h1

Capitulo 31 Las Crónicas de Mirhydhin

Franz Metzger miraba atentamente los documentos que reposaban sobre su escritorio, varias carpetas marrones agrupadas, con fotografías, algunas muy antiguas y otras recientes. También había varios pergaminos desperdigados. Franz resoplo con desagrado, odiaba ver su escritorio en tal desorden. Pero no había manera, la información que había logrado recabar en un año era demasiada, para que pudiera catalogarse tan fácilmente.

Franz tenía 35 años y era un hombre muy callado y reservado. Su vida, a excepción de los últimos 5 años había sido tranquila y llena de lujos. Fue a la Academia de Dumstrang, porque era un mago. Y como tenia un titulo nobiliario muggle, heredado de su difunto padre, tuvo que ir a la Academia Militar Alemana. Entro al ejército alemán, en donde obtuvo el grado de Capitán. Actualmente retirado a raíz de un desafortunado “accidente”, ahora disfrutaba de unas largas “vacaciones” trabajando para el Proyecto Somaya.

Franz era alto, cabello rubio dorado y con un peinado bastante conservador. De ojos azules, nariz aguileña, y contextura delgada, su porte al andar era casi militar. No era muy guapo, más bien podría definirse como un tipo con rostro agradable que siempre tenía una expresión seria en su cara. Era sumamente rígido en lo referente a sus convicciones. La más fuerte de ellas, su sentido del Honor, sin embargo, esto a su vez no dejaba de tener un toque retorcido. Es decir, Franz Metzger tenía un concepto muy personal de la honorabilidad.

Él podía pasar por un hombre común y corriente, un poco raro, pero común al fin y al cabo, excepto por una cosa.

A Franz le habían quitado algo muy importante hacia 30 años. Algo que lo alejo para siempre del resto de los seres humanos, que marco su destino y contra lo que él no pudo hacer nada absolutamente.

Entre otras cosas, le habían quitado la capacidad de sentir emociones. Podía reproducirlas debido a la cualidad de “simpático”, que tanto él como Scythale tenían, engañando a las personas. Pero no sentía absolutamente nada, más allá que desagrado o agrado. El resto del abanico de emociones de los seres humanos, estaba vedado para él. Pero a la vez, era extremadamente inteligente, prácticamente una computadora humana, fría y eficaz. Cuando los Oscuros, terminaron con él, solo dejaron una cáscara vacía. Pero Franz cumplía muy bien su trabajo de estratega, ahora se dedicaba exclusivamente a planear una guerra. Y para eso tenia ese montón de documentos en su despacho.

Una foto llamo su atención, un joven rubio de unos 28 años. Llevaba en brazos a una bebe pelirroja y le daba la mano a una mujer de cabello castaño ondulado. Ambos lucían sonrientes y felices. La foto había sido tomada hacia 8 meses en el callejón Diagon. Busco los nombres: Draco e Ingrid Malfoy, Elaine Narcissa Malfoy ,hija.

Rebusco entre los papeles otra fotografía, esta vez del anuario de Hogwarts, vio el año, 1996. Era una fotografía de grupo, del sexto curso, los chicos estaban alineados por casas. Recorrió todos los rostros. Vio a versiones mas jóvenes de Harry James Potter, Ronald Bilius Weasley, Theodore Marcus Nott, Alexandra Marie Parkinson, Draco Lucius Malfoy . Aquellos que él sabia que eran los 5 elementos. Pero una cara llamo su atención, una chica de tez bronceada y cabello castaño rizado: Hermione Jane Granger.

Ella era la joven vampiro que había sido destruida en el Polo Norte. La causante de su derrota.

De pronto su cerebro empezó a funcionar con rapidez, llegando a una absurda pero sorprendente conclusión. Busco la otra foto y comparo, “El parecido es increíble, pero pudiese ser casualidad. Ingrid Malfoy es muy blanca, tan pálida como un cadáver, en cambio esta chica, Hermione Granger, es más morena. Sin embargo tienen la misma mirada”.

Franz decidió investigar más sobre Ingrid Malfoy. Rebusco en otros papeles y lo encontró: Apellido de soltera: Svenson, Fecha de nacimiento: 21 de Julio 1982, Lugar de nacimiento: Copenhaghe, Suecia, Estatus de sangre: mestiza. Educación: Beauxbatton, Francia, egresada 1998. “Que curioso, justamente Beauxbatton”.

Metzger conocía a alguien que podría averiguar en los archivos del colegio. Alguien muy cercano a él. Su propia madre, Gerda Metzger, que había egresado de ese colegio.

Franz entonces sintió el sonido característico de la chimenea cuando alguien iba a llegar utilizando la Red Flu. Instintivamente se levanto, el único que tenia acceso a su chimenea, era su jefe.

Lord Scythale apareció sin mucho revuelo. Franz le hizo el saludo de costumbre y lo invito a sentarse en un cómodo sofá, sin embargo él permaneció de pie, en señal de respeto y sumisión hacia su maestro.

-Conde Metzger, he decidido revisar tu lista de los aspirantes a Deathcrows. Creo que es hora de desatar los acontecimientos. Puedes comenzar- dijo Lord Scythale suavemente, con tono amable como era su costumbre, esta vez vestía de negro. Sus ojos eran oscuros e impenetrables. Nadie se imaginaria nunca que ese apacible anciano alguna vez había sido una maquina asesina despiadada, y esa era la idea precisamente.

Franz busco un largo pergamino y empezó a leer con voz carente de toda emoción:

-Deathcrows, Oficiales: Roy Hebber, muerto 1945, Marius Strouffeld, muerto 1940, Erich von Maisten, vivo, Axel Wilhen, vivo, Emil Halder, muerto 1942, Friedreich von Paulus, muerto 1945 y Karl Kaethe, muerto 1943.

-Ya envié mensajes a Wilhen y a Von Maisten, están más que dispuestos y en perfecta forma- dijo Lord Scythale, después de un corto rato pensando, agrego- La tropa.

-La tropa Deathcrow, también muerta o desaparecida, la mayoría enjuiciada en Nuremberg, excelencia- contesto Metzger mecánicamente.

Malcom Scythale le indico que continuara y Franz siguió leyendo nombres, al final solo 2 vivos.

-Ahora pasemos a tu selección de Mortifagos- dijo Scythale.

-¿Esta seguro excelencia? Ellos tienden de manera inaceptable a desobedecer órdenes- dijo Franz, quien era un maniático de las reglas. Era disciplinado y ordenado, por eso no le gustaban los Deathcrows, que eran la más viva expresión del caos. Y los patéticos Mortifagos, eran un montón de facinerosos sin rumbo.

-No te preocupes Franz, eso lo arreglare a su debido tiempo, ahora por favor continua- dijo esta vez Lord Scythale sin ocultar hastió. Siempre era lo mismo. Sin duda tendría que utilizar más persuasión con Franz, tanto recelo con los Deathcrows y los Mortifagos era inaceptable. No confiaba en nadie, Franz solo confiaba en si mismo.

Pero ni Franz ni él, Lord Scythale podían hacer todo el trabajo, por lo menos no todavía. Quizás habría que mandarlo personalmente a buscar a los “reclutas”, para que pudiera disfrutar de la “caza”, como él llamaba al hecho, de perseguir y capturar seguidores potenciales.

-Evan Rossier, desaparecido 1980 , Michael Avery Sr. 1978, desaparecido , Altraste Mulciber, preso en Azkaban, vivo, Rodolphus Lestrange- Franz Metzger hizo un alto, pero Scythale afirmo con la cabeza – es obvio para nosotros que esta muerto.

– Vincent Crabbe padre, vivo, Vincent Crabbe hijo, muerto 1997, Gregory Goyle padre e hijo: vivos, libres, Walden Mc Nair, vivo, preso en Azkaban, Rabastan Lestrange, vivo, preso en Azkaban, Amicus Carrow, vivo, preso en Azkaban, Fenrir Grayback, vivo, preso en Azkaban, Augustus Rockwood vivo, libre, Michael Avery Jr, muerto 1996, Bellatrix Lestrange, muerta 1997, Alecto Carrow, viva, en San Mungo, John Yaxley, muerto 2007, Lucius Malfoy, desaparecido , posiblemente 2002-2003, Antonin Dolohov, vivo, preso en Azkaban, Theodore Nott Sr, muerto 1997 . El resto de los que estaban con nosotros en el norte, presos en Azkaban. Eran 27, los otros desaparecidos en batalla.

-Ahora los muggles- dijo Malcom Scythale, entonces sus ojos negros brillaron malévolos.

-No tengo nada que informar respecto a eso- dijo Franz secamente- estoy esperando sus instrucciones.

– Quiero que me consigas entre las cárceles de alta seguridad, en Inglaterra, Alemania y Francia, a los peores que puedas. Asesinos en serie, jóvenes, fuertes, capaces de seguir órdenes. De resto no me interesa su estado mental, los magos serán los oficiales y los muggles la tropa como siempre. Yo me encargare del Parlamento Alemán, les echare encima la maldición Imperirus- dijo Lord Scythale levantándose del sofá. Con un movimiento de varita, un rayo color magenta (que más bien parecía una especie de humo) choco con la puerta de la estancia. Era una especie de llamado. La puerta se abrió, entrando sus dos escoltas, ambos vestidos de blanco, con sendos estandartes en sus manos, el símbolo que portaban…………. un circulo, una vara y un triangulo.

-Y que pasa con el otro, tengo localizado los restos- dijo Franz Metzger, deteniendo a su jefe, que al parecer se iba a Alemania, escoltado por sus dos perros guardianes.

-No necesito los restos, Franz, para eso estas tu aquí, tu sangre seria suficiente- dijo Malcom Scythale calmadamente, “Franz, que es lo que quieres” pensó. A Metzger le temblaba el labio inferior y se llevaba una mano a un bolsillo. Su voz sonó sutilmente expectante, dato que no se le paso por alto a Scythale.

-¿Los 5 elementos?- pregunto Franz Metzger. Le estaba costando bastante dominar la conversación y para colmo Scythale estaba usando el “simpático” con él. Pero se dejo sumergir en esa sensación de comodidad, no podía hacer mas nada por el momento.

-Los dejaremos que disfruten su momento de paz, después caerán como moscas en nuestra telaraña- dijo Lord Scythale – de ellos, solo me interesa uno. Por ciertos objetos de los que, según mis fuentes, es poseedor.

-El plan de Voldemort era una locura y nosotros fuimos demasiado imprudentes en esa ocasión. No nos ajustamos a la profecía, he allí nuestro error- dijo Franz, llevando finalmente a Scythale al tema que le interesaba “poco a poco, va cayendo” penso al notar que Scythale habia parado subitamente de caminar hacia la salida.

-Mi querido Franz, eso fue otra forma de ajustarse a la profecía, recuerda, los 5 elementos en uno- dijo Scythale con tono afable, “porque demonios Franz da tantos rodeos” pensó, luego agrego en voz alta- Pero tienes razón, nos equivocamos.

– Hablando de ello, Excelencia. Encontré algo muy particular, Ingrid Malfoy se parece mucho a la vampiro, a Hermione Granger. Me pregunto si seria posible……….una resurrección- dijo Metzger, mirando atentamente a su jefe.. Él esperaba que Lord Scythale fijase su atención en ese asunto.

Ah, es eso lo que quieres decirme”, pensó divertido Lord Scythale. Cuando utilizaba el “simpático” con Franz, él se volvía completamente transparente, predecible. Metzger aun no aprendía a bloquearlo. “Malo para todo, Franz debe practicar mas”.

-Muy poco probable, son Los Oscuros los que devuelven a los muertos a la vida. Si así hubiese sido, yo seria el primero en enterarme. Aunque……….- Malcom Scythale, abrió los ojos como platos, claro “Los Guardianes”.

El regreso de los muertos era potestad y derecho de las tinieblas. Pero de vez en cuando, los Guardianes ( Zolan y Elya , también conocidos como Zacharias y Elaine) se aburrían y traía a alguien de vuelta, pero generalmente eran muggles y no magos.

Traer un mago de vuelta, aunque fuese del lado de la luz, siempre representaba un riesgo. Sobre todo si del Lado Oscuro habían tenido la misma idea. Cuando Voldemort había sido destruido, a Lord Scythale le habían quitado su tercero. Scythale estaba esperando escoger un reemplazo, pero al parecer iba a ser el otro bando el que le proporcionara la salida. Y si la profecía estaba en lo cierto, no se negaría y si lo hacia, peor para ella. Y todavía estaba el asunto del cuarto, que era lo que mas urgía en ese momento, el próximo Mago Tenebroso. Tenían que ser cuatro, los magos resucitados.

-Todo es posible, Franz, investiga mas sobre el tema y si es posible, tráemela……….. Enviaremos a Wilhen a cazarla- dijo Scythale con marcado interés.

-Prefiero ir yo- dijo Franz, la quería viva, ella era la indicada para su plan – Wilhen la mataría antes de que pudiese gritar.

-Tienes razón- dijo Lord Scythale- pero no esperes demasiado. Ella, si es verdad lo que sospechas, es la que falta.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o

La gran casa de ladrillos rojos, estaba ubicada, a unos cientos de metros del borde de los Acantilados de Dover. Como toda vivienda mágica, estaba oculta a los ojos de los muggles. Además la casa estaba bien protegida, Draco Malfoy había utilizado todo su poder para crear un sortilegio especial. Nadie podía entrar allí, si no era de la familia o sin ser invitado.

Ron y Luna llegaron temprano, los gemelos empezaron a juguetear con Sasha y Tatiana (las dos huskies siberianas sobrevivientes de la aventura en el polo Norte) en el jardín. Hermione le dio un gran abrazo a Luna con Elie en brazos, que estaba bastante inquieta.

Se sentaron en una mesa a conversar. Hermione tuvo que dejar a Elie en el césped y la bebe se dedico a gatear. Hermione mantenía un ojo en Luna y otro en su hija. Elie era demasiado curiosa y si no tenia cuidado, terminaría comiéndose el césped. Pero esta vez Elie se porto como toda una damita, y se dedico a contemplar a Fred y Nym jugando con los perros. La niña aplaudía de puro gozo, gorgojeaba contenta y Hermione no tuvo mas remedio que sonreír a pesar de lo preocupada que estaba. Ella adoraba a su pequeña diablillo.

Ron y Draco decidieron matar el tiempo, jugando ajedrez mágico en la sala de la casa, (la cual tenia un mobiliario bastante sencillo, a gusto de sus dueños). El ajedrez cumplía la doble misión de distraerlos y evitar conversaciones molestas. Su trato era amable, cordial, pero los dos hombres no habían logrado superar sus diferencias en cuanto a un asunto en particular, Hermione.

Ron nunca mas toco el tema, pero Draco estaba seguro de que no la había olvidado completamente. No le comentaba nada a Hermione, pero sentía esa molestia clavada en el corazón como una espina. Sin embargo él se había sentido muy mal el 29 de Febrero de ese año, y Ron Weasley fue la única persona que se atrevió a escucharlo. Después de eso, la relación había fluido un poco mas, superando algunas de sus diferencias. Acordaron reunirse ese día cada año, para expiar culpas, juntos. Ellos habían participado en la “muerte” de Hermione, y eso los había marcado profundamente. Nunca podrían olvidar, jamás.

Harry y Ginny llegaron con Teddy. Draco lo saludo revolviéndole el cabello, el chico se sintió bastante incomodo, pero ambos trataron de ser amables uno con otro. Draco y Teddy eran auténticos Black´s, muy reservados a la hora de expresar sentimientos, pero sin duda los tenían. Una vorágine de emociones, dando vueltas en su interior, que sabían ocultar muy bien. Draco solo había dejado un lado su reserva, cuando buscaron el Horrocrux, y perdió a Hermione. En ese momento la magnitud de las circunstancias, lo había arropado de tal forma, que había desnudado su corazón frente a todos.

Al volver Hermione y arreglarse de alguna forma todo, de nuevo asumió algunas cosas de su antiguo carácter, sobre todo su hermetismo. Solo Hermione sabía lo que pasaba por la cabeza y el corazón de Draco Malfoy, en gran parte porque ella era el motivo y causa de gran parte de sus pensamientos y sus sentimientos.

Al llegar Pansy y Nott. Draco decidió que era la hora de iniciar la reunión. Luna y Ginny se dedicaron a vigilar a los chicos y cuidar a Elie.

Cuando llegaron a su despacho, Draco invito a todos a sentarse. Una llama verde apareció en la chimenea. Minerva Mc Gonagall había llegado.

Todos se levantaron automáticamente a saludar a la Directora de Hogwarts. Ella inclino la cabeza al ver a Pansy y Nott y les dijo:

-Felicitaciones, lamente mucho no acudir a la boda, pero asuntos urgentes me entretuvieron en Hogwarts- dijo Mc Gonagall su voz estricta. Lucia como siempre, con su moño gris y su vestiduras oscuras, una dama venerable.

-Profesora McGonagall, es un placer para mi y Hermione, tenerla en nuestra casa – dijo Draco con formalidad y le hizo una reverencia a McGonagall, Minerva lo miro severa y fue a sentarse en una poltrona frente a todos.

-Gracias Malfoy, pero no seas tan estirado, aquí todos somos colegas- miro alrededor, estaban todos, Harry, Draco, Ron, Theodore y Pansy. Observo un rato a Hermione, quien sostenía un gran libro, eso era justamente la razón por la cual estaban reunidos.

-Srta Granger- dijo McGonagall, al sentir la mirada de reproche de Draco, se corrigió- Hermione, puedes comenzar- Draco bufo exasperado, para él Hermione era la Sra. Malfoy. No estaba legalmente casado con ella, pero igual era su compañera, y merecía llevar su apellido.

Mc Gonagall no iba a ceder en ese punto, ellos no eran un matrimonio, solo eran una pareja conviviendo juntos con una hija. Ante el mundo era Ingrid Malfoy pero la profesora McGonagall nunca estuvo de acuerdo con ese arreglo de Dumblendore, así que Malfoy tendría que guardarse el orgullo o casarse con ella. Ella era de la vieja guardia y no podía entender porque esos chicos habían desistido tontamente de la magia antigua que proporciona un matrimonio mágico, una protección que ellos no tenían.

-Finalmente tengo la traducción de la profecía- dijo Hermione, Draco la miro curioso, no la había escuchado completa y Hermione había dicho que no tenia idea de lo que significaba. Los demás miraron atentos. Hermione suspiro y continúo.

-Dice así:

Crónicas de Mirhydhin

Cuando los cuervos negros se alcen de nuevo

la gran guerra iniciara.

En la batalla entre el bien y el mal

solo un bando prevalecerá para siempre.

Los cuatro le abrirán la puerta a las tinieblas.

Dentro del vientre de su madre, regresara de la muerte

la vidente roja que señalara el camino.

El maestro de nuevo será aprendiz.

La oscuridad y la luz se unirán más allá de toda duda.

La triada encontrara al destino cuando los cinco elementos en uno

desafíen la autoridad.

La victoria vendrá de la mano del intrépido.

Todos se mantuvieron callados, analizando las palabras que habían escuchado. Harry entonces tomo la palabra

-¿Cuándo se formulo la profecía?

-Hace mas o menos mil años- dijo Hermione.

-La época de los fundadores- dijo Harry pensativo -ya sabemos que significa, pudiesen estar relacionados.

-No hay evidencia de que los fundadores de Hogwarts conocieran la existencia de esa profecía, la formularon los druidas- contesto Minerva McGonaggall.

-¿Que son los Cuervos Negros?- pregunto Nott.

-Dumblendore dijo que son los Deathcrows- contesto Hermione con un poco de azoramiento – al parecer son una especie de barda armada. Actuaron en la Segunda Guerra Mundial apoyando a los nazis.

-¿Nazis?- preguntaron Draco, Theo, Ron y Pansy. Nunca, que recordasen, habían escuchado esa expresión anteriormente. Por supuesto, ninguno de ellos había tomado Estudios Muggles en el colegio.

-Los Nazis dominaron Alemania en los años 40, son los responsables directos del extermino de mas de 20 millones de personas, entre judíos, gitanos, rusos y otras nacionalidades que ellos consideraban inferiores- explico Harry – Todo por creerse la raza superior. ¿Les suena conocido?

-Mortifagos – dijo Draco sin aliento, no tenia idea que algo así pudiese haber ocurrido en el mundo muggle, que para él era mas civilizado que el mágico.

-No Malfoy no es lo mismo. Los mortifagos son unos niños de pecho, tiernos y cariñosos, comparados con los Deathcrows- dijo entonces McGonagall, quien estaba estudiando en Hogwarts en esa época y si había llevado Estudios Muggles – Había magos entre ellos. Eran una horda maligna, no tenían ningún objetivo, excepto matar. No eran amables, usaban hechizos de magia oscura y armas muggles también. Si algo así aparece de nuevo, tendremos muchos problemas. Nosotros y los muggles también.

-¿Quién es la vidente roja?- pregunto Theodore Nott.

-La vidente roja es mi hija- dijo Draco Malfoy, revelando el secreto. Hermione empezó a temblar y tuvo que dejar el libro sobre una mesa.

-¿Cómo puede ser posible?- esta vez McGonagall se sorprendió. Miro con reproche a Hermione, no le había dicho nada, su más estimada alumna. Se suponía que tenían que compartir “toda la información”, sin embargo algo en la mirada de pánico de Hermione, hizo que la profesora McGonagall no insistiera en su regaño.

-Elie volvió conmigo, lo supe el mismo día que resucite – dijo Hermione, tratando de calmarse, no había vuelta atrás, su hija ya estaba metida en todo el asunto – Es mi hija y de Draco, el bebe que ambos perdimos antes de la segunda caída de Voldemort, ella quiso volver conmigo.

-Tu estabas embarazada de Malfoy- grito Harry sorprendido, miro a Ron pero este estaba imperturbable, lo sabia desde hacia tiempo – ¿Cuándo? ¿En sexto?

-Creo que eso es irrelevante Sr. Potter- dijo McGonagall exasperada – lo importante es que la vidente esta de nuestro bando.

-Es una niña- esta vez fue Pansy la que hablo con angustia – es muy pequeña. ¿ Como lo hara?.

-Elie y Hermione se pueden comunicar entre ellas, con telepatía. Hasta ahora no ha pasado nada- contesto Malfoy tratando de tranquilizarlos a todos, tenia temor por Elie, pero debían conservar la cabeza fría.

-Elie estará bien protegida por sus padres- Ron finalmente hablo – ¿Quién es ese de los 5 elementos en uno? Y ¿la oscuridad y la luz uniéndose? ¿Esos cuatro abriendo una puerta?

-No lo sabemos y tampoco sabemos a que se refiere con la Triada, creemos que entraran en acción al mismo tiempo- explico Hermione

-El maestro y el aprendiz- pregunto Harry de nuevo – podría tener que ver con Voldemort, él me dijo que alguien regresaría.

-El profesor Dumblendore tiene una idea acerca de esa frase, pero no ha querido revelarla- dijo McGonaggalll – lo único que ha dicho, es que quien sea, ira a hablar con él, esta seguro de ello.

-La parte del intrépido a quien se refiere- pregunto de nuevo Ron – puede ser de nuestro bando o del otro.

-Esperamos que sea del nuestro- dijo McGonagall – ahora quiero informarlos de cierto hechos acontecidos en las ultimas veinticuatro horas.

– Ya lo se. Los mortifagos escaparon de Azkaban- dijo Harry. Había recibido la información del Departamento de Aurores, la persecución se iniciaría al siguiente día. Se sentía desconsolado, otra vez volvía a lo mismo, a tratar de desaparecer a los secuaces de Voldemort de la faz de la tierra y no morir en el intento.

-Es cierto, no sabemos quienes fueron. Las huellas mágicas fueron borradas- confirmo McGonagall- y eso no es todo, se han recibido informes de desapariciones en el mundo muggle. Convictos de varias cárceles europeas. De un hospital psiquiátrico en Francia, se llevaron a un paciente y mataron al resto. Hemos tratado de verificar la identidad, pero desaparecieron los archivos, solo sabemos que es un hombre de aproximadamente 50 años, ingles. Tanto el ministro de Magia como el primer ministro ingles están muy interesados en el asunto. La situación política mundial esta muy tensa, y Kingsley tiene la idea de que no son los muggles precisamente los que están levantando la polvareda.

-El proyecto Somaya otra vez- dijo Draco suspirando – me temía que hicieran esto, van a preparar un ejercito.

-¿Ejercito? ¿Para que?- pregunto Pansy. Sabia que en el fondo era una pregunta estupida, era evidente lo que sucedía, pero tenia que hacerla, tenia que escucharlo con sus propios oídos. Su luna de miel tendría que posponerse indefinidamente, estaba segura de ello.” Adiós Noruega para siempre” pensó Pansy molesta.

-Para la Gran guerra que esta anunciada, y que parece que será mas pronto de lo que temíamos- contesto Hermione.

-En el mundo Muggle la situación es tensa, Alemania acaba de renunciar a la OTAN y a la Comunidad Europea. Están apostando tropas en sus fronteras. Francia y Usa están en alerta, los Chinos y Rusia también. Todas las grandes potencias se están preparando para un enfrentamiento. Las cosas van demasiado rápido, sospecho que alguien esta lanzando el imperius contra los lideres mundiales – explico Harry, quien debido a su trabajo de Auror en el ministerio, estaba bien enterado de lo que acontecía en el panorama político muggle – igual que hace 70 años, antes de la segunda guerra mundial muggle..

-Eso no debería afectarnos, el mundo muggle esta separado del mágico- dijo Nott.

-Si se desata un conflicto nuclear, ningún humano sobrevivirá- dijo Harry. Nott, Draco y Ron no entendieron la palabra nuclear, Harry concluyo – Ni siquiera nosotros. Somos dos mundos separados, pero compartimos el mismo planeta, lo que pase de un lado, afectara el otro irremediablemente.

-El problema es que debemos saber quien esta detrás de toda esa diplomacia errática- dijo McGonagall – Dumblendore , Kingsley y yo hemos decidido que Nott vaya a Alemania, protegido por Weasley, a penetrar la mente de los miembros del Parlamento. No deben interferir, nosotros los magos no ejercemos dominio y control sobre los muggles. Es parte del Estatuto del Secreto y la base de nuestro mundo.

-Porque no puede ir Pansy conmigo- pregunto Nott. Estaba muy molesto de que lo alejaran de su esposa.

-Porque no puedo darme el lujo de perderlos a ambos, ya saben que ella puede controlar la energía mágica, y tú no pensarías en nada si ella peligra. No quiero arriesgarme con otro Alephio, y por otro lado, Parkinson llamaría demasiado la atención- contesto McGonagall, haciendo que Pansy se ruborizara.

Para todos era muy obvio que Pansy era una mujer bellísima, de escándalo, como una modelo de pasarela. Hermione era muy exótica, con el cabello castaño claro hasta la espalda en suaves ondas y su piel traslucida, con unos rasgos faciales muy armónicos y una mirada que era fuego puro. Ginny parecía una muñequita de porcelana. Pero la apariencia de Pansy era de una perfección brutal. Ojos azules perfectos, cabello negro largo perfecto, cuerpo perfecto, altura perfecta (Pansy era casi tan alta como Harry), sonrisa perfecta.

Lo único malo de Pansy era que, como vivía inmersa en su mundo interior ( que era un misterio hasta para Nott), era muy despistada. Quizás por eso McGonagall la puso de pareja con Harry. Malfoy sin duda perdería la poca paciencia que tenia en esos momentos y Ron Weasley era casi tan despistado como ella.

-Draco y yo tenemos que cazar a los mortifagos- explico Harry – Hermione se quedara con Elie.

-No Harry. Dumblendore quiere que tu y Parkinson vayan a Siberia- explico McGonagalll- quieren que encuentren un objeto mágico y lo lleven a Hogwarts.

-¿Qué objeto?- pregunto Pansy.

-Un báculo antiguo, deben encontrarlo antes que los otros. Ah, otra cosa, necesitaran de un rompedor de maldiciones- explico McGonagall y giro para decirle a Harry- Tu eres un Auror . Debes conseguir a alguien de tu entera confianza y que guarde el secreto.

-Nos llevaremos a Bill Weasley, es el mejor rompedor de maldiciones que conozco- contesto Harry.

Pansy maldijo internamente, de alguna forma siempre terminaba encontrándose con él. Ella mantuvo su rostro imperturbable y sintió la mano de Theo cerrándose sobre la suya.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0

Unas horas después, Hermione estaba en la cocina, tratando de limpiar todo. Si bien era una bruja, le encantaba lavar los trastos a la manera muggle. Le recordaba cuando ella era una chiquilla y sus padres aun vivian. Encontraba placentero, sumergir sus manos en el agua caliente, de alguna forma le hacia el día menos pesado. Las burbujas de jabón le hacían cosquillas en la nariz.

Draco llego a la cocina y se apoyo en el marco de la entrada. Le encantaba observar en silencio a Hermione, le resultaba muy cómico que ella hiciese las tares domesticas de la casa, pero ni muerto volvería a ventilar el asunto de un elfo domestico. Esa fue la única vez que Hermione literalmente lo echo de su habitación…………..aunque como siempre después de unos días tuvieron una reconciliación espectacular. Ella era infatigable. Se ocupaba de la casa, traducía un libro, se entrenaba para combatir el mal, trabajaba de Inefable a distancia en conjunto con Dumblendore, se encargaba de Elie . Y todavía así le quedaba tiempo para compartirlo con él.

Hermione se volteo porque sintió su presencia tras de ella y le sonrió.

-¿Dónde esta Elie?- pregunto ella.

– Esta rendida en la cama, jugo demasiado hoy. Esta noche dormirá con nosotros, contenta- dijo él sonriendo de lado

Sabía que Hermione estaba nerviosa por Elie. Así que por esa noche, la niña se quedaría con ellos y no en su habitación. Draco amaba a su hija, pero era muy territorial en lo que se refería a su lecho y a su mujer.

Hermione se echo a sus brazos, Draco la apretó contra él y le acaricio la espalda. Hermione levanto la cara y lo beso. Como siempre, Draco sintió que se mareaba y que sus pies se alejaban del suelo. Besarla era algo a lo que nunca se acostumbraría totalmente.

-Te quiero- dijo ella, con sus labios pegados a la boca de él- Gracias, me adivinaste el pensamiento.

-Tranquila, saldremos de esto- Draco apoyo su barbilla en la cabeza de ella y le siguió acariciando la espalda. Pero en su mirada había temor, miedo de perder la cotidianidad y la tranquilidad a la cual ya estaba acostumbrado. Su feliz hogar era su refugio y no quería que nada interrumpiera su vida, tal y como la conocía. Él más que nadie valoraba lo que tenia, por que sabía lo que había costado llegar hasta allí,

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0

Un hombre maduro, de cabello rubio liso casi blanco, con abundantes canas y ojos grises, miraba con asco la comida que tenia servida en una charola frente a él. Odiaba ese lugar, odiaba a la gente, al resto de los pacientes, a los médicos, a las enfermeras. ¿Cómo diablos había llegado allí?

No recordaba nada de su pasado, ni siquiera su nombre. Le habían puesto Etienne en el hospital. Solo sabían que era ingles, porque en ese idioma dijo sus primeras palabras después de despertar de su catatonia, pero inexplicablemente también hablaba francés. Su porte aristocrático había llamado la atención inmediatamente, pero las autoridades francesas no habían podido ubicar algún pariente o algún nexo. Etienne había aparecido, hacia 8 años, en el Hospital Psiquiatrico Saint Honoré en Paris, como por arte de magia. Nadie lo conocía ni sabían de donde había venido. De lo único que estaban seguros todos, era que Etienne era peligroso.

No era un loco cualquiera, Etienne era muy inteligente y planeaba sus actos, muy meticulosamente. De manera eficaz y limpia, se deshacía de algún paciente, si este lo molestaba mucho e inclusive había logrado matar a uno de los médicos. No lo habían enviado a prisión, por una sola razón, los exámenes mentales verificaban que era un sociopata, un psicópata gravemente enfermo y ameritaba tratamiento. Después de un tiempo, Etienne se aburrió y dejo de matar, los médicos le diagnosticaron depresión severa psicotica y lo mantenían bajo el efecto de las drogas.

Él sabia que no estaba loco, solo que había perdido la memoria, e intentaba desesperadamente encontrar en el fondo de su cerebro, el significado de su existencia. Por otro lado, aborrecía inexplicablemente a todos a su alrededor. Cuando las enfermeras lo ayudaban a vestirse, temblaba descontroladamente de la rabia, sin poder suprimir el asco profundo que nacía en su interior. Odiaba que esas sucias lo tocaran y era un odio antiguo, lo sabia.

Ese día en especial estaba de mal humor. Continuamente soñaba con un chico rubio, muy parecido a él, que lo miraba con desprecio. Él odiaba a ese chico, lo sentía en cada fibra de su cuerpo, no sabia quien era, pero lo odiaba visceralmente. Lo mas probable era que fuese alguien de su familia, ese color de cabello, rubio platinado no era muy común.

Etienne se entretuvo un momento en su insípida comida, cuando escucho gritos provenientes del pasillo, fuera del comedor.

Entonces, vio a cuatro hombres vestidos de negro, que entraron en el comedor del hospital, y caminaron lentamente en su dirección. Tres de ellos eran tan rubios como él. Uno de ellos, un hombre joven, parecía el jefe. El otro hombre era de su edad, de cabello negro y ojos marrones, tenía en su cara una expresión de fanatismo. En sus manos llevaban, una especie de palitos de madera cortos.

Pronto infinidad de rayos verdes cruzaban de un lado a otro el comedor, Etienne se escondió debajo de una mesa. Vio cayendo a todos a su alrededor. Con un poco de curiosidad vio los ojos desenfocados de los cuerpos, indudablemente estaban muertos. ¡Diablos! Su mente empezó a trabajar, tenia que escapar como de lugar. No iba a dejar que lo matasen como un perro. Con toda su fuerza arranco una pata de la mesa, y se levanto, haciendo frente a lo desconocido, armado con una estaca de madera. El hombre moreno le sonrió y se dirigió al joven rubio, quien miraba con bastante interés a Etiene:

-Conde Metzger, le dije que él era realmente bueno- luego se dirigió a Etienne, quien permanecía inmóvil, en posición de ataque.

– Lucius, que gusto volver a vernos- le dijo Rabastan Lestrange en tono casual.

De pronto Lucius Malfoy solo vio tres rayos rojos que lo envolvieron y perdió el conocimiento.

17 comentarios

  1. primeroooooooooooo

    excelente cap
    muchas dudas nuevas

    espero el next y como siempre

    me encanta como escribes


  2. Me detuve un second, Porque dicen que Lucius esta desaparecido, el no murio??Y Bella murio fue en 1998, xD
    el simbolo de las reliquias de la muerte!
    Ese tipo Lord comosellame era servidor de Grindelwand y era servidor del Lord y Voldy fue utilizado como marioneta por los dos anteriores, no?
    Entiendo…Espera!!
    Me volvi a Detener, Ettiene, es simple Lucius!!
    Lucius no estaba muerto?
    Quien lo salvo??
    Quien lo saco del encierro en ue Draco lo dejo??
    Si es!!!😛
    Osea! Acerte!
    Wow!
    Palitos de madera… u.u
    Deathcrows, cuervos de la muerte, jeje, peores que los mortifagos??
    Tendre que leer un poco, pero el objetivo de Grindelwand no se supone que era ”Por el bien mayor” de que sirve hacer todo lo que pensaba hacer si va a dejar al mundo sin gente??

    Love
    Ginny


  3. DIOS ESTO SE PONE RE-EMOCIONANTE!!!!!!!!
    POBRE PANSY , HUMMMMMMM, PUEDO CAMBIAR DE LUAGR CON ELLA ? JAJAJJAJAJ
    BESOS Y HASTA MAÑANA
    FIONA


  4. buen capituloo
    me gustooo
    soloo que admito que siento un poco de miedo por lo que le valla a suceder a hermionee!=S

    pero buenoooo
    esperaree hasta ma;anaaa!

    saludoss!


  5. Faby: hola, Bella murio en 1997 en la batalla de Hogwarts, si el objetivo de Grindelwald es el “bien mayor” pero ya veras que va hacer el proyecto Somaya para lograrlo, las razones se explicaran en la historia. En cuanto a Lucius, en lso proximos capitulos tendran la respuesta. Si los deathcrows, son peores que los mortifagos, mas retorcidos y usan “tecnologia
    ” muggle. je je je je.

    grancias Josean, Mauricio, Andrea y Adrianaam


  6. Franz nieto de Grindelwald? pretenden resucitarlo?
    Y la identidad de Hermione a punto de ser descubierta!
    Otro Lord por el medio? y el simbolo de las reliquias de la muerte!

    “Gracias Malfoy, pero no seas tan estirado, aquí todos somos colegas.” Es muy chocante esa frase viniendo de McGonagall xDD

    Reaparece Lucius! Que raro que no recuerde nada! ni siquiera que es mago! Aunque ni aun asi los instintos asesinos se le van xD

    Un saludo!


  7. Josean: en general tus apreciaciones son correctas. En cuanto a los nazis y los mortifagos. Yo siempre me he planteado la parte del racismo como su punto de encuentro. Pero creo que Grindelwald solo utilizo esa parte para sus propios fines, es decir no creo que a el le importe realmente la parte de la sangre, si no mas bien el poder. Si no los Deathcrows no utilizase cosas muggles o a los mismos muggle. La lista de mortifagos no es fiel al canon. Porque sino Rosier o Avery no aparecerian. Lo que le paso a Franz y a Scythale lo explicare a su debido momento. En cuanto a Pansy si ella tendra por delante dificil elecciones pero Fenrir no sabe el nombre de la imprimacion de Bill. Pero creo que McGonagall los ha separado de manera muy logica. Nott es el unico que puede desentrañar con su poder mental conspiraciones y necesita una especie de guardaespaldas que es donde entra Ron.

    El hecho de que Draco y Herms no esten casados se explica en todo lo largo del fic y ademas es muy importante para la trama.

    Nimphae: si es frase fue chocante, pero sabes yo creo qe la profesora mc gonagall original seria perfectamente capaz de decir eso y mas. Gracias por tu comentarios.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: