto al lado tuyo

    si asi como imaginas …………… mejor no termino esa frase me encanta este fic enserio


  7. Gracias mauricio, me sonrojo, je je je ej


  8. Jos coon respecto a Draco y Herms me dejas sin palabras… bueno tengo mucho que decir pero soy muy joven todavia para atreverme a decir algo… me encanta la foto de los lobos… son mis animales favoritos… Harry tomo la mejor decisión. porque su intucion no le falla… si no paso nada, pasara pronto… Juraria que esos dos iban por todo hasta el final.


  9. en la parte de q solo harry puede abrir la camara .. tambn ron puede el abrio la camara intentato hablar parsel como cuando esucho a harry ron abrio la cam para buscar los colmillos del basilisco q servian para deshacerce de los horrocux no me acuerdo cmo se escribe esto lo hizo junto herms hey muy bueno felicitaciones:) hey adicta 100%



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: