h1

Capitulo 34 PATRONUS ENAMORADOS

En lo más profundo de los Alpes Alemanes.

En un castillo, imponente, bajo la luz de la luna, una tropa de hombres vestidos de negro esperaban en el patio. Todos estaban muy callados, una especie de aire opresivo envolvía el ambiente, algunos de esos hombres lucían pálidos, como si nunca hubiesen estado expuestos a la luz del sol. Otros temblaban visiblemente, mirando alrededor, fijando en su mente, cada detalle de ese lugar, en donde inexplicablemente habían despertado.

Un hombre de cabello rubio largo y ojos gris acero, buscaba algún rostro que le resultase familiar. Logro divisar a Rabastan Lestrange, a Avery (“Dioses, Avery tiene mas de 30 años desaparecido y sin embargo esta aquí, ¿Cómo escapo a la segunda guerra mágica? ¿Por qué Voldemort no lo mato como a Kharkarov?”), y a otros como él que habían sido los lugartenientes de Voldemort. Mortifagos, aquellos sangre limpia que habían decidido imponer la tiranía en el mundo mágico.

Lucius Malfoy estaba confundido. Lo ultimo que recordaba, era estar atrapado en una pared en la mansión Malfoy, completamente paralizado, cortesía del malnacido de su hijo. Pasaron varios días hasta que perdió la consciencia, y de pronto, despertó en una sala oscura de ese lugar, con los rayos de la luna incidiendo sobre él. No sabía que le había pasado, pero sospechaba que de alguna forma había renacido. Se sentía fuerte, rebozante de energía muy diferente a hacia un tiempo, cuando estaba hambriento y enfermo, cerca de la muerte.

Muerte, esa palabra retumbaba en su mente. Muerto, era como si realmente hubiese estado muerto. De pronto recordó, Lestrange lo había rescatado, lo había dejado en un Manicomio y muy probablemente le había lanzado un Obliate. Había estado muerto en vida en ese asqueroso hospital psiquiátrico Muggle, y ahora volvía al mundo mágico, no como un mortifago, sino como algo mucho peor. Así lo sentía, en lugar de corazón, tenia un hueco, en donde se arremolinaban los malos sentimientos. Lucius tenia sed, sed de venganza.

Todavía se preguntaba que hacían en ese lugar. Allí habían una mezcla bastante ecléctica de Mortifagos , algunos que ni siquiera debieron haber sido mortifagos, como el hibrido de Fenrir Grayback, que lo miraba desde una esquina, con curiosidad. Habian muggles, hombres jóvenes, que miraban aterrorizados el lugar, pero que sin embargo en sus miradas se dejaba entrever que de alguna forma eran peligrosos , y además cuatro hombres tan rubios como él, que aparentaban estar tranquilos e indiferentes , casi asumiendo una posición militar, observaban el lugar con una mirada fanática. Todos tenían gestos similares, parecían copiados al calco.

De repente, Lucius vio al Mago, que supuestamente lo había devuelto la memoria, se hacia llamar Lord Scythale. Le había contado que Lord Voldemort , había regresado y fue derrotado finalmente por Potter, pero no le dijo nada mas. Si un mago lograba devolverle la cordura, sin duda era más peligroso y poderoso que Voldemort, así que esperaría para ver como se planteaba la situación. Sino le gustaba huiría, tenia una cuenta pendiente con su propio hijo. Iba a matar a Draco con sus propias manos.

-Bienvenidos, todos, mortifagos, Deathcrows y Muggles- dijo Lord Scythale con voz solemne, caminaba lentamente vestido con un uniforme negro, como complemento un largo sobretodo negro de cuero. Su cabello blanco contrastaba con sus ojos negros, daba la impresión de estar calmado, pero su mirada era fría , gélida – los hemos traídos de vuelta, los liberamos de sus respectivas prisiones, por que los necesito.

-¿Quién diablos eres?- pregunto con un gruñido Fenrir Grayback.

-Soy Lord Scythale – esta vez su voz de desdoblo, y se hizo mas pastosa y gruesa – soy un Oscuro.

La onda de choque que genero la Voz, resonó en todos los cerebros de los presentes. Entonces las mentes de uno y cada uno de los presentes se abrió y el mensaje de Lord Scythale llego claro y conciso. Muggles y magos temblaron, supieron entonces lo que era Lord Scythale y ni en sus peores pesadillas lo hubiesen imaginado. Sin embargo, algunos de los presentes estaban excitados, eran los cuatro Deathcrows. Tendrían de nuevo la oportunidad, de disfrutar el sabor del asesinato y el descontrol.

-Si no hay mas preguntas- Lord Scythale de nuevo hablo con su vocecita suave y amable. Nadie dijo mas nada y Lord Scythale exhibió una sonrisa complacida- han sido escogidos para formar parte de la elite de un nuevo ejército y disfrutar la gloria de contribuir en la victoria de la guerra que estamos diseñando. Aquella que definitivamente inclinara la balanza, del lado que siempre debió haber estado, el lado de la Oscuridad.

-Serán entrenados como corresponde, por mis antiguos camaradas aquí presentes, los Deathcrows. Sus comandantes serán Von Maisten y Wilhen, quienes se ganaron esa confianza por haber sobrevivido los últimos 60 años. Obedecerán todas sus ordenes al pie de la letra, no hay castigos, si cometen alguna falta, simplemente los mataremos. Nosotros no perdemos el tiempo. Sus viejos tiempos de Mortifagos han pasado al olvido. En cuanto a Ustedes- se dirigió a los muggles – ya tuvimos una pequeña charla y sin duda ustedes aceptaron sus roles. Serán la tropa, obedecerán a sus oficiales y estos sin duda sabrán compensarlos. Tendrán mas satisfacciones a sus deseos, de lo que han tenido nunca. Pero todo se reduce a Obediencia y no me importan que tan desquiciados estén, se que comprenden el concepto. Entendido- Scythale volvió a utilizar la Voz, los muggles se encogieron de miedo, pero afirmaron con la cabeza. Sin embargo todavía algunos estaban en shock, debido a su reciente descubrimiento de que la magia existía – Bien.

Wilhen se adelanto, tenía casi 80 años, pero lucia como de 50. Cabello rubio canoso, alto, corpulento, con una mirada asesina, su aspecto en general era muy desagradable. Como todos los magos oscuros, envejecía muy lento y además podía cambiar su aspecto físico para lucir mas joven. De manera curiosa Scythale no usaba ese poder en si mismo.

-Dormirán y comerán en el patio. Mañana empezaremos. Se dirigirán a mí como señor o como Capitan Wilhen- de pronto fijo su atención en un muggle que lo estaba mirando directamente.

-Tú- dijo bruscamente Wilhen apuntándolo con un dedo- maldito cerdo muggle, no me mires a los ojos- Wilhen fue directo al joven.

-Yo……- el chico estaba aterrorizado, pero no corto el contacto visual. Wilhen se acerco y le lanzo un puñetazo en la cara. El chico cayó en el suelo, los demás hombres que estaban alrededor de él se apartaron. Wilhen se inclino y siguió golpeándolo con ensañamiento, y además pateándolo en el estomago. Cuando la cara del hombre se convirtió en un amasijo hinchado de sangre y carne, Wilhen le tomo la cabeza bruscamente y la giro, rompiéndole el cuello. El Crac! de los huesos fracturándose fue bastante audible. Wilhen sonrió y se limpio la sangre que le había salpicado la cara, con un pañuelo blanco que saco de su bolsillo.

-Nunca…….- dijo entonces mas tranquilo, ya se había divertido un rato. Camino lentamente de un lado a otro, Lord Scythale lo miraba divertido “Wilhen no ha perdido su toque” pensó- Jamás…..me miren a los ojos. Digamos que me molesta….Como castigo hoy no hay cena.

-Wilhen por favor, son pocos, cuídalos- le dijo Lord Scythale regañándolo. Wilhen era incontrolable, sin duda su mejor cualidad, pero no era conveniente reforzar viejos hábitos. Los Deathcrows se mataban entre ellos por diversión, pero si querían ganar la guerra, debían modificar esa conducta tan particular y tan poco elegante, además, para eso existían las varitas. Pero los duelos muggle siempre tenían su encanto y Wilhen era todo un experto.

Franz Metzger había visto todo desde la retaguardia, contra un muro de piedra, con los brazos cruzados en el pecho y apoyado en una sola pierna, la otra doblada contra el muro. A él no le había afectado la Voz, eso era una de las ventajas de haber sido entrenado por el propio Scythale. Miro con profundo asco a los hombres que se desperdigaban por el patio interior del castillo. Escoria humana, de la peor clase, magos y muggles que habían sido despreciados de ambos mundos, por ser una degeneración de la especie humana, pero sin embargos, eran necesarios. “Si necesitas que un gobierno caiga, debes sembrar el terror en los civiles”, eso era un axioma de sus clases de Teoría de la Guerra, en la Academia Militar Alemana.

Cuando decidió que había visto suficiente, Metzger se retiro a seguir formulando su estrategia. “Próximo paso: Hermione Granger”. Ya Von Maisten y Wilhen se encargarían de reclutar a más gente. Su trabajo con los Deathcrows, había terminado.

Lucius Malfoy se reunió con sus antiguos compañeros: Amicus Carrow, Gregory Goyle padre, Rockwood, Avery, Rosier, Mulciber, McNair, Rabastan Lestrange, Dolohov, Fenrir Grayback y Crabbe quien lucia muy serio, iba a vengar finalmente la muerte de su hijo, su heredero..

-Parece que nos volvemos a encontrar- dijo Lucius con voz fría y glacial- y esta vez en mejores condiciones. Rabastan me imagino que no me ibas a dejar eternamente en el maldito manícomió.

-Te hubiese rescatado antes, Malfoy pero digamos que pase una larga temporada en el Hotel Azkaban- contesto Rabastan.

-Aquí tenemos infinidad de posibilidades- dijo Fenrir Grayback con su voz gruesa y rasposa- sin duda mejor que cualquier cosa que el Señor Tenebroso nos hubiese ofrecido.

-Estoy de acuerdo-dijo Lucius Malfoy- nos quitaron algo, lo siento en mi cerebro y en mi pecho. Pero me siento libre, sin ataduras, sin moral y sin remordimientos.

-Ah y no olvides, con unas ansias locas de matar- dijo Evan Rosier- ni en mis mejores tiempos, no es comparable. Ya me lo han contado todo, el Señor Tenebroso, pamplinas.

-Que lastima que Bella no este, y necesitaremos también a Alecto- dijo de pronto Amicus Carrow, quien recordaba a su hermana gemela, su complemento maligno.

-No puede haber mujeres entre nosotros, seria una locura- dijo de pronto Evan Rossier, quien al parecer había hecho ya esa pregunta- y ya sabrás porque, se hacen llamar los Deathcrows. Si es que aun no los has visto, digamos que Alecto no aguantaría tantas atenciones masculinas- Evan Rosier sonrió de manera maléfica, señalando a los cuatro Deathcrows que en esos momentos estaban “divirtiéndose” con una de las sirvientas de la cocina. Ninguno comento nada, pero el siniestro espectáculo a todos, de alguna manera se les hacia interesante.

Misión 2

Se aparecieron en un bosque en medio del extremo oriental de Siberia, sin bien hacia bastante frió, todavía no había caído la primera nevada del invierno. Harry llevaba consigo un conjunto de mapas e instrucciones, así como descripciones del objeto que habían ido a buscar. Al parecer tenían que buscar unas antiguas ruinas en medio de ese denso bosque, poblado de altos robles y coníferas. Eran aproximadamente las 4 de la tarde, así que por ese día, solo se dedicarían a armar un campamento. Harry maldijo bastantes veces al recordar que había olvidado las tiendas de campaña. Bill se ofreció a conjurar una, pero era del tipo normal y no mágica. Después de un rato, divisaron una cueva en una loma, al entrar evidenciaron que no habían animales y en general estaba bastante limpia. Así que la tomaron como base de operaciones.

Al caer la noche, el frió apretó. Sus ropas tenían encantamientos calefactores. A diferencia del anterior viaje al Norte, esta vez no tendrían que andar con toneladas de ropa encima para conservar el calor.

Pansy sin embargo llevaba un abrigo ribeteado de piel de marta, que le quedaba encantador con su capucha. Todas esas horas ella se mantuvo bastante callada, observando a Bill y a Harry charlar. Por fragmentos de la conversación se entero que Bill se había separado de Fleur, mucho antes de conocerla a ella, así que un peso se aliviano en su corazón.

Hicieron una fogata y los tres se sentaron alrededor, Bill miraba atentamente todos los movimientos de Pansy , que le parecían increíblemente seductores. Ella para él era totalmente inalcanzable, y eso solo le aumentaba el atractivo. Desde que había hablado con ella el día de su boda, y había visto como reaccionaba con él, la intriga lo carcomía pero no había querido explorar la posibilidad de que ella sintiese algo por él. En tal caso, ¿Por qué ella debería sentir algo por él?, era un completo extraño y ella tenia una vida con otro. Sin poder evitarlo sus ojos se encontraban una y otra vez con los de Pansy, y ella desviaba la mirada inmediatamente, pero él podía percibir y oler su inquietud. Fijo su atención en las manos de Pansy, que ella apretaba convulsivamente. Era un gesto que había visto muchas veces ese día, como si ella quisiera decir algo, pero irremediablemente se terminaba arrepintiendo.

Harry observaba el careo de miradas un poco intrigado, sin embargo cuando decidió romper el silencio, lo hizo para formular una estrategia:

-Mañana sobrevolare a ver si consigo las ruinas, en cuanto sea así, caminaremos o nos apareceremos dependiendo de la distancia. Bill debe abrir la puerta y buscar posibles maldiciones, y Pansy según Dumblendore, deberás tomar el báculo creando un escudo protector sobre ti.

-¿Ninguno de ustedes dos puede tomar el báculo?- pregunto Pansy. Harry no habia querido dar mucha información hasta ese momento, lo cual la molestaba un poco.

-No y tu tampoco- dijo Harry bruscamente, pero luego se calmo- Me explico, en condiciones normales tu no podrías. Pero puedes crear un escudo con tu poder y eso te protegerá del báculo. Dumblendore quiere que lo llevemos a Hogwarts y lo escondamos allí. Ese báculo no debe caer en otras manos que no sean las nuestras.

-Seguro Harry, que Parkinson no se hará daño- pregunto Bill. Pansy lo miro atentamente, era muy galante de su parte preocuparse por ella.

-Pansy logra desviar las maldiciones imperdonables con su escudo, nada puede dañarla cuando lo utiliza- dijo Harry.

Bill miro un poco asombrado a Pansy y ella movió la cabeza afirmativamente.

-Sabes para que sirve- pregunto Bill. Se le hacia confusa todavía su participación en toda esa misión y además había una profecía que aun no había escuchado.

-Creo que es parte de la profecía, el profesor no esta seguro. Conoce la existencia del báculo desde hace años, pero nadie nunca tuvo necesidad de ir a buscarlo, al parecer las cosas ahora son diferentes.

-Me gustaría que me contaran toda la historia- insistió Bill.

-Dejare que Pansy haga los honores, estoy cansado y quiero dormir- dijo Harry metiéndose en su saco de dormir.

De pronto Pansy miro a Bill con sus bellos ojos azules resplandecientes.

-¿Qué quieres que te cuente?- pregunto ella suavemente.

-Todo- dijo Bill con su voz ronca, se acerco hasta sentarse frente a ella. Lo suficiente cerca para percibir su aroma y lo suficientemente lejos para no incomodarla.

-Acerca del viaje- pregunto ella, sin quitarle los ojos de encima a Bill.

-No, todo sobre ti- fue la respuesta de Bill. Con lo cual ella sintió que su corazón dio un vuelco, sin poder evitarlo se sonrojo.

-No tengo realmente mucho que contar, William, mi vida es sumamente simple. Niña rica, adolescente rica, mortifaga rica, joven desheredada y ahora un elemento, el plasma- dijo ella con modestia – me gustaría mas bien que tu me contaras la tuya, debe ser interesante tener tantos hermanos.

-¿No tienes hermanos?- pregunto Bill.

-Mi madre murió cuando tenía 5 años. Mi padre nunca volvió a casarse, mi abuela se ocupo de mí hasta que fui a Hogwarts y actualmente mi única familia es Theo- dijo ella con la mirada perdida. Vio antiguas imágenes familiares asaltar su mente, algunos recuerdos dolorosos y otros más felices. Su expresión cambio a una profunda tristeza, Bill intento relajar el ambiente.

-Esta bien Parkinson, si lo que quieres oír es una historia larga y aburrida, te contare como fue que mis padres se conocieron y terminaron teniendo 7 hijos – dijo Bill, con una sonrisa, al ver que Pansy nuevamente le prestaba atención. Era la primera vez que veía a Bill sonriendo para ella, generalmente él era muy hosco y serio. Tenía una sonrisa muy bonita, sus dientes eran blancos y perfectos. En ese momento, Bill no inspiraba esa sensación de peligro, que era lo único que a ella no le gustaba de él,

Estuvieron charlando varias horas, y de alguna forma la ansiedad de ambos ante la presencia del otro, disminuyo bastante. Sin embargo Pansy conservaba su habitual cautela y Bill se controlaba lo mejor que podía para no saltarle encima. Cada día que pasaba sentía que sus instintos se hacían mas fuerte y de alguna forma todo se relacionaba a lo que sentía por ella.

Al final irremediablemente terminaron hablando del viaje al Norte, cuando derrotaron finalmente a Voldemort. Bill no tenia la versión completa de los cinco elementos, pero la pudo escuchar de Pansy. El proyecto Somaya, la profecía, el papel de la hija de Draco y Hermione, el báculo y los Deathcrows. Su mente analítica engullía la información, realmente era bastante interesante toda la historia.

Pansy bostezo y se echo a dormir al lado de Harry, Bill salio hacia la entrada de la cueva, se apoyo en una pared de piedra y miro la luna que estaba en cuarto menguante. Estaba con los brazos cruzados sobre el pecho, disfrutando de la suave brisa de la madrugada. Así que por eso estaba él allí con ellos, necesitaban un rompedor de maldiciones. Esa era su profesión desde hacia bastantes años ,casi 20, y según muchos era el mejor. La razón, era un mago físico, es decir, podía encontrar encantamientos ocultos, maldiciones y hechizos con las manos, de ahí que los duendes le colocaran los tatuajes de protección en su cuerpo.

Mientras que para la mayoría de los magos el poder residía en su mente, la fuerza mágica de Bill residía en su cuerpo, en su sentido del tacto. No era algo sorprendente, pero si inusual, eran pocos los rompedores de maldiciones que podían hacer eso, Albus Dumblendore una vez le había confesado que compartía esa habilidad con él. Y también era la causa, según los duendes, de que todavía el lobo no hubiese tomado completo control sobre él. Volteo a ver en el interior de la cueva y ya Pansy estaba profundamente dormida. Decidió hacer lo mismo, el día siguiente seria un día muy largo.

Cuando Bill despertó, Pansy le tenía servido el desayuno. Harry había salido hacia rato. Bill devoro su desayuno sin mediar palabra.

Pansy estaba sentada en la entrada de la cueva, con una varita en mano. A pesar de que era de mañana, una niebla espesa cubría todo el lugar. De pronto ella se levanto y fue hasta los árboles, había visto una sombra plateada en medio de ellos. Iba a seguirla, cuando sintió los dedos de Bill apresando su brazo.

-¿Qué crees que haces?- dijo Bill mirando a todas direcciones, cauteloso

-Vi algo plateado entre los árboles- dijo Pansy mirándolo con un poco de molestia, Bill le apretaba en brazo muy fuerte. Bill se dio cuenta y la soltó.

-Es el patronus de Harry, espera y veras- le contesto Bill.

Un ciervo plateado se situó frente a ellos y una voz se escucho “he tenido que virar hacia el norte, regresare al anochecer, ocupen el tiempo y exploren el lugar”.

Bill asintió, movió su varita y envió su propio patronus como respuesta. Pansy no pudo dejar de admirar la belleza del patronus de Bill, que era un gran lobo plateado, con ojos fantasmales que destellaban. No generaba sensación de temor, sino mas bien uno se quedaba rendido ante la nobleza del animal, que floto alejándose, por el bosque.

-¿Siempre fue un lobo?- pregunto ella.

-Si- dijo Bill, observando el bosque- cuando era mas chico era un cachorro, pero cuando me mordió Greyback, asumió su forma actual, un enorme lobo. ¿Qué forma tiene el tuyo?

-No lo se- dijo Pansy- los mortifagos no usaban patronus, así que nunca aprendí a hacer el conjuro.

Bill la miro, alzo una ceja y le dijo:

-Bueno ya que no tenemos nada que hacer, Parkinson, vamos a enseñarte el encantamiento Patronus.

Durante toda la mañana y parte de la tarde, Pansy intento realizar el hechizo pero solo aparecían algunas volutas plateadas de su varita. Bill no recordaba a nadie que se le hiciera tan difícil después de tanto intento. Seguramente ella era una persona muy triste, sino podía conjurar un patronus, así que intento animarla.

-Pansy, recuerda algo feliz, no importa que tan viejo sea- le dijo Bill.

Pansy entonces cerro los ojos y se vio a si misma, en la cocina de su casa, con su abuela y un gran pastel de cumpleaños. Ese había sido un día perfecto, no había nadie en la casa, su padre no estaba y tenia a su granny solo para ella, tenía 6 años.

Expecto Patronum– grito Pansy y el hechizo salio con inusitada fuerza de la varita de ella, pero no era plateado, era azul eléctrico, efecto quizás del poder de Pansy.

Poco a poco se fue dibujando una forma en el aire. Bill se puso pálido cuando reconoció lo que era.

El patronus de Pansy era una loba. Una pequeña loba, azul en vez de plateada. Pansy la miraba extasiada, nunca se hubiese imaginado estar tan feliz al ver su propio patronus. Obedeciendo a un impulso incontrolable, Bill conjuro el suyo con su varita y entonces paso algo increíble.

El patronus de Bill, ese gran lobo plateado, se acerco a la loba de Pansy, y los dos animales empezaron a jugar y a lamerse mutuamente. Bill mantenía los ojos exorbitados como platos y Pansy estaba roja como un tomate. Los patronus corpóreos no hacían eso, en general no establecían contacto físico con los de otras personas, era una especia de tabú. Era como invadir la privacidad ajena, como tocar a alguien sin su permiso. Pero al parecer a esos dos patronus, los convencionalismos no les importaban para nada. De pronto escucharon truenos y empezó a llover. Los dos lobos desaparecieron.

Bill y Pansy estaban frente a frente uno de otro. La lluvia que caía era fría ya que era aguanieve. Bill trato de analizar nuevamente todos los sentimientos que le producía Pansy, que eran una mezcla bastante rara de: rabia, deseo, ternura, amistad. En pocos meses había pasado por toda una gama de emociones en relación a ella y allí estaba, sola con él. Bill apretó los puños a ambos lados de su cuerpo.

Para Pansy había sido un poco impactante que su patronus, una loba, se hubiese tomado intimidad con el de Bill. ¿Tendría un significado mas allá del evidente? ¿Qué su propia alma, tal como lo había demostrado su patronus, se sentía cómoda ante la proximidad de él? ¿Qué su corazón latía desbocado cada vez que Bill la miraba? y además, lo mas importante ¿Qué tenia un temor profundo de que si él llegaba a tocarla nada seria igual para ella nunca mas? Aun así le enfrentaba la mirada, pero esta vez en el fondo de los ojos de Pansy, no había miedo, sino más bien una llama, aquella que la estaba consumiendo por dentro.

Bill entonces se decidió, camino resuelto hacia ella, la tomo por los brazos y la empujo contra un árbol. Pansy lo seguía mirando fijamente pero no opuso ninguna resistencia. Bill acerco su cara a la de ella, de pronto dudo y paro el movimiento. Pansy abrió su boca, estiro el cuello y de manera sorprendente para él, fue ella la que lo beso.

Cuando Bill sintió los labios de Pansy moviéndose hambrientos sobre los suyos, sintió que su cabeza iba a estallar, hundió su cuerpo contra el de ella, la abrazo lo más fuerte que pudo y la sintió correspondiéndole el abrazo. Él se dejo perder en los labios de ella, no razonaba, no existía nada para él mas allá del hecho, que Pansy estaba allí con él, entregándole el alma en un beso.

Una especia de energía circulaba entre ellos, era algo intenso lo que sentían, ambos. Bill no lo estaba analizando, pero en ese momento, sin duda, podía sentir que algo poderoso y profundo surgía entre ambos. Pansy sentía el calor de la boca de Bill inundándola, apoderándose de todos sus sentidos. Era como que si de pronto se hubiese dado cuenta de que había caminado por el mundo toda su vida, buscando algo, sin saber que, y en ese mismo instante lo estaba encontrando, en Bill Weasley. Él la sostenía contra su cuerpo. Ella no quería que parara, porque entonces tendría que pensar en el después, y ella no quería un después, quería un ahora.

Pero de pronto, Pansy tuvo temor, empezó a sentir algo desconocido abriéndose paso dentro de ella. Bill Weasley, ese hombre callado, taciturno, en cierta forma peligroso, pero leal y sincero, había abierto un hueco en su corazón, sin que ella pudiese evitarlo. Y ella no podía hacer eso, no podía enamorarse, no de él. No así, sin saber si era correspondida de verdad o era por la maldita imprimación, que a fin de cuentas, había sido la causante original de todo.

Así que Pansy, separo sus labios de los de Bill, lo miro bastante alterada, sin dejar reprimir un gemido. Bill la soltó, ella parecía asustada. Pansy se separo del árbol y empezó a correr por el bosque. Bill la miro un instante y empezó a caminar con paso fuerte y decidido tras ella. Estaba cansado de negarse casi por espacio de dos años, lo que sentía por ella. Todo los separaba, ellos dos estaban unidos a otras personas. Pero lo había besado, así que no estaba solo en el sentimiento, de alguna forma ella le correspondía.

Hay momentos en la vida de un hombre, puntos culminantes, en donde no se puede dar marcha atrás. Él había estado dispuesto a controlar su instinto, a no tocarla jamás, inclusive a olvidarlo todo y alejarse. Pero esa oportunidad había volado por los aires y nunca regresaría. Así que Bill Weasley decidió de una vez por todas, cumplir con el destino que tenia asignado, para bien o para mal. Aunque se perdiera su alma y la de ella en el proceso.

Hola gracias a los que leen. Una de mis peliculas favoritas es The Highlander, y el Kurgan es mi malo favorito. Digamos que fue la inspiracion para muchos de los malos, sobre todo de Wilhem, tambien su voz me parece siempre que es LA VOZ. Este video es con la cancion “Gimme the Prize” de Queen, quien hizo el soundtrack de la pelicula. Me encanta el video por las peleas de espada y porque hay un detallito, no dire cual, que seguramente aparecera en Polaris, homenajeando la pelicula.

7 comentarios

  1. guaaaaauuuuuuuuuuuuuuu,billlllllllllllllll,diosssssssssss quiero uno asi!!!!!1
    jos en serio ,yo estaba re enamorada de charlie ,pero cada vez que leo polaris,lo re engaño con su hermano!te parece bonito¡??????????
    en serio doctora poco seria y querida de mi corazon es un cap super romantico.
    besos
    hasta mañana
    fionita


  2. esta genial me encanta ya quiero un bill asiiiiiiii diossssssss!!!!


  3. WOW!
    Ese Bill Weasley… ese no es el Bill Weasley que yo me imaginaba!!
    O.O
    :O
    Por alguna extraña y desonocidad razon, no me gusta la pareja Bill/Pansy, prefiero Nott/Pansy, me gusta mas y ya le veo la hora en que Nott golpee a Bill por tocar a Pansy,😀

    Love
    Ginny


  4. siiiiiiiiiiiiiiii! sabiaa que algo pasariaaa!
    jajajajaja
    bueno jooos este capitulo te salio muuy bien!
    yo tambien quiero un bill
    peroo mas un dracoo jejeje
    saludoss!


  5. Hola, bueno de verdad yo quiero un Bill, un Theo, un Draco, un Harry y un Ron. No se como le hice, pero todos los hombres de este fic son irresistibles, cada quien tiene lo suyo:

    Theo Nott: es tan analitico y tan inteligente que es sexy. Ademas tiene el mejor fisico de todos, es muy alto, casi 190 mts y corpulento, ademas Dios esa barba, je je je. Es demasiado sarcastico. Cuando Ron y él estan juntos es diversion segura.

    Harry: es demasiado decidido y valiente. Ademas que es un excelente jefe. Me encanta.

    Ron: con ese cabello largo y su personalidad desenfadada y bromista. Ademas esos sentimientos profundos que tiene por Hermione, me descontrolan totalmente, tiene su propia forma de analizar su situacion y ya encontro como sentirse comodo amando a dos mujeres.

    Draco: es un huracan, muy intenso y la pasion es su bandera. Es el esposo perfecto je je je je jeje . creo que su sex appeal aparte de ser rubio es el aura de poder que lo rodea. Ademas que para el todo es blanco o negro, no tienes tonos grises en su vida. Todo o nada.

    Bill: es un ser muy noble. Quizas el mas noble de todos los personajes que he escrito. Ustedes se preguntaran como puede ser noble una persona que le intenta quitar su esposa a otro. bueno yo creo que lo que nos gusta de Bill es ese salvaje que esta dentro de él, que pugna por salir cada vez que ve al objeto de su deseo (Pansy) y que lo hace irresistible. El es un hombre mayor que todos ellos, eso lo hace tener un poquito mas de experiencia. Tiene un conflicto muy grande en su interior y no quiere dejarse llevar por que sabe que esta mal. Yo creo que alli radica la nobleza de Bill.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: